Alertas meteorológicas: "El niño" arrasa este verano

11 de Enero de 2024 17:52

Por Redacción 0223

PARA 0223

Vientos de más de 150 km/h, lluvias torrenciales, intensa actividad eléctrica, granizo, tornados y trombas marinas son la cruel postal del verano 2024 en Argentina. El país se ve azotado por fuertes frentes de tormenta que afectan a provincias como La Pampa, Corrientes, Córdoba, Bahía Blanca, Miramar, Mar del Plata, y prácticamente a todo el territorio nacional, proyectándose al menos hasta el mes de abril.

¿La causa? La presencia de "El Niño", un fenómeno meteorológico que genera cambios en la atmósfera y el clima. El calentamiento anormal del Océano Pacífico debilita o altera la dirección de los vientos alisios, liberando calor a la atmósfera. Este choque con los frentes fríos de la Patagonia desencadena las tormentas que estamos presenciando.

Los estragos se traducen en pérdidas materiales millonarias, caminos inundados, miles de árboles derribados, cortes de energía en amplias regiones y, lamentablemente, pérdidas humanas. Desde mediados de diciembre de 2023 hasta la fecha, al menos 18 personas han perdido la vida durante estos eventos meteorológicos. Si no se toman las precauciones necesarias, este trágico número podría seguir en aumento.

Los estudios oficiales, tanto del Servicio Meteorológico Nacional como del Servicio de Hidrografía Naval, analizan la posibilidad de enfrentar, en promedio, una tormenta cada 3 o 4 días. Aunque se prevé su frecuencia, no pueden pronosticarse con demasiada anticipación. Es fundamental estar atentos a la información oficial para reaccionar rápidamente ante cualquier alerta.

Una clave importante es evitar actividades al aire libre cuando hay alertas, no refugiarse cerca de árboles ni postes de electricidad susceptibles de caer, y abandonar rápidamente la playa ante la inminencia de tormentas.

El llamado es claro: toma las precauciones necesarias, pues así será nuestro verano. Evita actividades riesgosas, protégete en casa, y mantente informado con las alertas meteorológicas. En este escenario desafiante, la conciencia y la prevención son nuestras mejores aliadas