Fase 3

21 de Septiembre de 2020 12:34

Gastronómicos denuncian el cierre de 100 locales y la pérdida de 1.200 puestos de trabajo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Gastronómicos sacaron las mesas frente al Museo Mar. Foto: 0223.

Trabajadores y empresarios confluyeron en una protesta frente al Museo Mar para pedir que los autoricen a trabajar. "Estamos al límite, no damos más", señalaron. 

"Estamos al límite, no damos más". La frase cargada de impotencia del empresario Federico Goranski resumen la necesidad que atraviesan los empresarios y trabajadores del sector gastronómico que trasladaron su protesta a la costa de Mar del Plata, frente al Museo Mar, para exigir que se les permita volver a la actividad del mismo modo que se trabaja en la Ciudad de Buenos Aires.

En la protesta confluyeron también los trabajadores y el gremio. Nancy Todoroff, secretaria general de Uthgra, marcó que en estos seis meses que lleva la pandemia ya se perdieron 1.200 puestos de trabajo y lamentaron el cierre de 100 locales del sector

 

"Es una situación sumamente crítica. Es difícil reclamarles a los empresarios cuando están cerrados hace seis meses. Hay gente que cobra solo el ATP, que son 16 mil pesos", resumió Torodoff durante la protesta en la cual se interrumpió el tránsito de varios carriles de la costa. 

Por su parte, Goranski planteó que la situación para los empresarios del sector es "insostenible" y agregó: "Necesitamos abrir o ayudas mucho mayores a lo que hoy existe, el ATP hoy es insuficiente".

 

En ese sentido, planteó que la relación con los propietarios de los locales se tornó "insostenible" porque llos viven de lo que cobran de alquileres y los empresarios del trabajo que generan. "Estamos complicados", sostuvo. También habló de los costos fijos que tienen por los impuestos y si bien dijo que gran parte de lo que les cobran son impuestos nacioonales y provinciales no se planificó una eximición de alguno de esos costos. "Si estás dos meses sin pagar te cortan el servicio y te retiran los medidores", explicó.

"No aguantamos. Hace seis meses estamos pagando la diferencia del ATP. Decidimos protestar, sacar las mesas y ver cómo responde la gente", dijo Goranski, uno de los que motoriza el pedido para la reapertura del sector con mesas afuera. "Sentimos que la gastronomía no era un foco de contagio porque cumplíamos con los protocolos como nos pidieron. En un rubro tan grande, siempre tenés algún un irresponsable, pero fuimos estrictos en el cumplmimiento y ahora proponemos abrir con protocolos todavía más estrictos", señaló el empresario. 

 

Y agregó: "Hoy por primera vez en mi vida tengo que pedir ayuda. Porque estoy encerrado en mi casa y no puedo sostener toda la estructura de trabajo. Si no nos dan mayores ayudas tenemos que abrir para sostener al personal. Necesitamos una respuesta del gobierno".

En la misma línea, Todoroff dijo que el pedido es que se dé la misma autorización que existe para Caba y que permite trabajar con mesas en el exterior. "Seguiremos con las protestas hasta tener una respuesta positiva. Necesitamos trabajar, no es una cuestión caprichosa", señaló la dirigente gremial, que al igual que el empresario remarcó que cuando pudieron trabajar "el 90% de los empresarios cumplieron con los protocolos a rajatabla".

Compartir
Compartí esta nota