RADIO
EN VIVO
imagen

Miguel etchecolatz

12 de Noviembre de 2019 17:37

La Corte Suprema le negó la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz

El Máximo Tribunal desestimó la queja presentada por la defensa del ex comisario de la Policía Bonaernese al considerar "inadmisible" su recurso extraordinario.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación le puso punto final a los reclamos de Miguel Etchecolatz y ratificó el rechazo a la prisión domiciliaria que había solicitado el genocida, y que ya había sido revocada por la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal a fines de diciembre.

Para desestimar la presentación de la defensa del ex comisario de la Policía Bonerense, el máximo tribunal de Justicia consideró que el recurso extraordinario, cuya denegación había originado la queja, era "inadmisible", en base a lo establecido en el artículo 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

La acordada fue firmada por la ministra Highton de Nolasco y los ministros Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti. Carlos Rosenkrantz, el presidente de la Corte, no la firmó.

Los jueces Mariano Hernán Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos de la Cámara de Casación habían entendido que el estado de salud del genocida no impedía que permaneciera alojado en el establecimiento penitenciario recibiendo la atención y los controles médicos adecuados.

La prisión domiciliaria contra el hombre que fue condenado cuatro veces a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad había sido resuelta en una primera instancia por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº6.

Etchecolatz, quien durante la dictadura se desempeñó como Jefe de la Dirección General de Investigaciones de la Provincia de Buenos Aires,  yestá acusado de "homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento y con el concurso premeditado de dos o más personas, y como coautor de los delitos de privación ilegal de la libertad, agravada por haber sido cometida con violencia y por haber durado más de un mes y de aplicación de tormentos".

El fallo definitivo de la Corte