Mar del plata

1 de Diciembre de 2019 15:31

En los últimos cuatro años, la bajada de bandera aumentó un 316%

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

En diciembre de 2015, el costo inicial del viaje de taxi ascendía a 18 pesos.

Con la última actualización que avaló este jueves el Concejo Deliberante, el monto de la bajada de bandera de los taxis acumula un aumento superior al 300 por ciento en el lapso de los últimos cuatro años con la llegada de Carlos Arroyo al Gobierno municipal.

En diciembre de 2015, el costo inicial del viaje en esta clase de transporte ascendía a 18 pesos, teniendo en cuenta que la ficha cada 160 metros representaba un valor de 1,80 pesos.

A diferencia de la lógica que se replicaría después, rápidamente, en mayo de 2016, el Concejo Deliberante decidió aprobar una nueva suba que llevó la bajada de bandera a 21,60 pesos.

El incremento se decidió después de un insistente pedido de los taxistas que anticipaban su preocupación por la escalada inflacionaria que comenzaba a vivirse con los primeros pasos de la administración de Mauricio Macri. En esa oportunidad, sólo se avaló un aumento adicional de 3,60 pesos pero sin modificar el costo de la ficha.

A fines del mismo año los integrantes del cuerpo legislativo resolverían una segunda suba en el recinto que aggiornó la tarifa de los taxis a 27,60 pesos y la ficha, también cada 160 metros, a 2,30 pesos.

Para el resto de los aumentos que se decidirían los taxistas tuvieron que esperar siempre hasta diciembre. En 2017, el aumento aprobado por los ediles contemplaba una bajada de bandera de 33,60 pesos y un valor de ficha de 2,80 pesos.

Doce meses después, la actualización tarifaria hizo superar la barrera de los 50 pesos: a fines de 2018, el costo de la bajada de bandera se acordó en 52,50 pesos con una ficha de 3,50 pesos.

Y el reciente aumento al que le dio visto bueno el Concejo Deliberante en este 2019 lleva la tarifa a 75 pesos con un costo de ficha de 5 pesos, lo que se traduce en un impacto total del 316 por ciento al trazar la comparativa con los valores de finales del 2015.

En esta última oportunidad, al igual que durante el debate previo que se dio el año pasado, la escalada inflacionaria y el consecuente incremento de diferentes insumos básicos para el sector, como el combustible, fueron los principales fundamentos de las entidades que nuclean a los taxistas para solicitar otra suba.

Compartir
Compartí esta nota