Lucía pérez

8 de Octubre de 2020 08:08

Lucía Pérez: a cuatro años de su muerte, qué pasará con el nuevo juicio

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Tras el fallo de Casación que anuló la primera sentencia absolutoria en el caso, la Justicia debe decidir si rechaza los recursos de queja que se presentaron para intentar frenar el próximo debate.  

Se cumplen cuatro años de la muerte de Lucía Pérez en Playa Serena. Pero las sensaciones que envuelven al trágico aniversario parecen retrotraerse a las mismas expectativas de hace dos años, cuando la familia de la joven de 16 años aún esperaba por el juicio que el 26 de noviembre de 2018 absolvió a Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel del abuso sexual seguido de muerte que se les imputaba.

Es que con el último dictamen de Casación del 12 de agosto, el principal foco de atención de la causa hoy está puesto, precisamente, en la posibilidad de un segundo juicio. Todavía no hay fecha cierta ni tribunal sorteado -y todo indica que habrá que esperar varios meses de definiciones para ello- pero los representantes legales de los familiares de la adolescente miran al 2021 como el horizonte más cercano para el debate oral.

Antes, sin embargo, la Justicia deberá descartar las apelaciones interpuestas por la defensa de los acusados para fijar día, hora y lugar de juicio. Será, en primer lugar, la Suprema Corte de Justicia la que definirá si corresponde hacer lugar o no a estos planteos. Por lo pronto, María Laura Solari, defensora oficial de Farías y Offidani, reconoce que no espera que el máximo tribunal bonaerense dé tratamiento a sus presentaciones.

"No hay mucha expectativa porque como Casación no dictó una sentencia de condena y mandó a hacer un nuevo juicio lo que seguramente dirá la Suprema Corte es que no puede hacer lugar a ese recurso porque no es una sentencia definitiva. Entonces, probablemente habrá que ir en queja y se verá si por distintas cuestiones jurídicas se puede evitar un doble juicio", explicó la letrada ante la consulta de 0223.

En ese caso, la instancia que queda para avanzar con un recurso de queja sería directamente la Corte Suprema de la Nación, donde la defensa podría dejar sentada una reserva que deje de manifiesta la protesta de recurrir si existe una nueva sentencia condenatoria en perjuicio de Farías y Offidani en un eventual segundo juicio, según lo que explicó Solari.

El reciente fallo de la Sala IV de la Cámara de Casación tildó como "inexplicable" que el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 de Mar del Plata haya indagado en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de Lucía Pérez; en su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí considerar si la adolescente "había consentido el acceso carnal”.

“No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios", apuntaron los jueces Mario Eduardo Kohan, Carlos Ángel Natiello y Fernando Luis María Mancini, quienes advirtieron "concepciones sexistas inocultables" en el veredicto anulado de noviembre de 2018 y reclamaron la necesidad de "valorar la prueba con perspectiva de género".

En La Plata también entendieron que los jueces Aldo Carnevale, Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso "estigmatizaron" a la hija de Marta Montero y Guillermo Pérez. "Lucía sufrió una nueva victimización secundaria que atentó contra su intimidad y su dignidad, y la de su entorno", consignaron, y agregaron:  “A las eventuales víctimas de abuso sexual no se las debe catalogar como vulnerables o no vulnerables -como lo han entendido erróneamente los sentenciantes- porque eso sería como tildarlas de abusables o no abusables.

¿Y cuál es el argumento para frenar el próximo juicio? Para Solari, "constitucionalmente" estaría vedada la posibilidad de otro debate porque se caería en una "doble persecución penal" contra los acusados. "El juicio estaba grabado. Casación, de haber querido expedirse en sentido contrario, podría haber dictado una sentencia directamente si consideraba que no correspondía la absolución", apuntó.

"El fallo de Casación hace valoraciones que tienen que ver con la estigmatización y con cuestiones patriarcales pero eso no tiene nada que ver con la prueba. Y definitivamente no había prueba para condenar a estos imputados. No es que ellos fueron absueltos por duda: había certeza negativa. Acá no hubo ningún tipo de femicidio y hay prueba de que no lo hubo", consideró la abogada.

El jury

Para la familia de Lucía, el reclamo de Justicia no solo comprende la condena de Farías y Offidani sino la destitución de los tres magistrados marplatenses que solamente encontraron culpables a los imputados por la “tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad”, lo cual les mereció una pena a 8 años de prisión.

El 22 de mayo de 2019, la diputada Victoria Donda -hoy al frente del Inadi - junto a su pares Lucila De Ponti, Araceli Ferreyra, Gabriela Cerruti, Romina Del Plá y Facundo Moyano impulsaron el juicio político contra Gómez Urso, Viñas y Carnevale. Y hasta la fecha, pese a los insistentes pedidos y reclamos, no se han acusado mayores avances en el tratamiento de los expedientes.

La última novedad se dio este lunes en una audiencia que se realizó para llevar adelante el sorteo de los legisladores que fueron elegidos como suplentes para integrar el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios y reemplazar a aquellos que abandonan el mandato por circunstancias de cese o licenciatura.

También debe tenerse en cuenta que, en caso de lograr avances concretos, el jury solamente se centrará en Gómez Urso y Viñas ya que Carnevale se jubiló en 2019, durante el último tramo de la gestión de la exgobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, y entonces quedó librado de la instancia de enjuiciamiento.

A partir del último fallo, la abogada Solari también consideró que habrá una repercusión directa y "negativa" para este juicio político. "La postura intermedia que tomó el tribunal genera un perjuicio inmenso para los jueces ¿Qué juez se animaría ahora a dictar una nueva sentencia absolutoria sabiendo que nuevamente tienen la amenaza de que los denuncien y se les abra un jury?", se preguntó.

Muerte, angustia y "desesperanza"

Si se realiza el próximo juicio, solo podrá contar con dos de los tres hombres en el banquillo de los acusados: Alejandro Maciel, el tercer implicado, ni siquiera llegó a enterarse de la sentencia del tribunal platense porque falleció semanas antes, a los 62 años, producto de un cáncer de pulmón fulminante contra el que luchaba hace tiempo. A él se lo acusaba de “encubrir” las circunstancias que derivaron en el femicidio de Lucía Pérez.

Solari, además, aseguró que en los últimos contactos que mantuvo con Farías y Offidani advirtió que están "desesperanzados" por su futuro como consecuencia del revés de Casación. "Ellos escucharon y vieron todo lo que sucedía en Casación. Por supuesto que no entienden muchas cuestiones técnicas pero guardaban alguna esperanza antes de que sucediera este fallo tan grave desde el punto de vista institucional", afirmó su letrada.

"Hay que entender que con la situación actual, la carga de la prueba se invirtió: ahora es Farías el que tiene que demostrar Lucía no prestó su consentimiento para la relación. La verdad que es una prueba diabólica la que está pretendiendo el tribunal de Casación. Hoy la familia está muy angustiada por lo que se está viviendo", concluyó la defensora.

Compartir
Compartí esta nota