Crisis del coronavirus

10 de Mayo de 2020 17:31

Clínicas: "Si el Estado no ayuda, no sabemos cómo vamos a soportar estos meses"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Representantes marplatenses de Fecliba reconocieron "desesperación" en las instituciones sanatoriales ante la crisis que provoca el Covid-19 y las dificultades para pagar los salarios.

Representantes marplatenses de la Federación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales de la Provincia de Buenos Aires (Fecliba) insistieron en la necesidad de que el Estado brinde un auxilio financiero para afrontar la dura situación económica que se transita por la caída en la facturación que provocó la pandemia del coronavirus y consideraron que este presente es “mucho peor” a otras crisis históricas que debieron enfrentarse en el país.

“Hoy las clínicas están desesperadas y esperando la ayuda del Estado para cumplir con sus obligaciones y principalmente el pago de salarios”, expresó en declaraciones a 0223 el presidente de la entidad en la jurisdicción del distrito 9 en la cual Mar del Plata se encuentra incluida.

El referente de la institución aclaró que “la situación de todas las clínicas es difícil” desde antes de la pandemia a raíz de la falta de actualización de aranceles que deben pagar las obras sociales. “El principal problema está con Ioma. Desde el 2017 y hasta el 2019 no recibimos incrementos que pudieran equiparar el costo inflacionario y el costo de vida. Solamente se aumentó un 35 por ciento”, aseguró.

Según Soria, los aranceles desactualizados y los retrasos en los pagos por las prestaciones brindadas contribuyeron al  “debilitamiento importante” que se refleja en plena emergencia sanitaria en las estructuras de las instituciones sanatoriales. “Ioma también está atrasado con respecto a lo que debía pagar por los trabajos en febrero. Solamente cobramos un 70 por ciento en abril”, agregó.

“El trabajo cayó durante la pandemia y eso hace caer la facturación. En marzo, la facturación promedio de las clínicas osciló entre el 45 y 50 por ciento y en abril no sé si va llegar al 40 por ciento”, estimó el médico, sobre el fuerte impacto que tiene la suspensión de diferentes prestaciones que decidió el Gobierno en pos de tratar de conservar recursos humanos para destinarlos al combate de la pandemia del Covid-19.

El representante de Fecliba insistió en que “es importante que se concrete alguna ayuda del Estado” porque de esa asistencia depende la posibilidad de cancelar todas las obligaciones en los próximos meses. “Las clínicas tuvieron que solicitar apoyo económico financiero a instituciones bancarias para cumplir sus obligaciones. Pero el problema es que el crédito no se puede repetir. Entonces, el mes que viene, vamos a ver cómo resolvemos este tema porque sin la ayuda del estado va  a ser una situación realmente difícil”, explicó.

Al comparar el impacto de la pandemia con otras situaciones críticas que signaron la historia del país, Soria consideró que la emergencia del coronavirus es “mucho peor” porque “no se sabe cómo va a terminar”. “La hiperinflación de fines de los ’80 nos golpeó mucho por el tema de los insumos. Hubo clínicas que cerraron pisos de internación y licenciaron empleados a los fines de achicar gastos. Y después también sufrimos la crisis de 2001. Pero a diferencia de aquellas oportunidades, uno intuía más o menos que esos períodos se recomponían a la brevedad o con alguna salida más o menos cierta”, sostuvo.

“En este momento, la incertidumbre y los cambios de protocolo por el Covid-19 nos muestra que no sabemos cómo termina esto y cómo vamos a seguir en el medio hasta que se encuentre alguna vacuna u otra solución. Esa incertidumbre y la dificultad financiera y económica con las deudas históricas de las clínicas, hace que sea una cuestión mucho peor que aquellas dos situaciones”, argumentó el profesional.

En este marco, Soria también resaltó el “muy buen trabajo” de la Municipalidad y de la sociedad científica a nivel local para garantizar un estricto cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y así lograr una disminución de los efectos de la pandemia sobre la ciudad. “Por eso hay que tener en cuenta que las clínicas no son centros de infección”, aclaró.

“Todas las clínicas tienen áreas delimitadas y totalmente aisladas para tender patologías respiratorias. Sabemos que hay cierto temor en la gente pero las personas no tienen que desatender sus otras patologías crónicas y deben tener tranquilidad a la hora de concurrir a alguna institución”, dijo, y remarcó: “Hay que perder el miedo: las clínicas en Mar del Plata están sanas y no contagias”.

Contenido Exclusivo
Compartir
Compartí esta nota