Las dos preguntas que todos se hacen a días de las Paso

Por Mariano Suárez

Las especulaciones, por estas horas, abundan. Las encuestas vuelan de WhatsApp en WhatsApp sin que nadie termine de creerles; y con razón: las diferencias que tienen cada una de ellas hacen pensar que más que trabajos científicos son un prode entre amigos. Y la ansiedad crece a medida que se acerca el domingo 11 de agosto, el día en que muchas de las especulaciones quedarán desarticuladas y los marplatenses tendremos un acercamiento concreto a las preferencias de la ciudadanía.

General Pueyrredon ofrecerá 14 precandidatos a intendente en el cuarto oscuro este domingo. Muchos de ellos quedarán en el camino por no superar el 1,5% de votos que establece la ley para considerarlos candidatos y permitirles competir en las elecciones generales de octubre. Pero más allá del tamiz que se aplicará en el cuarto oscuro la atención está centrada en otras cuestiones sobre las cuales circula información cruzada.

 

¿Montenegro o Baragiola?

La primera es la interna de Juntos por el Cambio. Guillermo Montenegro y Vilma Baragiola medirán fuerzas, luego de una campaña intensa para ambos. Los dos, a su modo, eligieron cerrar este miércoles sus campañas.

Montenegro convocó a voluntarios al Teatro Corrientes. “Quería agradecerles y también pedirles que sigan convenciendo a la gente”, dijo Montenegro desde el escenario, ante los militantes que se acercaron para apoyar la consigna #DefensoresDelCambioMDP.

A pocas cuadras de allí, en el Teatro Roxy, Baragiola apeló a un estilo descontracturado para dar por finalizado este tramo de la campaña. Hubo un maestro de ceremonias y, antes de que cerrara el acto la precandidata a intendenta, hablaron el primer precandidato a concejal Carlos Katz, y el precandidato a diputado provincial, Maximiliano Abad.

En la batalla de encuestas hay algunas que lo dan ganador al diputado nacional, otras la colocan arriba a la concejal radical. En los dos campamentos prima la mesura: “Va a ser parejo”, anticipan.

Esa paridad, en el entorno de Montenegro, es vista con entusiasmo. “Si hace un año nos decían que íbamos a ser competitivos ante Baragiola, una de las dirigentes con mayor nivel de conocimiento de Mar del Plata, nadie nos creía. Y hoy estamos en ese escenario”, confió hace pocas horas un hombre de la confianza del precandidato.

Montenegro puso en marcha todo el libreto del Pro en la campaña: mucho contacto con los vecinos, recorridas constantes y una intensidad que sorprendió a varios a su alrededor.

 

Baragiola, por su parte, apostó a su principal capital: la relación con la gente. “Vilma genera algo que no genera nadie en Mar del Plata: la gente la conoce y la quiere”, dijo un colaborador radical.

La concejal, a su vez, cerró la lista con una fuerte impronta radical. “Los dos apellidos más importantes del radicalismo de los últimos 20 años son Baragiola y Katz y van 1 y 2 en la lista”, analizó uno de sus armadores de campaña, quien confía en que la tradición radical de Mar del Plata inclinará la balanza en su favor.

¿Existe aún la tradición radical en Mar del Plata o después de 12 años de gobiernos de otros partidos perdió terreno? Esa respuesta se conocerá en las primeras horas del 12 de agosto, cuando estén publicados los resultados provisorios del escrutinio.

 

¿Quién será el más votado?

Con una división de votos pareja en Cambiemos, los candidatos de la oposición (Fernanda Raverta y Gustavo Pulti, especialmente) piensan en el resultado del domingo en términos individuales y aspiran a convertirse en los precandidatos con más apoyo en General Pueyrredon.

Tanto en el Frente de Todos como en Acción Marplatense están convencidos de que están dadas las condiciones para conseguir eso. En Juntos por el Cambio saben que la división de votos entre los dos aspirantes a la Intendencia complica esa expectativa, pero algunos sueñan con repetir la performance de Carlos Arroyo en 2015, cuando no solo venció a Baragiola en las Paso, sino que también superó a Pulti y se convirtió en el más votado de las Paso.

Raverta sostiene sus expectativas en la fuerte polarización que muchos presagian en esta elección. “Futuro contra pasado”, dicen de un lado. “Modelo de hambre contra modelo de inclusión”, responden del otro. Como sea, hay dos grandes polos en esta elección que se repartirán la mayor parte de los votos y con la división de Juntos por el Cambio la diputada nacional se muestra entusiasmada en conseguir el primer objetivo para convertirse en la primera intendenta de General Pueyrredon.

 

La precandidata del Frente de Todos tuvo en esta campaña fuertes respaldos de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quienes vinieron a Mar del Plata en distintas oportunidades para apuntalar a su referente en la ciudad, un distrito clave por su peso electoral y porque será clave en la definición de la elección bonaerense.

Pulti, en tanto, avanza con su incansable campaña en pos del corte de boleta. El exintendente está llevando adelante una campaña que más intensa de lo que muchos esperaban. “La verdad que sorprende. Después de ser 8 años intendente está caminando y recorriendo como si fuera la primera vez”, destacan en su entorno. Y en cada entrevista, visita o recorrida hay una premisa: hay que cortar boleta.   

En Acción Marplatense saben que competir en este contexto nacional con una boleta vecinal es dar ventaja. Sin embargo, la recepción que tienen las propuestas en la calle y algunas de las encuestas que circulan les permiten ilusionarse con romper la grieta y que Pulti vuelva a ser una opción de poder de cara a octubre. Otros creen que ese entusiasmo no se condice con la realidad y creen que las chances de que el líder de AM vuelva a gobernar Mar del Plata son exiguas.

Más abajo aparecen el actual intendente Carlos Arroyo y Santiago Bonifatti. El caso del jefe comunal puede fijar un precedente histórico: luego de ganar con 50 puntos hace cuatro años el objetivo hoy es arrimarse al piso de 8,33% para poder meter concejales.

El candidato de Consenso Federal también tiene ese porcentaje en la mira. La posibilidad de que Roberto Lavagna se convierta en una tercera opción entre el kirchnerismo y el macrismo perdió impulso. De hecho, en el campamento de Bonifatti se lamentaron que el exministro de Economía no haya venido durante la campaña ni una vez a la ciudad, donde, entienden, hay un electorado proclive a su figura.

Alejandro Martínez, del Frente de Izquierda, como en cada elección, se esperanza con dar la sorpresa y meterse en puestos expectantes para ingresar al Concejo Deliberante. Cada año está más cerca. ¿Será esta la oportunidad de que pase de las protestas en la calle a una banca en el cuerpo legislativo? Como muchas de las incógnitas planteadas en este espacio, el 11 de agosto tendremos algunas certezas.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Las dos preguntas que todos se hacen a días de las Paso

Las especulaciones, por estas horas, abundan. Las encuestas vuelan de WhatsApp en WhatsApp sin que nadie termine de creerles; y con razón: las diferencias que tienen cada una de ellas hacen pensar que más que trabajos científicos son un prode entre amigos. Y la ansiedad crece a medida que se acerca el domingo 11 de agosto, el día en que muchas de las especulaciones quedarán desarticuladas y los marplatenses tendremos un acercamiento concreto a las preferencias de la ciudadanía.

General Pueyrredon ofrecerá 14 precandidatos a intendente en el cuarto oscuro este domingo. Muchos de ellos quedarán en el camino por no superar el 1,5% de votos que establece la ley para considerarlos candidatos y permitirles competir en las elecciones generales de octubre. Pero más allá del tamiz que se aplicará en el cuarto oscuro la atención está centrada en otras cuestiones sobre las cuales circula información cruzada.

 

¿Montenegro o Baragiola?

La primera es la interna de Juntos por el Cambio. Guillermo Montenegro y Vilma Baragiola medirán fuerzas, luego de una campaña intensa para ambos. Los dos, a su modo, eligieron cerrar este miércoles sus campañas.

Montenegro convocó a voluntarios al Teatro Corrientes. “Quería agradecerles y también pedirles que sigan convenciendo a la gente”, dijo Montenegro desde el escenario, ante los militantes que se acercaron para apoyar la consigna #DefensoresDelCambioMDP.

A pocas cuadras de allí, en el Teatro Roxy, Baragiola apeló a un estilo descontracturado para dar por finalizado este tramo de la campaña. Hubo un maestro de ceremonias y, antes de que cerrara el acto la precandidata a intendenta, hablaron el primer precandidato a concejal Carlos Katz, y el precandidato a diputado provincial, Maximiliano Abad.

En la batalla de encuestas hay algunas que lo dan ganador al diputado nacional, otras la colocan arriba a la concejal radical. En los dos campamentos prima la mesura: “Va a ser parejo”, anticipan.

Esa paridad, en el entorno de Montenegro, es vista con entusiasmo. “Si hace un año nos decían que íbamos a ser competitivos ante Baragiola, una de las dirigentes con mayor nivel de conocimiento de Mar del Plata, nadie nos creía. Y hoy estamos en ese escenario”, confió hace pocas horas un hombre de la confianza del precandidato.

Montenegro puso en marcha todo el libreto del Pro en la campaña: mucho contacto con los vecinos, recorridas constantes y una intensidad que sorprendió a varios a su alrededor.

 

Baragiola, por su parte, apostó a su principal capital: la relación con la gente. “Vilma genera algo que no genera nadie en Mar del Plata: la gente la conoce y la quiere”, dijo un colaborador radical.

La concejal, a su vez, cerró la lista con una fuerte impronta radical. “Los dos apellidos más importantes del radicalismo de los últimos 20 años son Baragiola y Katz y van 1 y 2 en la lista”, analizó uno de sus armadores de campaña, quien confía en que la tradición radical de Mar del Plata inclinará la balanza en su favor.

¿Existe aún la tradición radical en Mar del Plata o después de 12 años de gobiernos de otros partidos perdió terreno? Esa respuesta se conocerá en las primeras horas del 12 de agosto, cuando estén publicados los resultados provisorios del escrutinio.

 

¿Quién será el más votado?

Con una división de votos pareja en Cambiemos, los candidatos de la oposición (Fernanda Raverta y Gustavo Pulti, especialmente) piensan en el resultado del domingo en términos individuales y aspiran a convertirse en los precandidatos con más apoyo en General Pueyrredon.

Tanto en el Frente de Todos como en Acción Marplatense están convencidos de que están dadas las condiciones para conseguir eso. En Juntos por el Cambio saben que la división de votos entre los dos aspirantes a la Intendencia complica esa expectativa, pero algunos sueñan con repetir la performance de Carlos Arroyo en 2015, cuando no solo venció a Baragiola en las Paso, sino que también superó a Pulti y se convirtió en el más votado de las Paso.

Raverta sostiene sus expectativas en la fuerte polarización que muchos presagian en esta elección. “Futuro contra pasado”, dicen de un lado. “Modelo de hambre contra modelo de inclusión”, responden del otro. Como sea, hay dos grandes polos en esta elección que se repartirán la mayor parte de los votos y con la división de Juntos por el Cambio la diputada nacional se muestra entusiasmada en conseguir el primer objetivo para convertirse en la primera intendenta de General Pueyrredon.

 

La precandidata del Frente de Todos tuvo en esta campaña fuertes respaldos de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quienes vinieron a Mar del Plata en distintas oportunidades para apuntalar a su referente en la ciudad, un distrito clave por su peso electoral y porque será clave en la definición de la elección bonaerense.

Pulti, en tanto, avanza con su incansable campaña en pos del corte de boleta. El exintendente está llevando adelante una campaña que más intensa de lo que muchos esperaban. “La verdad que sorprende. Después de ser 8 años intendente está caminando y recorriendo como si fuera la primera vez”, destacan en su entorno. Y en cada entrevista, visita o recorrida hay una premisa: hay que cortar boleta.   

En Acción Marplatense saben que competir en este contexto nacional con una boleta vecinal es dar ventaja. Sin embargo, la recepción que tienen las propuestas en la calle y algunas de las encuestas que circulan les permiten ilusionarse con romper la grieta y que Pulti vuelva a ser una opción de poder de cara a octubre. Otros creen que ese entusiasmo no se condice con la realidad y creen que las chances de que el líder de AM vuelva a gobernar Mar del Plata son exiguas.

Más abajo aparecen el actual intendente Carlos Arroyo y Santiago Bonifatti. El caso del jefe comunal puede fijar un precedente histórico: luego de ganar con 50 puntos hace cuatro años el objetivo hoy es arrimarse al piso de 8,33% para poder meter concejales.

El candidato de Consenso Federal también tiene ese porcentaje en la mira. La posibilidad de que Roberto Lavagna se convierta en una tercera opción entre el kirchnerismo y el macrismo perdió impulso. De hecho, en el campamento de Bonifatti se lamentaron que el exministro de Economía no haya venido durante la campaña ni una vez a la ciudad, donde, entienden, hay un electorado proclive a su figura.

Alejandro Martínez, del Frente de Izquierda, como en cada elección, se esperanza con dar la sorpresa y meterse en puestos expectantes para ingresar al Concejo Deliberante. Cada año está más cerca. ¿Será esta la oportunidad de que pase de las protestas en la calle a una banca en el cuerpo legislativo? Como muchas de las incógnitas planteadas en este espacio, el 11 de agosto tendremos algunas certezas.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar