Mar chiquita

28 de Septiembre de 2020 16:44

Nuevo corte en ruta 11: bronca en Santa Clara del Mar por la demolición del parador Barra Mansa

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Así quedó el parador Barra Mansa de Santa Clara del Mar.

Vecinos volvieron a autoconvocarse luego de la decisión del intendente de proceder con la demolición del parador de playa. Cortaron la carretera en ambos sentidos a la altura del acceso a la localidad.

Vecinos de Santa Clara del Mar volvieron a autoconvocarse este lunes en horas de la tarde para cortar la ruta 11, en ambos sentidos, sobre la zona de la rotonda de acceso a la localidad. La manifestación ocurrió apenas unas horas después de que el gobierno municipal avanzara con la demolición del parador de playa Barra Mansa.

El primero de los reclamos públicos de la gente había tenido lugar la semana pasada, luego de que la comuna intimara a tres chinrigos a retirar sus instalaciones vía un aviso de demolición que vencía en 72 horas.

Las partes tuvieron un encuentro el día jueves, del que salieron disconformes. Por un lado, los propietarios de los paradores aseguraron que hubo un compromiso de las autoridades de la Secretaría de Turismo de no avanzar con las intimaciones hasta tanto tome intervención el Concejo Deliberante. Por el lado del gobierno, representando en la figura de Marcelo Artime, se adujo que el chiringo demolido inclumplía desde hace nueve meses con ciertos aspectos de su contrato de locación.

Finalmente, este lunes, la comuna procedió con la demolición del parador, situado en la zona de avenida Costanera entre Santander y avenida Del Arroyo, lo que generó un gran enojo en ciudadanos de Santa Clara del Mar, quienes no dudaron en realizar un nuevo corte de la ruta 11, en donde se concentraron en torno a las 15 horas.

La polémica se hizo notoria luego de que Artime anunciara que la intención del gobierno era no renovar diversas concesiones de paradores a fin de dotar a la playa de más espacio público, en el contexto del aislamiento obligatorio que probablemente vaya regir durante el próximo período estival.

En diálogo con 0223, Francisco Farreras, propietario de uno de los chiringos intimados, precisó que la gestión de Paredi “faltó a la palabra” y además de calificar de “capricho” la determinación tomada por la comuna, aseguró que la situación al municipio “se le fue de las manos”.