Anuario 2020

31 de Diciembre de 2020 18:47

El primer año del gobierno de Montenegro: qué promesas cumplió y cuáles quedaron pendientes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El jefe comunal en las puertas del COM, uno de los escenarios centrales de su gestión. Foto: 0223.

A pesar de la pandemia del coronavirus, el intendente pudo avanzar con distintas medidas que había anticipado en su campaña electoral.

Todo comienzo es difícil, y más aún si es en el contexto de una pandemia inédita para el mundo. El primer año de gestión de Guillermo Montenegro estuvo fuertemente atravesado por la huella trágica del coronavirus pero, a pesar de todo, la agenda política pudo cumplir con algunas de las 12 promesas que se habían lanzado en el apogeo de la campaña electoral.

El traslado de las oficinas al Centro de Operaciones y Monitoreo (COM), la reducción del costo de la planta política y la devolución de la bonificación a los docentes municipales que había sido quitada por el exintendente Carlos Arroyo fueron las primeras medidas que saldó el jefe comunal ni bien comenzó su mandato.

El COM se convirtió en una postal central de la nueva gestión municipal desde el inicio. Una diferencia en la modalidad de trabajo que marcó Montenegro con su antecesor fueron las reuniones de gabinete que se desarrollaban a mitad de semana con presencia de los funcionarios de las principales áreas. 

Cada uno de esos encuentros se llevaron adelante en las instalaciones de Juan B. Justo al 3600. En esos cónclaves surgieron debates e iniciativas que fueron claves para la gestión como fue la sanción de la ordenanza que terminó por prohibir la comercialización de pirotecnia sonora en General Pueyrredon, atendiendo un reclamo histórico de distintos vecinos y organizaciones.

Y después de otra reunión de gabinete que se desarrolló el 26 de diciembre, se conoció la decisión del Ejecutivo de donar un 20 por ciento del sueldo que le corresponde al intendente y un 15 por ciento de los haberes que perciben los integrantes de su gabinete. De ese modo, dio una primer gesto para reducir el costo de la planta política que poco después imitó el Concejo Deliberante, con un congelamiento de los salarios por 180 días. 

Otra cuestión que ratificó en el primer discurso de asunción que brindó en el recinto del Concejo Deliberante pero que Montenegro terminó de oficializar el 20 de enero, junto a su secretario de Educación, Sebastián Puglisi, fue el reintegro del denominado "código 59" donde se contempla la bonificación para los trabajadores que se desempeñan en el sistema educativo que tiene a su cargo la Municipalidad y que había sido quitada por Arroyo a través de un polémico decreto que culminó en un pleito judicial.

El anuncio también posibilitó un gran acercamiento con el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) que dirigente Antonio Gilardi, quien prácticamente no realizó protestas ni reclamos en el contexto de la pandemia. El escenario de mayor tensión con el gremio recién se vivió con la paritaria de la última semana de noviembre, donde hubo retención de tareas y amenazas de paro que finalmente se tradujeron en un incremento salarial del 20%.

A partir de marzo, irrumpió la pandemia del coronavirus y modificó todos el curso de la gestión pero igual hubo avance con algunas promesas. A principios de junio, por ejemplo, elevó al Concejo Deliberante “Compre Marplatense”, un proyecto con el que pretende favorecer a las empresas de la ciudad en las licitaciones y contrataciones que lleva adelante el Municipio.

En el mismo mes, la Secretaría de Salud que lidera Viviana Bernabei puso en marcha las obras en el Centro de Atención Primaria de la Salud (Caps) de Batán. La inversión superó los 68 millones de pesos y consistió la ampliación de 600 metros cuadrados, con el foco puesto sobre el sector de Enfermería de Lactancia, Pediatría, la refuncionalización del Salón de Usos Múltiples (SUM), el acondicionamiento de sanitarios, office y baños de personal y la extensión de enfermería con un shock room, un SUM, administración y dormitorio de guardia.

En el inicio de noviembre, el intendente también presentó en el Concejo Deliberante otra iniciativa clave dentro de su cronograma de gestión: "Mar del Plata Ciudad del Conocimiento", el proyecto con el que se busca incentivar el desarrollo de la industria del conocimiento y las nuevas tecnologías en el ámbito local para que cobre un mayor protagonismo dentro del escenario productivo y se puedan crear 15 mil fuentes de trabajo durante los próximos 10 años.

Tarea pendiente

Uno de los reclamos que sigue sin saldarse es la culminación de los polideportivos municipales de los barrios Camet y Centenario, cuya ejecución no se pudo completar durante el último tramo de la gestión de Gustavo Pulti mientras que en la administración de Carlos Arroyo no hubo avances al respecto y se convirtieron en una triste postal de abandono.

A pesar de que este año no se iniciaron trabajos, ambos escenarios deportivos estuvieron en la agenda de Montenegro: en la reunión que mantuvo a mediados de noviembre con el Ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens, solicitó fondos para finalizarlos. Y en el Presupuesto 2021, destinó 118,573,341.00 de pesos para hacerse cargo de la etapa final de estas construcciones.

El plan integral de asfalto y bacheo es otro eje que deberá profundizarse en los próximos años de gobierno. En este 2020, por lo pronto, el Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado Público (Emvial) ejecutó 23.400 metros cuadrados de fresado y recapado, 8600 metros cuadrados de microbacheo y 7400 metros cuadrados de bacheo en pavimentos de hormigón.

También se hizo el mantenimiento de 5500 calles de granza y se realizaron tareas para conservar 550 kilómetros de caminos rurales, los 26 mil metros lineales de tomado de juntas y los 6 mil metros cuadrados de pavimentación con carpeta asfáltica.

La posibilidad de construir un Hospital Municipal quedó relegada en este año de pandemia aunque desde antes de la llegada del coronavirus ya tenía poca fuerza el proyecto que se había anunciado en la campaña. Los esfuerzos del Municipio se centraron más en tratar de robustecer la atención primaria en la salitas de salud que hay en la ciudad aunque en los últimos meses se profundizaron los reclamos y quejas en numerosos barrios.

El aggiornamiento de las cámaras del Centro de Monitoreo se suma como otra de las gestiones pendientes. La seguridad, que se presumía como uno de los puntos fuertes de Montenegro, terminó siendo una problemática que se agudizó a lo largo del 2020. Por eso, en noviembre arribó Horacio García en reemplazo del exsecretario Darío Oroquieta. Entre otras medidas y políticas, el nuevo funcionario prometió inversiones en 2021 para las instalaciones de Juan B. Justo al 3600.

En materia de tránsito, el intendente había dado un comienzo auspicioso en enero con la puesta en marcha de una Comisión Asesora de Seguridad Vial, el primer espacio de estas características que tiene lugar en el ámbito del Concejo Deliberante, pero después no se acusó una mayor planificación para reducir los índices de siniestralidad. De hecho, hubo sectores que recientemente cuestionaron la falta de una "verdadera política seria" sobre seguridad vial.

La creación de la Oficina Municipal de Anticorrupción no se formalizó este año pero ya hubo avances dentro del cuerpo deliberativo para tratar de materializar el nuevo espacio. La iniciativa, en este caso, se impulsó a fines de noviembre desde la bancada de la Coalición Cívica-ARI, fuerza que forma parte de la coalición oficialista de Juntos por el Cambio 

https://www.0223.com.ar/nota/2020-11-23-10-40-0-proponen-reducir-la-defensoria-del-pueblo-y-crear-una-oficina-anticorrupcion

La propuesta, sin embargo, generó polémica durante el cierre del 2020 porque implica una importante reducción presupuestaria para la Defensoría del Pueblo, un organismo creado en 1994 con el objeto de controlar los servicios que debe prestar el Ejecutivo para favorecer el ejercicio de los derechos de marplatenses y batanenses.

La escuela para gendarmes en Chapadmalal fue una de las principales promesas de campaña de Montenegro que finalmente no pudo prosperar ante la negativa del Ministerio de Seguridad de la Nación. Otro anuncio que tampoco vio ningún avance fue la posibilidad de concretar la anhelada Circunvalación.

Con la construcción de este camino, que conectaría las rutas 2, 226 y 88, se podría descomprimir el transporte de carga de la avenida Champagnat, logrando mejorar la transitabilidad de la ciudad, repotenciar el ejido urbano de zona oeste y obtener una mayor conectividad en un trazado imaginario que separa la ciudad por la reconocida arteria con rotondas.