0223.com.ar
Juicio por jurados: “No tengo rencor con él, quiero que quede libre”

Juicio por jurados: “No tengo rencor con él, quiero que quede libre”

Por Redacción 0223

El hijo de la víctima pidió por la libertad del imputado. Cerraron las testimoniales y a la tarde serán los alegatos. Luego el jurado dará su veredicto.

Aunque la segunda audiencia en el primer juicio por jurados que se realiza en la ciudad estuvo ocupada prácticamente en su totalidad por la declaración de Roberto Echarry, el testimonio más destacado lo dio el hijo de la víctima. José Antonio González pidió en la sala que el imputado “no quede preso” y que no se merece lo que está pasando.

En su declaración, el hijo de Faustino González detalló que el imputado –a quien definió como una persona excelente- es como un padre para él y que llevó adelante a la familia. “Cuándo lo vi en la comisaría me pidió perdón y yo le dije que lo que pasó fue al pedo, porque no merecía ensuciarse las manos por esto”, señaló y agregó: "No tengo rencor con él, quiero que quede libre".

La problemática personalidad de la víctima –tal como adelanto el abogado defensor César Sivo en su alegato de apertura- fue el eje central de la declaración que brindó por más de una hora Roberto Echarry. El imputado dijo que los incidentes con González se profundizaron a partir de que le pidieran que buscara otro lugar para vivir. “Dijo que no pensaba irse porque estaba legalmente casado con mi hermana, aunque la había echado meses atrás amenazándola con un cuchillo”, explicó.

Según su declaración, esa jornada habían tenido una discusión en un terreno que dividía las dos viviendas en horas de la mañana. Después del almuerzo, Echarry volvió a realizar unas tareas de limpieza y dejó un revólver cargado al lado de un árbol. “González se me acercó con un caño de dos pulgadas y me lo revoleó, por lo que retrocedí hasta el árbol y cuando amagó con sacar el facón que llevaba siempre encima, tomé el arma y disparé dos veces”, recordó.

Al cierre de su alocución, plagada de anécdotas que lo desviaban del relato principal, y ante la consulta del juez Alexis Simaz por si quedaba algo por decir, Echarry se dirigió directamente al jurado. Pidió que su familia lo perdone por la incomodidad que provocó y que nunca imaginó estar en una situación así. “No hay permiso para hacer algo así y si actué mal me tienen que castigar”, concluyó.

El fiscal Marcos Pagella y el abogado defensor harán sus alegatos finales, tras lo cual se reunirán con el juez. Después se le darán las instrucciones al jurado que pasará a deliberar hasta que diez de ellos se pongan de acuerdo en su veredicto.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Juicio por jurados: “No tengo rencor con él, quiero que quede libre”

El hijo de la víctima pidió por la libertad del imputado. Cerraron las testimoniales y a la tarde serán los alegatos. Luego el jurado dará su veredicto.

Aunque la segunda audiencia en el primer juicio por jurados que se realiza en la ciudad estuvo ocupada prácticamente en su totalidad por la declaración de Roberto Echarry, el testimonio más destacado lo dio el hijo de la víctima. José Antonio González pidió en la sala que el imputado “no quede preso” y que no se merece lo que está pasando.

En su declaración, el hijo de Faustino González detalló que el imputado –a quien definió como una persona excelente- es como un padre para él y que llevó adelante a la familia. “Cuándo lo vi en la comisaría me pidió perdón y yo le dije que lo que pasó fue al pedo, porque no merecía ensuciarse las manos por esto”, señaló y agregó: "No tengo rencor con él, quiero que quede libre".

La problemática personalidad de la víctima –tal como adelanto el abogado defensor César Sivo en su alegato de apertura- fue el eje central de la declaración que brindó por más de una hora Roberto Echarry. El imputado dijo que los incidentes con González se profundizaron a partir de que le pidieran que buscara otro lugar para vivir. “Dijo que no pensaba irse porque estaba legalmente casado con mi hermana, aunque la había echado meses atrás amenazándola con un cuchillo”, explicó.

Según su declaración, esa jornada habían tenido una discusión en un terreno que dividía las dos viviendas en horas de la mañana. Después del almuerzo, Echarry volvió a realizar unas tareas de limpieza y dejó un revólver cargado al lado de un árbol. “González se me acercó con un caño de dos pulgadas y me lo revoleó, por lo que retrocedí hasta el árbol y cuando amagó con sacar el facón que llevaba siempre encima, tomé el arma y disparé dos veces”, recordó.

Al cierre de su alocución, plagada de anécdotas que lo desviaban del relato principal, y ante la consulta del juez Alexis Simaz por si quedaba algo por decir, Echarry se dirigió directamente al jurado. Pidió que su familia lo perdone por la incomodidad que provocó y que nunca imaginó estar en una situación así. “No hay permiso para hacer algo así y si actué mal me tienen que castigar”, concluyó.

El fiscal Marcos Pagella y el abogado defensor harán sus alegatos finales, tras lo cual se reunirán con el juez. Después se le darán las instrucciones al jurado que pasará a deliberar hasta que diez de ellos se pongan de acuerdo en su veredicto.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar