Cuarentena

29 de Mayo de 2020 09:18

La danza se prepara para volver: distanciamiento, cambio de ropa y ventilación continua

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Elevaron un protocolo sanitario al Municipio. Consideraron que de esta manera, la actividad “se puede realizar sin ningún riesgo”. Una ayuda de Nación resolvería la frágil situación de los trabajadores. 

Al igual que muchas actividades vedadas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (Aspo) por el coronavirus, la danza elaboró un protocolo sanitario, que está siendo evaluado por el Municipio.

En diálogo con 0223, Juliana Lizardo Villafañe, vocera de la Región Buenos Aires del Movimiento Federal de Danza (MFD), adelantó que jueves, junto al Grupo de Estudios de Arte Unidos, se reunirán con funcionarios del gobierno de Guillermo Montenegro, en busca de definir detalles de las medidas biosanitarias.

“En base a un protocolo modelo, se presentó uno en Misiones, Santa Fe, así como en Lobos, Pergamino, Tandil y otras ciudades bonaerenses. Cada localidad lo adapta a particularidades territoriales”, señaló.

Al igual que el resto, en Mar del Plata el protocolo se basará en la higiene del espacio, el distanciamiento social, el cambio de ropa y la ventilación permanente del lugar de práctica.

“Habrá una separación entre cada alumno a través de señalizaciones en el suelo, donde cada uno utilizará su espacio sin ocupar el del resto”, advirtió Lizardo Villafañe.

El uso de la vestimenta será otro punto clave: cada alumno deberá cambiarse y dejar la ropa en una bolsa, incluso el calzado. El de baile, será usado exclusivamente en el salón.

“También habrá entre clase y clase, una limpieza general de 15 minutos y habrá una ventilación continua del espacio”, agregó.

Para la comunicadora del Movimiento Federal de Danza en la ciudad, será importante que en las clases haya un mínimo de alumnos: “Unos podrán observar la clase en vivo a través de la web mientras que otros lo harán de manera presencial, cuestión que será rotativa así todos pueden disfrutar de la clase en el lugar”, destacó.

Integrantes de la MFD hicieron una intervención callejera en la Rambla, en 2018. 

“Las actividades deportivas son distintas y cada uno es un mundo. En el caso de la danza, la actividad se puede realizar sin riesgo. En el momento que se pueda practicar, tampoco sabemos que aceptación va a tener, tanto por si la gente vaya perdiendo el miedo o si va a poder pagar”, evaluó.

Por último, consideró que la pandemia, “sacó cosas buenas como la unión que logramos a través de la conformación de este espacio, donde se primó lo colectivo sobre lo individual. Y como negativo, desnudó la precariedad que hay en la actividad, donde muy pocos pudieron acceder a algún subsidio del estado por esta situación", admitió.

“Hay 70 espacios independientes de danza y unos 15.000 alumnos en la ciudad y 1120 trabajadores. De no poder abrir en lo pronto, a septiembre no llegamos. La actividad es muy importante para la salud física y sobretodo mental, en este marco de encierro", valoró Lizardo Villafañe.

Nación prometió un subsidio a los trabajadores del sector 

Atentos a esta problemática, representantes del MFD se reunieron con Luis Sanjurjo, director de Industrias Culturales de la Nación, que propuso asistir a los trabajadores con el Fondo Desarrollar, que ya alcanzó a 2.300 espacios y la posibilidad de trabajar sobre una nomenclatura especial para el monotributo del sector.

Compartir
Compartí esta nota