Anuario 2020

31 de Diciembre de 2020 15:57

Brian Rosso: "Tokio para mí ya está más que descartado"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El sueño de Tokio de Brian Rosso se terminó de disolver por las decisiones dirigenciales de la AARA.

El remero marplatense, mejor singlista del país, sufrió todo el año las decisiones dirigenciales: lo dejaban afuera de los Juegos Olímpicos que se postergaron, terminó la sanción, lo excluyeron de la Selección, le sacaron la beca, la justicia lo revocó, pero no lo convocaron más.

El fin de 2020, sigue a tono con lo que ha sido un año muy difícil en todo sentido para Brian Rosso. Pero sobre todo, en lo que más lo apasiona, en lo que es su forma de vida, el remo, los sinsabores estuvieron a la orden del día y, lamentablemente, se habló más de cuestiones extradeportivas, de dirigentes que quieren ser más importantes que los verdaderos protagonistas y un encono que lo llevó a olvidarse por completo de su sueño olímpico en Tokio 2021.

La Pandemia todavía no había llegado a Argentina y la Asociación Argentina de Remeros Aficionados, comenzaba con el operativo desgaste para "sacarse a Rosso de encima". Lo que en ese momento parecía ser así, con pocos argumentos, con el correr del tiempo se confirmó. "Es una cuestión personal hacia Brian y el club" (Atlantis), le decía a 0223 el entrenador Román Palet en ese momento. Tras algunos desencuentros en la pretemporada en Tucumán, la AARA sacó una rápida resolución con una sanción por 6 meses (10 de marzo a 10 de septiembre), en la que la sanción, en realidad, fue decirle "no podés ir a los Juegos Olímpicos de Tokio". El marplatense entrenaba para el preolímpico y esa suspensión terminaba con su sueño.

Sin embargo, el coronavirus se extendió en el mundo, arrasó con toda la actividad del año y la postergación de los JJOO para el 2021, encendían nuevamente la llama de la ilusión del mejor singlista argentino que, en silencio, siguió entrenando, como se podía, durante todo el periodo de cuarentena. En ese contexto, la única buena noticia fue que el Enard brindaba una ayuda extraordinaria y los deportistas iban a recibir una beca de 10 mil pesos en la que Rosso estaba incluido y que él anunció que donaría a la Municipalidad de General Alvarado para la lucha contra el Covid 19. 

La guerra dejó de ser deportiva (si alguna vez lo fue) y se convirtió en personal. Apenas cuatro horas después que su anuncio, la Asociación le envió un mail avisándole que se le daba de baja esa beca y le aplicaba un nuevo golpe. La tristeza y la desilusión del remero iba en aumento y hasta amenazó con renunciar a la Selección Argentina. Seguramente, eso era lo que esperaba la AARA, pero no les dio el gusto. 

La actividad quedó parada y sólo restaba esperar a lo que sucediera el 10 de septiembre, fecha en la que Brian Rosso cumplía la sanción y volvía a estar en consideración del equipo nacional. Un día antes, como para no dejar dudas, volvió a llegar un mail de la Asociación Argentina de Remeros Aficionados en la que le informaban que "por decisión  del cuerpo técnico, no se lo consideraba para integrar la Selección Argentina". El mazazo volvió a ser duro y estalló en su cuenta de twitter: "cuando el deporte deja de ser deporte...totalmente desilusionado".

Mientras tanto, Rosso había puesto todo en manos de la justicia y a principios de noviembre llegó la resolución: quedaba sin efecto la sanción aplicada en el mes de marzo, que debería recibir un resarcimiento por todo el tiempo que estuvo afuera y, además, la Secretaria de Deportes de la Nación, la marplatense Inés Arrondo, anunció que su beca sería restituida. También dictaminó que tenía que ser considerado por el cuerpo técnico para volver a la Selección de cara a Tokio 2021.

Sin embargo, eso nunca pasó. El propio Rosso, en el cierre de un año muy duro, le explicó a 0223 que "supuestamente la justicia decidió que me tenían q convocar nuevamente. Pero hasta el día de hoy jamás me llamaron y por lo que sé de oído, ya eligieron a otra persona para que ocupe mi puesto en el Preolimpico. Por lo que Tokio para mí ya esta más que descartado. Lamentablemente hay cosas q me superaron", señaló resignado.

De esta forma, el gran sueño u objetivo de 2021 queda en la nada. "La verdad es que no puedo proyectar nada con esta situación, porque realmente sé todo lo que hay que dar para obtener un buen resultado y parece q desde el principio la idera era dejarme afuera de todo", cerró.
 

Compartir
Compartí esta nota