Policiales

28 de Marzo de 2017 21:51

Exhumarán el féretro donde habían enterrado al niño en el cementerio de Otamendi

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La fiscal aguarda la autorización de la Justicia de Garantías. El pequeño de dos años había sido velado en su casa y sus padres presenciaron el sepelio.

Tras la confirmación de que el cuerpo mutilado hallado en la ruta 11 es el de un niño de veintitrés meses que murió tras un accidente doméstico el 10 de marzo pasado, la fiscal Ana María Caro aguarda la autorización de la Justicia de Garantías para exhumar el féretro en el que había sido enterrado en el cementerio de Otamendi.

La medida se podría realizar este miércoles luego de que los padres del menor confirmaran que el cuerpo estaba en ese lugar. Luego de la trágica muerte de la criatura –que se atragantó con una bombucha- y tras la realización de la autopsia que ordenó la fiscalía de Delitos Culposos, la familia -de origen boliviano- recibió el cuerpo, hizo un velatorio de acuerdo a sus costrumbres en su vivienda de El Boquerón y le dio sepultura en el cementerio de Comandante Nicanor Otamendi.

Los padres fueron anoticiados de la situación por la propia fiscal Caro y autoridades de la Sub Delegación de Investigaciones de Miramar. En una reunión que mantuvieron en el lugar donde la pareja –de nacionalidad boliviana- vive y lleva adelante su trabajo detallaron como fueron los momentos vividos desde que la Justicia autorizó la entrega del cuerpo.

En sintonía con la confirmación del análisis de ADN que permitió identificar los restos mutilados del menor, la causa original por averiguación de causales de muerte derivó en una por robo de cadáver. A partir de este momento se intentará establecer la manera en que los restos fueron retirados del lugar y el grado de responsabilidad si alguien facilitó ese robo.

Contenido Exclusivo
Compartir
Compartí esta nota