Submarino ara san juan

27 de Enero de 2020 19:55

Rossi: “La mejor manera de homenajear a los 44 es que la Armada se fortalezca”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El ministro Agustín Rossi habló con 0223.

El ministro de Defensa habló en exclusiva con 0223 y dijo que dar respuestas a los familiares de los submarinistas fue su "primer objetivo" cuando asumió.

Agustín Rossi interrumpe una pregunta para decir que reunirse con los familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan fue su "primer objetivo" cuando le confirmaron que volvería a ocupar el Ministerio de Defensa de la Nación. Desde la desaparición de la nave, los familiares de los submarinistas se quejaron del destrato recibido por parte de la gestión anterior. Rossi, desde el principio, intentó revertir esa situación y puso a disposición a la jefa de gabinete de la cartera para dar respuestas ante cualquier inquietud. 

En una entrevista exclusiva con 0223, admite que cuando desapareció el submarino evitó hablar con los medios y manifesta que lo que ocurrió le provocó "muchísima tristeza". Plantea su deseo de que las Fuerzas Armadas sumen un nuevo submarino, de la idea de llevar a los familiares a la zona en donde desapareció el ARA San Juan, de crear un portal donde se recopilen todas las noticias y homenajes a los submarinistas y de la idea de hacer un memorial en Mar del Plata para homeanjear a los 44. Sin embargo, remarca que "la mejor manera de homenajear a los 44 es que la Armada Argentina fortalezca su autoestima y sueñe con ir para adelante".

En la entrevista, realizada minutos después de que el ministro recibiera a la Fragata Libertad en la Base Naval Mar del Plata, Rossi también habla de la necesidad de reequipar las Fuerzas Armadas. "Hoy toda la sociedad política argentina coincide en que las Fuerzas Armadas argentinas necesitan un proceso de reequipamiento", reconoce. 

 

 

También sostiene que en algún momento se instaló la idea de que el gobierno kirchnerista tenía una postura contra las Fuerzas Armadas. "Entiendo que la mirada sobre nosotros tenía que ver mucho con una mirada que sostuvimos y seguimos sosteniendo, que es sobre la vigencia de los derechos humanos; Memoria, Verdad y Justicia, procesos judiciales a quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad", explica Rossi. Sin embargo, recuerda que cuando asumió en 2013 el mandato de la cartera la entonces presidenta Cristina Kirchner ya tenía el mandato de tener otra mirada. "Nosotros hicimos mucho en esos dos años y medio para desmontar esa idea. Eso obviamente nos facilita mucho el trabajo en esta etapa", dice.

-Estuvo hace pocos días en Mar del Plata y tuvo la posibilidad de charlar con familiares del ARA San Juan. Lo llevo atrás en el tiempo. ¿Qué sintió cuando desapareció?

-Mucha tristeza. Mucha tristeza. De hecho, ustedes recuerdan, casi no hice declaraciones sobre el tema. Me llamaban de distintos lugares y no hice declaraciones sobre el tema fundamentalmente porque lo que me ponía en el lugar de la familia de los 44 me ponía en el lugar de la Armada Argentina. Para los 44 y sus familias fue una tragedia, pero también para la Armada Argentina como institución es una tragedia. Que se hunda un submarino, con 44 marinos es un hecho que impacta en cualquier fuerza armada de cualquier lugar del mundo. Por eso cuando estuve aquí en la reunión que tuve con los oficiales, suboficiales de la Base y sobre todo con los submarinistas, lo que les dije es que la mejor manera de homenajear a los 44 es que la Armada Argentina fortalezca su autoestima y sueñe con ir para adelante.

Pero me dio muchísima tristeza, muchísima tristeza.

 

-Se habló en las últimas horas de la posibilidad de comprar un submarino justamente para fortalecer la flota. ¿Hay avances?

-Lo del submarino es absolutamente necesario. Hoy, el cuerpo de submarinos, como funciona la instrucción, se hace en el ARA Salta que es un gran simulador y las pruebas de inmersión y superficie se terminan haciendo en un convenio con la Armada peruana, donde nuestros submarinistas van a terminar de hacer su capacitación.

Si no queremos perder esa capacidad del submarino necesitamos tener un submarino. Es así. Hay alternativas, está todavía el ARA Santa Cruz en Tandanor. Hay alternativas también de tener submarinos más chicos, más similares al Santa que al San Juan. Estamos analizando todas las posibilidades que se puedan analizar.

-¿Qué respuesta pudo darles a los familiares del ARA San Juan cuando se reunió?

-¿Qué hice con los  familiares después de la primera reunión que tuve? Puse una funcionaria del Ministerio de Defensa que es la coordinadora de Gabinete, que es la licenciada Ana Clara Alberdi, para que sea el contacto directo que tengan ante cualquier problema, cualquier dificultad que puedan llegar a tener. Ana se comunicó casi con la totalidad de las familias, les dejó su teléfono y se puso a disposición para cada una de las circunstancias.

-También mencionó la idea de un memorial. ¿Cómo sería?

-Está la idea del memorial. En principio mi mirada es que el memorial tiene que estar en Mar del Plata, que tiene que estar en un lugar de acceso público. Si los familiares deciden que sea dentro de la base será dentro de la base. Pero mi mirada es que tiene que ser un lugar de acceso público, como son los memoriales en todos los lugares del mundo y como son los memoriales de Malvinas que tenemos en distintos lugares.

Mi idea es coordinar el lugar con las autoridades municipales y hacer un concurso arquitectónico, de diseño para quienes quieran hacer una propuesta. Después decidir y financiarlo desde el ministerio de Defensa.

 

-¿Le pidieron otra cosa?

-Estamos analizando también el pedido de algunos familiares de llevarlos a hacer un homenaje en el océano donde está ubicado el ARA San Juan. Para eso se necesita hacerlo desde el Irizar, estamos viendo las distintas alternativas, si es que vamos todos a Buenos Aires y para ir hasta el lugar son cuatro días de navegación de ida y cuatro de vuelta. La distancia más corta es de Comodoro, obviamente, pero el Irizar no llega a Comodoro. Estamos viendo las distintas alternativas pero eso también lo queremos hacer.

Y también estamos pergeñando la idea de un portal, una página específica del Ministerio de Defensa, en donde todas las noticias que tengan que ver con el ARA San Juan aparezcan. Por ejemplo, en la localidad de Casilda a una escuela se le puso el nombre de ARA San Juan. Y todo eso tiene que tener un lugar donde expresar.

-¿Qué pasa con los certificados de fallecimiento?

-Cuando tengamos el primer certificado de fallecimiento, que es el que entrega el Renaper, estamos en condiciones de proceder al ascenso post mortem. Eso lo vamos a hacer. Ya lo había hablado con el presidente. Hay que ver cuál es la modalidad. Algunos de los familiares me pidieron que se haga en un acto en algún lugar.

Y como  me había comprometido voy a tener dos reuniones. Una el lunes 10 aquí en la Base Naval Mar del Plata a las 4 de la tarde, con los familiares que viven en Mar del Plata, y otra el martes 11 a las 11 de la mañana en el edificio Libertador con los familiares de otros lugares del país.

-Los familiares se sintieron destratados por la anterior gestión. Usted mencionó varias cuestiones, algunas de ellas que no implican gastos económicos significativos. ¿Por qué cree que no se avanzó antes?

-Fue mi primer objetivo. La sensación que tengo, que es lo que me transmiten los propios familiares, pero trato de ser muy prudente, es que se sintieron... he encontrado palabras de más reconocimiento a las autoridades de la Armada Argentina que hacia las autoridades anteriores del Ministerio de Defensa.

 

"La sociedad política argentina coincide en que las Fuerzas Armadas necesitan reequiparse"

-Fue ministro durante la gestión de Cristina Kirchner. Volvió después de cuatro años. ¿Con qué se encontró?

-Las políticas de defensa estaban tomadas desde una óptica fiscal. Se tomaron una serie de decisiones que tenían que ver con la defensa, sostenidas con una lógica de ajuste fiscal. Creo que eso es un error. La política de defensa tiene que definirse de acuerdo a los intereses o la demanda de la defensa. Y no tomando decisiones para agradarle al ministro de Economía o al presidente de turno. Sobre todo por lo que significa el cierre de unidades, dejar de lado determinadas iniciativas, determinados proyectos.

-¿Como por ejemplo?

-Nosotros habíamos hecho un acuerdo con una empresa israelí para llevar adelante una modificación del tanque argentino mediano, pasar del sistema analógico al sistema digital. Habíamos puesto 17 millones de dólares. Faltaba poner 7 millones de dólares para que arranque el proyecto y no los pusieron nunca. Esa es la peor inversión: invertimos 17 y es lo mismo que cero.

Eso pasó con otras iniciativas que discontinuaron. Remotorización de los Pucará. No les gustó, lo desactivaron y ahora en los últimos seis meses les pareció que podía funcionar y había que remontarlo nuevamente. En términos generales lo que vi fundamentalmente es eso: una mirada de falta de política de defensa por sobre el ajuste.

-¿Y cambió en algo su perspectiva?

-En algunos organismos tengo miradas distintas a la que nosotros teníamos. En el Instituto de Ayuda Financiera, que es el lugar donde se le pagan los retiros a jubilados y pensionados, debe haber una política donde se intente capitalzarlo. Y para capitalizarlo hay que invertir bien. Si usted da a diestra y siniestra créditos a baja tasa, por debajo de la inflación, lo que termina haciendo es descapitalizar el IAF y generando inconvenientes para el pago de retiros a futuro.

En la obra social nos encontramos una política que privilegió más los efectores privados que los efectores de sanidad militar. Sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires. El 50% de los afiliados del Iosfa se atendían en efectores privados y el 50% se atendía en hospitales militares. Y tenemos tres hospitales militares de calidad: el hospital militar central, el hospital naval y el hospital aeronáutico. Lo que terminó pasando es que el Iosfa, que tenía siempre una cantidad de dinero en plazo fijo para sostenerse, no lo tiene más.

 

-Durante mucho tiempo en el imaginario colectivo se instaló que el kirchnerismo tenía una política anti fuerzas armadas y que el macrismo llegaba a recomponer esa relación entre el Estado y las fuerzas. ¿Lo sintió así?

-Entiendo la idea esquemáticamente. Sí podemos decir que el gobierno de Mauricio Macri no recompuso nada, sino que empeoró las situaciones. Entiendo que la mirada sobre nosotros tenía que ver mucho con una mirada que sostuvimos y seguimos sosteniendo, que es sobre la vigencia de los derechos humanos; Memoria, Verdad y Justicia, procesos judiciales a quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad.

Ahora, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el año 2013 me convoca para ser ministro de Defensa, me convoca para otra cosa, para que transmita otra mirada hacia el interior de las Fuerzas Armadas. La presidenta sabía que existía este preconcepto.

-¿Y qué pudo hacer?

-Creo que nosotros hicimos mucho en esos dos años y medio para desmontar esa idea. Eso obviamente nos facilita mucho el trabajo en esta etapa. Claramente las fuerzas armadas hoy ven que este gobierno busca darles un lugar desde donde puedan ellos aportar la construcción del proyecto de Nación. Pero para que ellos puedan aportar se necesita hacer otras acciones. Entre otras, reequiparlas.

Hoy toda la sociedad política argentina coincide en que las fuerzas armadas argentinas necesitan un proceso de reequipamiento. Después se verán cuáles son las condiciones económicas del país, pero esa mirada y esa necesidad existe. Y eso es un adelanto, hay un reconocimiento implícito de todos y yo soy el primero. Por eso presenté el proyecto del Fondef en la Cámara de Diputados, que ya tiene media sanción para caminar en ese sentido.

Para que las Fuerzas Armadas puedan cumplir con las misiones específicas que le encomienda la Constitución Nacional, más aquellas misiones que pueda encomendarle el presidente de la Nación en su carácter de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, necesitamos invertir en mejorar los niveles de equipamiento.

-¿Cuán atrasadas están?

-Es difícil saber cuán porque siempre son términos relativos. Pero está claro que necesitamos mejorarlas. Después habrá que ver qué se prioriza. En eso también hay que ver una cantidad de matrices y qué surge de la intersección de esas matrices. Si habla con un antártico le va a decir que lo que necesita es un buque polar, si se puede, y si no un buque que aumente la capacidad de almacenamiento porque es lo que falta. Necesitamos eso, necesitamos potenciar el desarrollo de nuestra industria para la defensa, necesitamos un avión de transporte más chico que el Hércules porque cada vez que sale nos cuesta un montón de plata y a veces sale con la mitad de su capacidad ocupada. Necesitamos avanzar sobre la tarea de repotenciar los blindados en la Argentina. Tenemos blindados oruga que están quedando en desuso. Tenemos que ir hacia blindados a ruedas.

 

-¿Cuánto de eso se puede soñar con darle respuestas desde una industria de defensa nacional?

-Ese es un sueño perfectamente posible. Desde los pilares de la industria de defensa, estamos. Depende ahora de decisiones políticas para que esos pilares crezcan. Tenemos fabricaciones militares. La fábrica militar de Fray Luis Beltrán fabrica municiones de 9 milímetros y puede fabricar otras. Solamente hoy abastece al 30% del mercado. Si nosotros queremos abastecer más, significa mayores niveles de producción, mayor equipamiento, mayor generación de cadena de proveedores, de puestos de trabajo.

Para la fábrica militar de Fray Luis Beltrán funciona con la pólvora que se hace en Villa María. La de Jachal le da materiales explosivos para la industria minera. La de Río Tercero tiene una parte química y otra parte metalúrgica que está haciendo vagones y estamos detrás de un contrato con el Belgrano Cargas que le puede permitir un crecimiento enorme en la empresa. Tenemos que seguir potenciando el desarrollo de la fábrica argentina de aviones con El Pampa. Pero también podemos hacer tareas de mantenimiento y poder avanzar con otro avión. Tenemos que artillar Los Pampas. Estamos haciendo unas lanchas de entrenamiento para la escuela naval, las Lica, que las está haciendo Río Santiago.

-¿Para cuándo estarían esas lanchas?

-Firmé el convenio yo, la orden de compra en 2015 la di yo. Por cuatro, todavía están dos por terminar y hace seis meses que están paradas. Hay una enorme capacidad de poder desarrollarnos.

Cuando presenté el proyecto del Fondef, puse que era un fondo de la defensa, en uno de los artículos puse que había que privilegiar aquellas inversiones que permitiesen desarrollar la industria de defensa nacional. A ese camino tenemos que ir. Siempre hay desafíos, porque El Pampa lo hacemos nosotros, pero la mayor cantidad de componentes son importados. Hay que ver de encontrar en la Argentina que haya algunas empresas privadas que nos hagan componentes del Pampa de industria nacional.

Pero la respuesta es que si nosotros logramos un proceso de reequipamiento de las fuerzas armadas la industria de la defensa va a tener un punto de crecimiento enorme.

Compartir
Compartí esta nota