Luna roja

1 de Marzo de 2020 16:05

Luna Roja: “La servidumbre de paso es un concepto erróneo"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Vecinos y vecinas de Chapadmalal agrupados en distintas asambleas de trabajo comunitario, desmontaron un puente de madera en estado ruinoso que había sido construido hace más de diez años por la concesión del balneario “Luna Roja”.

Vecinos y vecinas de Chapadmalal agrupados en distintas asambleas de trabajo comunitario desmontaron un puente de madera en estado ruinoso que había sido construido hace más de diez años por la concesión del balneario “Luna Roja”. Tal puente estaba construido en el límite de este balneario con el balneario de “Manantiales Club de Mar” y cumplía con lo que se conoce como “servidumbre de paso”.

“La servidumbre de paso es un concepto erróneo dentro de una reserva forestal", explicaron desde la asamblea. 

Según explicaron, la intención de la construcción del puente en cuestión "radicaba en impedir el tránsito libre por la ribera del arroyo Lobería, espacio que se encontraba ilegalmente alambrado y que fue liberado al recuperarse la bajada pública cuando las asambleas cortaron los alambres y la reinauguraron el 19 de enero", dijeron.

"La construcción del puente fue la alternativa que encontró Horacio Ipucha para garantizar un paso público mínimo hasta el mar, cerrando el paso tradicional de la playa Luna Roja que bordeaba el cauce del arroyo", aseguraron.

Alambrados, rocas y cercas de madera impedían el paso hacia la famosa cascada que actualmente se encuentra dentro del predio de Manantiales y fueron retirados. “30 años soportamos que este privado se apropiase de un lugar que es único para toda la gente chapadmalense. Hemos decidido ponerle un punto final a ese atropello y liberar la ribera del arroyo”, aseguraron.

Continuando tareas relacionadas a las mejoras y mantenimientos de la playa pública y la Reserva Forestal, los vecinos construyeron un puente nuevo sobre una zona de desagüe pluvial en la bajada recuperada. "El puente fue construido con un ancho y fortaleza necesarios como para el paso de una silla de ruedas o un carrito".

En este sentido, sostuvieron que las asambleas se encuentran trabajando para conseguir una silla con ruedas especiales para que personas con motricidad reducida puedan llegar hasta el mar sin problemas, reconociendo que el trayecto por la arena presenta dificultades.

Compartir
Compartí esta nota