RADIO
EN VIVO
imagen

Lafayette

1 de Junio de 2019 08:05

El conflicto en Lafayette, sin grandes avances: "Se sigue haciendo tiempo y está todo estancado"

Las últimas reuniones en el Ministerio de Trabajo no arrojaron mayores conclusiones y aún se mantiene incierto el futuro de los empleados que se desempeñan en el natatorio céntrico.

Todavía sigue incierto para los dirigentes gremiales el destino que tendrá el conflicto que mantiene en vilo a los trabajadores que se desempeñan en el Centro Deportivo Lafayette, que permanece con sus puertas cerradas desde mediados de mayo.

Tras el faltazo de la semana pasada, las reuniones que se desarrollaron esta semana en el Ministerio de Trabajo permitieron una presencia parcial de algunos responsables, como Aurelia Sico, la mujer de 86 años que figura a cargo de la explotación del natatorio, aunque todavía sigue siendo incierto el futuro del lugar.

El lunes, la anciana se había presentado por primera vez a la audiencia ministerial pero este viernes se ausentó y envió a un representante, que dijo que se encontraba "internada" aunque sin presentar un parte médico que lo justificara ni documentación que permita constatar su "poder" para la correspondiente toma de decisiones.

Desde la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) se mostraron molestos por estas desprolijidades. Inclusive, en una reunión que mantuvieron con representantes de Inspección General en las últimas horas, llegaron a tener conocimiento que la clausura del lugar fue impulsada por uno de los herederos del centro deportivo.

En su pedido, alegó que los trabajadores habían "tomado" el natatorio y "manejaban las cuentas" e imposibilitaban la realización de cualquier tipo de arreglo en las instalaciones del lugar, que arrastran un visible deterioro. "La verdad que es todo oscuro y fraudulento; no hay nada claro", lamentó Yanina Jatum, la Secretaria general del gremio, en diálogo con 0223.

Después de la audiencia que se desarrolló este viernes, que no arrojó mayores avances en la resolución del conflicto, el Ministerio de Trabajo decidió dictar un cuarto intermedio para fines de la próxima semana. "Lo que están haciendo es tiempo, nada más. Está todo muy estancado. La forma de manejarse que tienen es muy desprolija", cuestionó.

Desde el Sindicato de Empleados de Comercio coincidieron con la mirada de Utedyc y advirtieron que todavía se desconocen "las cartas reales de lo que se pretende hacer" en el lugar. "No parece haber una visión de querer recuperarlo y abrirlo de nuevo", señaló Darío Zunda, secretario gremial de la organización.

El dirigente remarcó que las conversaciones "siguen siendo poco fructíferas" y si bien confirmó que no se descarta avanzar con una cooperativización, aunque reconoció que no es la alternativa que se observa como "más firme" por estas horas.

En este sentido, añadió también la posibilidad de avanzar con "algún tipo de convenio con los empleados que esté monitoreado por el sindicato" referido a la actualización y pago de salarios, en caso de que surja un eventual comprador. "Lo que nos preocupa es que si ellos quieren vender la propiedad, después hay que decirle a ese comprador que también hay varias familias en ese lugar a la que no le pagan los sueldos desde hace casi dos meses", aseveró.

A la falta de pago de haberes, se suman las deudas que tiene la familia propietaria del centro ubicado sobre la Peatonal San Martín y San Luis por "impuestos y servicios no pagos".

El tradicional natatorio se encuentra en conflicto desde enero, luego del despido de dos profesores que finalmente fueron reincorporados. La planta está compuesta por 20 empleados: 14 cuentan con representación del Sindicato de Empleados de Comercio y los 6 restantes están nucleados en Utedyc.