Bandera negra

9 de Febrero de 2017 08:15

Patota nazi: dispusieron que los ocho imputados vayan a juicio

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Clausuraron la instrucción y elevaron las actuaciones al Tribunal Oral Federal. Uno de los sujetos cumple arresto domiciliario desde diciembre.

El Juez Federal Santiago Inchausti clausuró la investigación por los distintos ataques que grupos neonazis realizaron en la ciudad y dispuso la elevación e  las actuaciones para que sean juzgados por el Tribunal Oral Federal. Para el magistrado todos los imputados generaron "un marco de hechos que resultan vinculables entre sí por tratarse siempre de los mismos autores, la misma modalidad comisiva, con la finalidad de imponer sus ideas por la fuerza o reprimir las ajenas".

Según la resolución a la que tuvo acceso 0223, el magistrado puso a disposición del Tribunal a Alan Olea, Gonzalo Paniagua, Nicolás Caputo, Marcos Caputo, Giuliano Spagnolo, Giordano Spagnolo, Oleksandr Levchenko y Franco Pozas. Este último cumple desde diciembre del año pasado arresto domiciliario con vigilancia asistida bajo monitoreo electrónico por disposición de la Cámara Federal que hizo lugar al pedido del defensor Agustín Robbio.

En sintonía con el auto de procesamiento, el Juez sostuvo que los imputados conformaron una organización "con el propósito de amedrentar a personas con pensamientos opuestos a sus ideales, los cuales se basarían en pensamientos o ideas discriminatorios, vinculados al nazismo".

"Los sucesos enrostrados a los imputados poseían un denominador común vinculados desde distintas aristas, tales como: identidad de sujetos, motivación racial, política, xenofóbica, todos basados en ideología nazi, circunstancia que cierran un cuadro o contexto violento en la ciudad" indicó. El escrito agrega que los hechos se desarrollaron desde el año 2013 y resultaron vinculables entre sí por tratarse siempre "de los mismos autores, la misma modalidad comisiva, con la finalidad de imponer sus ideas por la fuerza o reprimir las ajenas".

Para Inchausti "la totalidad de las circunstancias fácticas en su oportunidad analizadas, permitieron sostener prima facie la existencia de esa organización en la que los imputados formaban parte, que se identificaban con simbología nazi y con nombres afines como skinheads o 'pelados', que se presentaban armados de palos, manoplas y armas blancas a amedrentar, amenazar y lesionar a personas que, siempre en  inferioridad numérica, no podían defenderse".

Tal como informó oportunamente este medio, el grupo pintaba a modo de escrache o propaganda esvásticas, frases de contenido nazi o amenazas en los frentes de los domicilios de las víctimas o de sus organizaciones. "Todo ello permitió concluir que los encartados amen deintegrar la agrupación identificada como 'Bandera Negra', pregonaban y promocionaban una misma ideología de clara tendencia nazista, en busca de imponer sus ideas mediante el amedrentamiento, amenazas, golpizas, pintadas a ciudadanos y establecimientos, que poseían una naturaleza política o social diferente a ellos".

Los miembros de la organización están acusados de infracción a la ley 23.592 que adopta medidas para quienes arbitrariamente impidan el pleno ejercicio de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional.