Historias de acá

19 de Julio de 2020 15:01

Recuperan los planos originales del puerto de Mar del Plata: son de 1910

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Así lo informaron desde el Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata, que trabaja en la reconstrucción cultural. Los más de medio centenar de planos son de un estudio francés.

El puerto de Mar del Plata recuperó sus planos originales, que tienen 110 años de historia. Así lo informaron desde el Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata, que trabaja en la reconstrucción cultural y orígenes de este sector del distrito, que recibió los pliegos presentados por un estudio francés en 1910.

La tarea se enmarca en un plan de reconstrucción de la historia de esta terminal marítima y su incidencia en la identidad cultural de la ciudad. Según informaron desde el Consorcio, esos pliegos cumplieron esta semana 110 años desde su presentación al gobierno nacional, que encargó la construcción del primer puerto de ultramar del país a la empresa francesa Societé Des Grands Travaux de Marseille, con la que ya se iniciaron primeros contactos para intercambiar información.

"Es un material que recibimos en muy buen estado de conservación a pesar de tener más de un siglo desde su realización y que tiene un enorme valor histórico y patrimonial tanto para la ciudad como para la provincia de Buenos Aires", señaló Gabriel Felizia, presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata.

Se trata de medio centenar de planos de hasta casi 4 metros cuadrados de superficie cada uno, conservados en sus tapas de encuadernación originales, tal como los hizo llegar al país la firma francesa Societé Des Grands Travaux de Marseille, a la que se le había encargado el proyecto de diseño de un puerto de ultramar, el primero que tendría Argentina. Presentados por un estudio de ingeniería en 1910 .

Se completa con un segundo cuerpo, de menor tamaño, con cuatro pliegos que corresponden a lo que luego sería la Escollera Sur y que fueron elaborados por el estudio S. Pearson and Son Ltd, de Londres.

Sandra Cipolla, presidente de SPI Astilleros (Servicios Portuarios Integrados), colaboró con la recopilación del material histórico: "Nos pareció que, en esta etapa del Consorcio del Puerto de Mar del Plata, poder aportar un poco de historia y arte nos hará reflexionar sobre el puerto que queremos, necesitamos y nos merecemos", explicó la titular del astillero marplatense.

Según el índice que acompaña al conjunto del trabajo, este proyecto original para la obra que años después daría forma al puerto marplatense está casi completo, sin daños mayores y solo con algunas manchas y bordes maltrechos por el paso del tiempo. Pero con una claridad absoluta en todos sus trazos y datos.

"Es un material de máximo interés para conocer en profundidad cada detalle de cómo se construyó este puerto y de relevancia cultural, ya que es documentación centenaria que sin dudas será más que valiosa en ámbitos académicos vinculados a la ingeniería marítima", destacó Felizia.

Desde el Consorcio agregaron que ahora la prioridad será recurrir a especialistas en conservación de documentación para una revisión, limpieza y debido tratamiento de estas cartulinas para garantizar su mejor estado de conservación. Su intención es que una vez que los planos estén debidamente preparados, puedan quedar al alcance del público.


Los profesionales y expertos en cuestiones de infraestructura portuaria e hidráulica consideraron que el hallazgo, "es un verdadero tesoro", debido a las mediciones de profundidades y corrientes de la costa marplatense que se habían logrado a inicios del siglo pasado hasta los cálculos y precisiones en centímetros de esta obra.

El primer puerto de ultramar del país

La construcción del puerto de Mar del Plata se inició en febrero de 1912 a partir de una gestión que había iniciado Pedro Olegario Luro, uno de los hijos de Pedro Luro, fundador de Mar del Plata. El objetivo con el que se planteó fue dotar al país de una terminal de aguas profundas que permitiera el arribo de grandes embarcaciones, en particular las de pasajeros.

Aquella planificación en los albores de la ciudad incorporó el proyecto de tendido de una red de ferrocarril que permitiera a esos viajeros -que llegaban desde Europa- subir aquí a un tren y estar en pocas horas en Buenos Aires, que era el destino prioritario para aquellos inmigrantes.

La ley 6.499, publicada en el Boletín Oficial del 13 de octubre de 1909, autorizó al Poder Ejecutivo de la Nación a contratar mediante concurso de competencia entre empresas particulares mediante esta obra, a ejecutar -dice ese texto- en inmediaciones del Arroyo del Barco.

La inversión, a costa del Estado nacional, se fijó entonces en un máximo de "doce millones de pesos moneda nacional oro sellado" en títulos, con cinco por ciento de interés anual y pago a medida que avance la obra.

Ocho empresas presentaron proyectos y cotización y el 14 de julio de 1910 resultó elegida la oferta realizada por la Societé Nationale de Travaux Publics de Marseille, la misma que se había encargado del diseño y construcción del puerto de Montevideo.

Los trabajos comenzaron casi dos años después, en febrero de 1912, y con las demoras generadas por el desarrollo de la Primera Guerra Mundial recién se completarían en la década del 30.
 

 

Compartir
Compartí esta nota