RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

10 de Septiembre de 2019 15:20

Enviarán plantas y cogollos de marihuana secuestrados para un estudio de la Universidad

Foto ilustrativa.

La mujer que los tenía los utilizaba con fines medicinales y fue sobreseída. La Justicia validó el pedido hecho por el fiscal de Estupefacientes Leandro Favaro.

La Justicia de Garantías dispuso en las últimas horas hacer lugar a un pedido del fiscal Leandro Favaro y remitió al Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Exactas las plantas y cogollos de cannabis sativa secuestradas durante un procedimiento para que sean utilizadas en un proyecto de estudio sobre las propiedades del aceite medicinal de cannabis y su componente. La mujer que tenía el material en su poder fue sobreseída en la misma resolución.

Las plantas y cogollos –por un peso aproximado a los dos kilos- fueron secuestrados el mes de marzo durante el allanamiento de una vivienda en el barrio Florencio Sánchez. Si bien el objetivo del operativo era en el marco de otra causa, los efectivos secuestraron una bolsa con hojas de cannabis sativa, cinco frascos de vidrios con cogollos, once tallos y siete plantas de la misma especia vegetal.

La mujer justificó que la posesión del material era con fines terapéuticos y presentó documentación de profesionales que certificaron que uno de sus hijos tiene trastorno mixto de desarrollo y que el tratamiento correspondiente no era cubierto por su obra social.

Tras analizar las actuaciones, el fiscal de Estupefacientes peticionó el sobreseimiento de Marina Cejas y solicitó la autorización para decomisar el material estupefaciente secuestrado y remitirlo a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Departamento de Química, para ser utilizado en el marco del proyecto "Estudio sobre las propiedades del aceite medicinal de cannabis y sus componentes".

Según el fiscal el material no debía ser devuelto porque “el material en cuestión debe ser debidamente preservado, y dada la manipulación que se ha efectuado del mismo por distintas personas – sin resguardarse en ella, las condiciones de bioseguridad que requiere - no puede asegurarse que no se encuentre contaminado, considerando las implicaciones negativas que en dicha elaboración puede tener un material con esas características”.

También basó su pedido en la falta de materia prima para manufacturar el aceite de cannabis por parte de los organismos nacionales, y por ende de materializar y hacer efectivos los objetivos de la ley 27.350,  además de constatar que los proyectos de investigación realizados por la Universidad pública “tampoco cuentan con el material estupefaciente para avanzar sobre los mismos, tornándolos vacíos de contenido y, por ende, obturándose la posibilidad de profundizar los conocimientos sobre el cannabis utilizado con fines medicinales”.

Para Favaro el sobreseimiento dispuesto en la resolución también es novedoso porque la ley lo que prevé es el mismo cuando la tenencia de ese material es para consumo. “Acá habría una mezcla de factores porque esos elementos estaban con fines medicinales –aunque no se contempla taxativamente-, y se tienen en cuenta los derechos en juego como la salud de la criatura y el ámbito donde estaba el material, porque la finalidad era para producir aceite y eso no afecta al bien jurídico”, le explicó a 0223.

En la resolución a la que tuvo acceso este medio el Juez Saúl Roberto Errandonea hizo lugar al sobreseimiento de la mujer de 42 años, no le restituyó el material secuestrado y autorizó al Ministerio Público Fiscal a remitirlo las plantas y cogollos de cannabis sativa al Departamento de Química habilitado por el ANMAT para manipular el material y utilizarlo en el proyecto de estudio.