RADIO
EN VIVO
imagen

Historias de acá

16 de Febrero de 2020 08:07

Uby Sacco, el bowling Atlético, y una bola que voló casi 20 metros

Fue una noche a mediados de la década del '70. Quien luego sería campeón del mundo, hizo un tiró que quedó marcado en la cancha y del que todavía se sigue hablando.

La cancha de bowling del Atlético Mar del Plata es de las más tradicionales de la ciudad, una joyita de esas que resisten el paso de los años. Por esas pedanas pasaron miles de personas, algunas para competir y otras, la mayoría, simplemente para pasar un buen rato con amigos. Uby Sacco, el máximo referente del box de la ciudad, prácticamente se crió en el "Decano", donde practicó varios deportes, fue "parapalos", y autor de un tiro inolvidable.

La leyenda dice que Uby, en una noche de bowling, hizo un lanzamiento insólito en la pista número 3. La bola viajó por el aire los casi 20 metros de pedana y se incrustó en la mampara que sirve de armazón a la zona en donde están los palos. El tremendo impacto produjo un agujero que fue reparado, aunque dejó una marca que aún puede observarse. A pesar del paso de los años, algunas personas recuerdan los hechos. Uno de los pequeños mitos que hacen a la leyenda que fue Sacco. 

Por las pistas del Atlético pasaron miles de personas.

Quienes suelen contar la anécdota de aquel tiro, mientras miran hacia la mampara de la cancha 3, son los muchachos de la confitería del bowling, en particular Juan Carlos, mozo histórico del club con más de 30 años en la institución: "Yo no estaba todavía en el club cuando Uby hizo ese tiro, pero cuando empecé a trabajar acá, enseguida escuché la historia". Detrás del mostrador, un viejo asistente al club mira a Juan Carlos y asiente con la cabeza. "Sí, yo la escuché varias veces", confirma.

Fue el propio camarero quien indicó a este medio cuál era el sitio exacto en donde impactó la bola de bowling sobre la protección de madera. La marca del tremendo bochazo se puede observar sobre la izquierda, en la parte alta. "En verdad está prohibido tirar así, pero bueno", analizó el trabajador, "debe haber sido tarde, cuando ya no había nadie, o quedaba poca gente". Cabe aclarar que el tiro se hizo con las bolas chicas, que es el estilo más tradicional que se juega en Mar del Plata. 

El bombazo quedó marcado pese al parche que le hicieron.

Uno de los testigos presenciales del épico momento fue el amigo de la infancia de Uby, y quien lo acompañó durante toda la vida, Tito Tacconi, siempre ligado a Atlético Mar del Plata. En diálogo con 0223, confirmó los hechos: "Recuerdo cuando Uby, desde la cancha 3, la tiró de aire y rompió la carcasa, la protección del fondo de la pista, donde están los palos", afirmó Tacconi. "Hubo varias anécdotas, una, tirábamos de la cancha 6, cruzado, hasta la cancha uno, a ver si llegábamos, no importaba tirar los palos sino llegar, tirar desde varios metros", agregó.

Según ese amigo de la infancia, "Uby era un travieso". "Era un tipo espectacular, no sólo en esa época sino toda la vida, amigo de amigos. Sensacional. Un tipo muy querido. Muchos lo han juzgado por las elecciones de su vida, pero por ejemplo, para Navidad él ponía su cara, había empresas que le daban juguetes y los llevaba al hospital o a lugares donde cuidaban a los nenes", evocó.

Tito Tacconi observa el entrepiso donde estaba el gimnasio de box de Sacco.

La noche del bowling fue antes de que Sacco fuese campeón del mundo, según Tito, "no era ni campeón argentino". "Él entrenaba acá, en el gimnasio del segundo piso, también entrenó en el CEF N°1, en el Sindicato de Municipales, estuvo en varios lados", señaló Taconi. "Tiene que haber sido antes del año '79 u '80, él tendría unos 19 años en ese momento", comentó. El cálculo, teniendo en cuenta que Uby nació un 28 de julio de 1955, indica que el hecho debe haber ocurrido alrededor de 1975.

"En este club hay miles de anécdotas con él, éramos chicos, hacíamos travesuras como jugar un fulbito en el hall del club y venía el Vasco Veramendi, que era el presidente, y nos sacaba, o cuando entrábamos a jugar a la pelota paleta, que no nos dejaban, bueno cosas de andar toda la vida en el club", señaló Tito sobre Uby, quien hoy tendría 64 años. Lo que sí perdura, como prueba irrefutable de aquel tiro tremendo, es la marca en la madera de la cancha número 3 del Bowling Atlético.

El tiro de Uby voló por encima del los 20 metros de pedana.

El campeón que hizo vibrar a toda una ciudad

Uby era, por sobre todas las cosas, un deportista nato, de esos que son buenos en casi todos los deportes, un atleta completo. Campeón del mundo welter junior en 1985, socio "desde la cuna" de la entidad decana, uno de los hombres más trascendentales del deporte marplatense, que se formó, entrenó y vivió gran parte de su vida en el Atlético Mar del Plata junto a su padre, Ubaldo, quien tenía su gimnasio en la entidad de la calle Rivadavia.

La sede del "Decano", la casa de Uby Sacco. 

En un rápido resumen, Ubaldo Néstor Sacco fue campeón argentino amateur en 1978, año que debutó como profesional. En mayo de 1981 se consagró campeón argentino ante Roberto Alfaro en un colmado Luna Park, con una defensa posterior. Ante el mismo rival, en mayo del ´82, llegó la corona sudamericana que también defendió en otro combate. El 15 de diciembre de 1984 tuvo su primera oportunidad de combatir por el título mundial de los semimedianos Juniors ante Gene Hatcher, en Texas, Estados Unidos. Cayó por puntos, en un fallo polémico.

La revancha se produjo 7 meses después. El 21 de julio de 1985, en Campione D´Italia, una colonia Suiza en Italia, a orillas del Lago Lugano, Uby se consagró campeón del mundo de los welter junior, título que Nicolino Locche había obtenido en 1968. Tras 12 rounds maravillosos, nocaut técnico para entrar definitivamente en la historia grande del deporte de los puños.

El 15 de marzo de 1986, en Montecarlo, no pudo defender el título ante el italiano Patrizio Oliva. Derrota por puntos en 15 asaltos, luego de una mala preparación. Fue, lamentablemente, el último combate de una carrera de 52 peleas profesionales, de las cuales ganó 47 (23 por KO), perdió 4 y empató la restante.