Anuario 2020

1 de Enero de 2021 17:32

Mar del Plata registró la menor cantidad de homicidios en los últimos ocho años

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Imagen ilustrativa.

Tras crecer durante dos años consecutivos, 2020 cerró con 33 homicidios dolosos. La mayoría se encuadraron en lo que se denomina “ajuste de cuentas”.

La menor circulación de personas y actividad comercial durante la primera etapa del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que disminuyó de manera notable la cantidad de denuncias en el Departamento Judicial de Mar del Plata se dio también en las investigaciones por homicidios dolosos que acumuló el 2020 la menor cantidad en ocho años: los 33 homicidios dolosos registrados significan una reducción del 30 por ciento comparado con 2019.

Desde el tope de 89 homicidios registrados en 2013 se registraron bajas consecutivas con 77 (2014), 75 (2015), 40 (2016) y 38 (2017). Tras dos subas consecutivas en 2018 y 2019, con 44 y 49 homicidios respectivamente, los datos recopilados por 0223 los últimos doce meses vuelven a marcar un descenso en el número final.

Febrero registró apenas un homicidio, el de Marcelo de Angeli, que incluso podría archivarse como accidente ya que no hay elementos que permitan confirmar que el hombre de 62 años fue hallado sin vida en su casa del barrio Colinas Verde haya sido atacado previamente.

Marzo, con cinco, fue el mes con mayor cantidad de homicidios y en el que se registraron los dos femicidios del año: el de Jordana Rivero y el de Claudia Repetto, ambos esclarecidos y con sus autores detenidos. A la esperar de la elevación de las causas a juicio, es difícil por el momento suponer que los debates se realicen en 2021.

Cuatro de los 33 homicidios tuvieron víctimas mujeres y a los dos femicidios se suman dos hechos con características bien diferentes. El 2 de agosto Milagros Tornari, de 15 años, fue asesinada tras recibir un balazo durante un enfrentamiento en el barrio Pampa. Si bien en un primer momento se detuvo a un joven como presunto autor del hecho, el avance de la pesquisa a cargo de la fiscal Andrea Gómez no halló elementos que permitieran confirmar su responsabilidad y quedó en libertad.

El último hecho que tuvo una víctima mujer fue el crimen en ocasión de robo de Mabel Brazuna en su casa del barrio Jorge Newbery. Horas después del crimen detuvieron a su hija Marcela Marcos y a Facundo Calleri, pareja de ésta y un mes después la Justicia dictó la prisión preventiva de ambos.

El análisis de los motivos que desembocaron en los crímenes vuelve a poner cuestiones personales, problemas de vieja data o la figura de “ajuste de cuentas” como el motivo principal. Hace al menos cinco años que los titulares de las Unidades Fiscales de Instrucción adelantaron esa tendencia y advirtieron que los números de homicidios no son mayores por “una cuestión de puntería”.

Mientras que en 16 homicidios se usó un arma de fuego, en 12 la causa fueron los ataques a golpes de puño o con algún elemento contundente, tres con arma blanca, dos incendiados y uno asfixiado.

Más allá del distinto estado de situación de cada uno de los imputados –en varios casos cumpliendo ya con la prisión preventiva a la espera de la elevación de la causa a juicio- en nueve de los homicidios registrados no existieron los avances suficientes para identificar con certeza a los autores de los hechos, aunque ninguna de esas investigaciones penales preparatorias hoy están cerca de archivarse.

Por el sistema de turno que tiene el Ministerio Público Fiscal y que hace que la guardia vaya de lunes a domingos, la distribución de las investigaciones se relaciona con el momento en el que se cometió el crimen. Así contabilizadas, son 10 las que están a cargo del fiscal Fernando Castro, nueve recayeron en la UFI de Leandro Arévalo y siete en la que encabeza Juan Pablo Lódola.

Las fiscalías con menor cantidad de homicidios este 2020 son las de Andrea Gómez y Alejandro Pelegrinelli, con tres IPP cada una. Al total se llega con la investigación del crimen de Ernesto Ortíz, cometido a comienzos de marzo, porque tiene un adolescente imputado y quedó a cargo del fiscal Walter Martínez Soto del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

La otra causa en la que hay menores imputados es la que investiga el crimen de Gabriel Aramayo tras una golpiza en un intento de robarle la motocicleta. Si bien hay intervino el fiscal Marcelo Yanez Urrutia, éste solicitó que la misma se desdoble porque también hay mayores imputados y parte de la IPP está a cargo de la Unidad Fiscal de Instrucción 7.

Compartir
Compartí esta nota