A un mes de la clausura, se judicializa el conflicto en el natatorio Lafayette

Por Redacción 0223

Los trabajadores del lugar enviaron en las últimas horas cartas de documento a los empleadores para aclarar su "situación laboral". Algunos, están sin cobrar sus haberes desde hace casi dos meses.

El conflicto en el Centro Deportivo Lafayette comienza a transitar la vía judicial al cumplirse un mes de la clausura de las instalaciones ubicadas en pleno centro marplatense, después de que los sindicatos que representan a los empleados no advirtieran avance alguno en las conversaciones que se mantuvieron en el ámbito del Ministerio de Trabajo.

Fuentes gremiales le confirmaron a 0223 que los trabajadores que se desempeñan en el natatorio ya enviaron distintas cartas de documento a la parte empleadora, a fin de que se brinden certezas y aclaraciones sobre su situación laboral.

El escenario para la planta de 20 empleados que tiene el centro deportivo de la Peatonal San Martín y San Luis es dramático: a la incertidumbre por la continuidad de sus fuentes de trabajo, se suma la situación de que muchos tampoco perciben sus haberes desde hace dos meses.

Hasta la fecha, los responsables del manejo del natatorio no precisaron sus intenciones y, ante ello, la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) y el Sindicato de Empleados de Comercio decidieron dar por "agotada" la instancia de diálogo a nivel ministerial que se extendía desde hace un par de semanas para intentar acelerar gestiones desde el punto de vista judicial.

El gremio de Yanina Jatum también pidió que se aclaren distintas cuestiones de "jerarquía" dentro del centro deportivo, al asegurar que distintas personas han tomado decisiones en el lugar "sin figurar en los papeles" como corresponde. "Son realmente impresentables y, en el fondo, todo es muy oscuro", apuntan.

A su vez, distintos empleados encabezaron demandas penales contra los responsables del centro, después de la indignación que generó el hecho de haber tenido "violentado" el acceso a sus casilleros para darles las pertenencias en bolsas de basura.

Sin un nuevo comprador a la vista que se haga cargo de la explotación del natatorio Lafayette, las organizaciones gremiales insisten con esta fecha por la posibilidad de avanzar con una "cooperativización", aunque todavía no hay nada firme.

Es que, a la falta de pago de haberes de los trabajadores, se suman también las deudas que tiene la familia propietaria del centro ubicado sobre la Peatonal San Martín y San Luis por "impuestos y servicios no pagos".

El tradicional natatorio se encuentra en conflicto desde enero, luego del despido de dos profesores que finalmente fueron reincorporados. La planta está compuesta por 20 empleados: 14 cuentan con representación del Sindicato de Empleados de Comercio y los 6 restantes están nucleados en Utedyc.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

A un mes de la clausura, se judicializa el conflicto en el natatorio Lafayette

Los trabajadores del lugar enviaron en las últimas horas cartas de documento a los empleadores para aclarar su "situación laboral". Algunos, están sin cobrar sus haberes desde hace casi dos meses.

El conflicto en el Centro Deportivo Lafayette comienza a transitar la vía judicial al cumplirse un mes de la clausura de las instalaciones ubicadas en pleno centro marplatense, después de que los sindicatos que representan a los empleados no advirtieran avance alguno en las conversaciones que se mantuvieron en el ámbito del Ministerio de Trabajo.

Fuentes gremiales le confirmaron a 0223 que los trabajadores que se desempeñan en el natatorio ya enviaron distintas cartas de documento a la parte empleadora, a fin de que se brinden certezas y aclaraciones sobre su situación laboral.

El escenario para la planta de 20 empleados que tiene el centro deportivo de la Peatonal San Martín y San Luis es dramático: a la incertidumbre por la continuidad de sus fuentes de trabajo, se suma la situación de que muchos tampoco perciben sus haberes desde hace dos meses.

Hasta la fecha, los responsables del manejo del natatorio no precisaron sus intenciones y, ante ello, la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) y el Sindicato de Empleados de Comercio decidieron dar por "agotada" la instancia de diálogo a nivel ministerial que se extendía desde hace un par de semanas para intentar acelerar gestiones desde el punto de vista judicial.

El gremio de Yanina Jatum también pidió que se aclaren distintas cuestiones de "jerarquía" dentro del centro deportivo, al asegurar que distintas personas han tomado decisiones en el lugar "sin figurar en los papeles" como corresponde. "Son realmente impresentables y, en el fondo, todo es muy oscuro", apuntan.

A su vez, distintos empleados encabezaron demandas penales contra los responsables del centro, después de la indignación que generó el hecho de haber tenido "violentado" el acceso a sus casilleros para darles las pertenencias en bolsas de basura.

Sin un nuevo comprador a la vista que se haga cargo de la explotación del natatorio Lafayette, las organizaciones gremiales insisten con esta fecha por la posibilidad de avanzar con una "cooperativización", aunque todavía no hay nada firme.

Es que, a la falta de pago de haberes de los trabajadores, se suman también las deudas que tiene la familia propietaria del centro ubicado sobre la Peatonal San Martín y San Luis por "impuestos y servicios no pagos".

El tradicional natatorio se encuentra en conflicto desde enero, luego del despido de dos profesores que finalmente fueron reincorporados. La planta está compuesta por 20 empleados: 14 cuentan con representación del Sindicato de Empleados de Comercio y los 6 restantes están nucleados en Utedyc.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar