Movilización en Tribunales por un caso de “gatillo fácil”: “Fue una ejecución con total maldad”

Por Redacción 0223

Así lo sostuvo Marisa, hermana de Mauricio Araujo, el joven de 20 años presuntamente asesinado por la policía en diciembre del 2012. Cuestionamientos de los familiares hacia la justicia.

El 23 de diciembre del 2012 Mauricio Araujo (20) murió en un supuesto enfrentamiento con la policía a metros de la esquina de Formosa y 20 de septiembre. La firme defensa de la familia de la víctima, que no dudaba que era un caso de gatillo fácil recién se plasmó el pasado 24 de noviembre, cuando el policía Rodolfo Lorenzo fue imputado por “homicidio calificado”. Este lunes debió prestar declaración en Tribunales.

En la puerta de la sede judicial de Tucumán y Brown, Marisa Araujo, hermana de Mauricio, pidió que el policía imputado por el crimen “diga la verdad” y denunció que desde hace 6 años "estamos luchando no solo contra la policía sino contra la justicia”.

“Lo que armaron en ese momento ya se les cayó, duró lo que tuvo que durar, con personas que los apañaron. Era presentar pruebas y pedir y pedir y nada. Esto pasó por cinco fiscales, dos pedidos de sobreseimiento, dos rechazos de sobreseimiento por el fiscal Bombini y los fiscales generales. Pedimos justicia y que paguen los que hicieron porque fue una ejecución con total maldad”, sostuvo Marisa, en diálogo con 0223.

La mujer recordó que aquella noche del 23 de diciembre, Mauricio volvía de bailar junto a su primo y un amigo, cuando se les quedó el auto en Formosa y 20 de septiembre.

“Trataron de llamar por teléfono y fueron al `Sochori de Dorapa´ (en Juan B.Justo y Dorrego). Cuando están volviendo ven que llega policía de civil y patrulleros. Un policía se queda dentro del vehículo, amenazando al amigo de los chicos. Cuando llegan Mauricio y mi primo, el policía sale del auto de ellos, tira un tiro al aire y da la voz de alto: los chicos se quedan quietos y el policía le da un tiro en el brazo a Mauricio. Él empieza a los gritos y le dicen que se calle, pero seguía gritando de dolor. Le da un culatazo y como no reacciona, el otro policía le dice que `lo bajara porque no servía más´. Le pone un arma al lado, para justificar el enfrentamiento. Incluso los policías no tienen pólvora y Mauricio si, en las dos manos”, relató con dolor.

Por otra parte, la mujer habló de las desinteligencias de la autopsia: “Negaron el culatazo que tenía en la cabeza y cuando (el fiscal) Lódola agarra la causa después de (la fiscal) Sánchez, las peritos forenses reconocen el culatazo y nos piden disculpas porque `se les pasó por alto´. Y así un montón de cosas que estaban y fueron saliendo de a poco”.

“Las personas que festejan que se asesinan chicos, es porque no les pasó”

En relación al nuevo reglamento del uso de armas implementado por la ministro Patricia Bullrich, Marisa Araujo sostuvo que “la justicia esta para impartir justicia, porque un policía no puede matar porque alguien tiene cara sospechosa, por estar con visera o ser un pibe de barrio".

“Si hizo mal las cosas, lo tiene que pagar como cualquiera. A nosotros esto nos toca de cerca. Las personas que comentan y festejan que se asesinan chicos, es porque no les pasó. Es una matanza la que se va a hacer”, cuestionó.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Movilización en Tribunales por un caso de “gatillo fácil”: “Fue una ejecución con total maldad”

Así lo sostuvo Marisa, hermana de Mauricio Araujo, el joven de 20 años presuntamente asesinado por la policía en diciembre del 2012. Cuestionamientos de los familiares hacia la justicia.

El 23 de diciembre del 2012 Mauricio Araujo (20) murió en un supuesto enfrentamiento con la policía a metros de la esquina de Formosa y 20 de septiembre. La firme defensa de la familia de la víctima, que no dudaba que era un caso de gatillo fácil recién se plasmó el pasado 24 de noviembre, cuando el policía Rodolfo Lorenzo fue imputado por “homicidio calificado”. Este lunes debió prestar declaración en Tribunales.

En la puerta de la sede judicial de Tucumán y Brown, Marisa Araujo, hermana de Mauricio, pidió que el policía imputado por el crimen “diga la verdad” y denunció que desde hace 6 años "estamos luchando no solo contra la policía sino contra la justicia”.

“Lo que armaron en ese momento ya se les cayó, duró lo que tuvo que durar, con personas que los apañaron. Era presentar pruebas y pedir y pedir y nada. Esto pasó por cinco fiscales, dos pedidos de sobreseimiento, dos rechazos de sobreseimiento por el fiscal Bombini y los fiscales generales. Pedimos justicia y que paguen los que hicieron porque fue una ejecución con total maldad”, sostuvo Marisa, en diálogo con 0223.

La mujer recordó que aquella noche del 23 de diciembre, Mauricio volvía de bailar junto a su primo y un amigo, cuando se les quedó el auto en Formosa y 20 de septiembre.

“Trataron de llamar por teléfono y fueron al `Sochori de Dorapa´ (en Juan B.Justo y Dorrego). Cuando están volviendo ven que llega policía de civil y patrulleros. Un policía se queda dentro del vehículo, amenazando al amigo de los chicos. Cuando llegan Mauricio y mi primo, el policía sale del auto de ellos, tira un tiro al aire y da la voz de alto: los chicos se quedan quietos y el policía le da un tiro en el brazo a Mauricio. Él empieza a los gritos y le dicen que se calle, pero seguía gritando de dolor. Le da un culatazo y como no reacciona, el otro policía le dice que `lo bajara porque no servía más´. Le pone un arma al lado, para justificar el enfrentamiento. Incluso los policías no tienen pólvora y Mauricio si, en las dos manos”, relató con dolor.

Por otra parte, la mujer habló de las desinteligencias de la autopsia: “Negaron el culatazo que tenía en la cabeza y cuando (el fiscal) Lódola agarra la causa después de (la fiscal) Sánchez, las peritos forenses reconocen el culatazo y nos piden disculpas porque `se les pasó por alto´. Y así un montón de cosas que estaban y fueron saliendo de a poco”.

“Las personas que festejan que se asesinan chicos, es porque no les pasó”

En relación al nuevo reglamento del uso de armas implementado por la ministro Patricia Bullrich, Marisa Araujo sostuvo que “la justicia esta para impartir justicia, porque un policía no puede matar porque alguien tiene cara sospechosa, por estar con visera o ser un pibe de barrio".

“Si hizo mal las cosas, lo tiene que pagar como cualquiera. A nosotros esto nos toca de cerca. Las personas que comentan y festejan que se asesinan chicos, es porque no les pasó. Es una matanza la que se va a hacer”, cuestionó.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar