Seguridad

9 de Junio de 2020 17:06

A pie hasta la Casa Rosada para denunciar la actuación de la Justicia en la muerte de su hijo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Guillermo Ovejero caminará unos cincuenta kilómetros por día.

El papá de Martín Ovejero, arrollado por un auto en la ruta 11, salió este marte desde Santa Clara. El conductor que lo atropelló fue condenado a cuatro años y medio, pero sigue libre.

Cargó la mochila, la misma con la que hizo apenas un par de prácticas previas, y comenzó a caminar con un objetivo claro: llegar a la Casa Rosada y contar en primera persona la “tortura judicial” que sufren desde julio de 2017 cuando un conductor atropelló y mató a su hijo de 22 años en el kilómetro 495 de la ruta 11. Guillermo Ovejero –papá de Martín- y el resto de los familiares y amigos del joven siempre reclamaron que más allá de la condena que se le impuso el año pasado, Pablo Sebastián Pérez no pasó un solo día detenido.

El hombre de 54 años calcula que en aproximadamente ocho días podría llegar a la Casa Rosada y alcanzarle al Presidente un pedido para que escuche en primera persona “no desde un análisis judicial, lo que pasó y como actuó la Justicia”.

Ovejero salió desde Santa Clara luego de realizar una caminata en la que  cargó sus elementos a Mar del Plata ida y vuelta la semana anterior  a modo de práctica. Su cálculo es realizar unos cincuenta kilómetros por día y lleva las provisiones como para alimentarse y descansar a lo largo del recorrido.

La familia Ovejero cuestionó los primeros tramos de la investigación a cargo de la fiscalía de Delitos Culposos y en ese momento lograron que el fiscal Rodolfo Moure reemplazara a Pablo Cistoldi durante la el juicio que presidió la Jueza Correccional Jorgelina Caamadro.

Tal como se informó oportunamente, la Justicia condenó a Pablo Sebastián Pérez a la pena de cuatro años y medio de prisión como autor del delito de homicidio culposo agravado por la conducción de un vehículo y por culpa temeraria. Si bien la fiscalía y el particular damnificado se mostraron conformes con el monto de la pena, ya en ese momento  los familiares de la víctima cuestionaron la decisión de la Jueza que también dispuso que el imputado no pueda manejar durante siete años.

Caamadro tuvo en cuenta la pericia accidentológica que confirmó que el rodado circulaba a 122 kilómetros por hora al momento del contacto inicial con la rotonda que derivó en un trompo y en el impacto a la motocicleta. En el mismo sentido valoró la declaración de los testigos, especialmente del primero que frenó en el lugar y que relató como el auto de Pérez lo había pasado a altísima velocidad. Esa jornada Pérez manejaba a una velocidad superior a lo permitida en su Peugeot 207 cuando rozó la rotonda del kilómetro 495 de la ruta 11, cruzó de mano e impactó la motocicleta en la que se desplazaba Martín Ovejero causándole la muerte de manera casi instantánea.

Compartir
Compartí esta nota