RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

12 de Diciembre de 2019 08:21

Juzgarán al sujeto que mató de nueve puñaladas a la expareja en la puerta de la casa

Mansilla fue detenido en su casa, a cuatro cuadras del lugar del crimen. (Foto: archivo 0223).

El femicidio de Eliana Domínguez ocurrió el 2 de abril del año pasado. Nicolás Mansilla fue detenido minutos después del ataque. Para los peritos “tuvo capacidad para delinquir”.

"Nicolás estaba esperándola en mi casa. Cuando se bajó del colectivo la fue a buscar y le dio nueve puñaladas. Ya lo tenía premeditado”. Así recordó la mamá de Eliana Domínguez el ataque mortal que Nicolás Mansilla llevó adelante la noche del 2 de abril de 2018 a metros de la puerta de su casa en el barrio Bosque Grande. Desde este lunes, el joven de 24 años será juzgado en el último juicio por femicidio que se realizará este año en los Tribunales de la ciudad.

A partir de los múltiples testigos que vieron a Mansilla acercarse a la casa de la familia de la víctima, esperar a la expareja cuando bajara del colectivo y tomarla del pelo para darle nueve puñaladas, no existen dudas acerca de la autoría penalmente responsable. Tampoco existen dudas acerca de la “capacidad para delinquir” que tuvo como señalaron los peritos que lo entrevistaron.

Eliana tenía 23 años.

En su pedido de elevación a juicio –validado por el Juez de Garantías Gabriel Bombini- el fiscal Fernando Castro imputó a Mansilla por el delito de Homicidio agravado por el vínculo y por ser de una mujer cometido por un hombre mediando violencia de género (femicidio).

“Situación de resquemor constante”

En la investigación penal preparatoria se dio por acreditado que esa noche –entre diez y las once- Mansilla sorprendió a Eliana a la altura de la calle Heguilor al 1900, la tomó de los cabellos y le asestó con un cuchillo de acero de 30 centímetros nueve puñaladas con la inequívoca intención de ocasionarle la muerte.

Para el fiscal la autoría del joven surge plenamente a partir de las actas de procedimiento que hicieron los efectivos de la comisaría decimosexta que arribaron al lugar tras un llamado al 911. Si bien no hallaron a Domínguez –que fue trasladada de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa) por sus familiares- pudieron entrevistar a varios testigos que confirmaron la identidad del agresor.

Tal como se informó oportunamente, Mansilla fue detenido minutos después en su casa ubicada a cuatro cuadras del lugar. Estaba tendido debajo de una mesa, con heridas cortantes varias en sus brazos, y en un aparente estado de inconsciencia, motivo por el cual se lo procedió inmediatamente a trasladar al nosocomio, aunque su estado no revestía gravedad.

Para el fiscal no existieron dudas acerca del empleo de la figura de femicidio a partir de varios elementos incorporados al expediente. De las capturas de pantalla aportadas por las amigas de Eliana y audios de Whatsapp surgió de manera clara -a su entender- “la situación de resquemor constante  que Nicolás Mansilla  ejercía sobre Eliana Domínguez”.

Otros testigos declararon que la vícitima había relatado episodios anteriores de violencia que incluyeron insultos, malos tratos y hasta que una oportunidad la habían tomado del cuello, los cabellos o le había pateado la cola.

Esa noche Mansilla fue hasta la casa de los padres de Eliana y le dijo que la joven pretendía terminar con la relación, por lo que preguntó cuál sería el horario de regreso para esperarla. La madre de la víctima alcanzó a ver por una ventana como el imputado salió rumbo a la dirección donde su hija bajó del colectivo y apenas unos segundos después salieron corriendo al ver a su hija caer al piso.

Capacidad para delinquir

Para todos los testigos Mansilla no se encontraba ebrio, ni bajo efectos de sustancia alguna al momento en que aguardaba la llegada de Eliana. Las nueve puñaladas que le dio provocaron un shock hipovolémico, secundario a lesiones en región toraco-abdominal por agresión con arma blanca de índole homicida. Las heridas de ataque estuvieron localizadas en la zona anterior del hemitórax izquierdo en la zona intraclavicular, mama derecha y en la región inferior en el límite en el lateral de tórax y flanco. Esas heridas se corresponden con el arma blanca secuestrada en su vivienda.

Del informe psicológico y psiquiátrico, surgió que el imputado no presenta sintomatología compatible con psicosis, síndrome demencial o alineación mental y se destacan rasgos de tipo psicopaático y adscripción al consumo de sustancias compatible como alcohol. “En torno a los hechos que se le imputan, no se rescatan alteraciones sustanciales compatibles con un estado alterado de la conciencia o alteración morbosa de sus facultades mentales por lo que tuvo capacidad para delinquir”, señalaron los profesionales.

El juicio a Mansilla tiene confirmada dos audiencias para los días 16 y 19 de diciembre próximos en el Tribunal Oral en lo Criminal 1 con los Jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y un tercer magistrado a confirmar.