Antes de ser calle

17 de Enero de 2021 12:14

Un presidente de Estados Unidos entre las calles de Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Cómo surgió la idea de nombrar Diagonal Estados Unidos de Norteamérica a una calle que atraviesa los barrios Alfar y Bosque Peralta Ramos.

El Partido de General Pueyrredon tiene diferentes particularidades con ciertos homenajes por medio del nombre a calles de la ciudad. Una de ellas es Estados Unidos de Norteamérica, una diagonal que forma parte de los barrios Alfar y Bosque de Peralta Ramos y que fue impuesto durante el gobierno no democrático que administraba los destinos de la ciudad en septiembre de 1976 y nunca ratificada durante la democracia.

La relación de la ciudad con el país del norte tiene un inicio en la década del ’60 cuando, por primera vez, un presidente norteamericano visitó Mar del Plata.

El contexto histórico

El 26 de febrero de 1960 es el día en que los archivos de los diarios de la época registraron la visita a la Argentina y, puntualmente a nuestra ciudad, del presidente estadounidense Dwight Eisenhower (1953-1961). La gira incluía Brasil, Chile y Uruguay y tenía como objetivo oficial promover la libre empresa y las reformas económicas y sociales, aunque existía un propósito no escrito que era tantear a los gobiernos de la región sobre la posibilidad de implementar sanciones colectivas contra la República de Cuba, lo que ocurriría efectivamente dos años más tarde.

En 1958 la fórmula Arturo Frondizi - Alejandro Gómez había ganado las elecciones. Ni bien asumió promovió la Ley Amnistía para presos políticos, además de devolverles la participación a los trabajadores por medio de los sindicatos.

Esas medidas hicieron reaccionar desfavorablemente a grupos de poder como la iglesia, los militares y sectores económicos nacionales e internacionales. Por su parte, el clero sumaba otra molestia: la nueva Ley de Educación Superior. A los seis meses de asumir, el radical Alejandro Gómez renuncia ante las divergencias notorias con su compañero de fórmula.

Un viaje sin éxito

Frondizi impulsa la Ley Petrolera, que permitía a las empresas extranjeras importar tecnología sin impuestos ni tasas a cambio de acceder al petróleo para uso económico del país. El plan no dio los resultados esperados.

Sin embargo, el Presidente argentino viajó tiempo después a los Estados Unidos para exponer su plan de desarrollismo basado en el fomento de la industria y el petróleo dando como pilares a la siderurgia con la fabricación, especialmente, de maquinarias. El país cae en crisis económica y Frondizi sufre otra baja; en este caso su secretario de Relaciones Socio-Económicas: Rogelio Frigerio.

El abuelo de quien fuera Ministro del Interior durante la presidencia de Macri no pudo resistir la presión estadounidense ni de los militares argentinos que buscaron en todo momento restringir su influencia sobre el Primer Mandatario. A fines de 1958, Frigerio renunció. Su lugar es ocupado por Álvaro Alsogaray, quien inmortalizará por esos tiempos la frase “hay que pasar el invierno”. Durante su gestión la devaluación del Peso fue imparable, con ello los salarios se desplomaron y como solución aparecen los bonos del empréstito.

El contexto internacional

Frondizi intenta acordar con Brasil una política internacional con la no intervención a Cuba y la autodeterminación de los pueblos. En enero de 1961 se realiza en Punta del Este una reunión de la OEA en donde el canciller argentino Miguel A. Cárcano se opone a la exclusión de Cuba.

Frondizi se reúne con Ernesto “Che” Guevara en Olivos lo que altera a los mandos del Ejército, quienes no disimulan su malestar y presionaron hasta lograr romper relaciones con la Habana.

A todo esto, a fines de 1960, un joven de 43 años gana con una estrecha diferencia las elecciones presidenciales de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy asume en enero del '61.

El nuevo presidente norteamericano realiza cambios sobre sus políticas tradicionales hacia los Estados latinoamericanos. En sus discursos comienza a marcar la necesidad del desarrollo económico bajo sistemas democráticos. En agosto de 1961 en una reunión del Consejo Interamericano Económico y Social (Cies) se aprobó la creación de la Alianza para el Progreso (Alpro), en cuyo texto oficial de su constitución se establece su objetivo general: "Mejorar la vida de todos los habitantes del continente"; por esto se acordaron varias medidas de carácter social, político y económico.

Mar del Plata en ese contexto

La Alpro impulsaba "medidas progresistas" que "respaldaban la evolución de América Latina". Un ambicioso proyecto impulsado por los Estados Unidos y que tenía como principal objetivo desarrollar un programa de ayuda económica, política y social para América Latina. La Alianza comenzó con el presidente demócrata asesinado en 1963 y concluyó en 1970 ya con Richard Nixon en el poder; un republicano que lejos estuvo de continuar las políticas exteriores de Kennedy.

Durante los primeros años del proceso, Argentina recibe créditos para el desarrollo urbano y social y Mar del Plata se ve beneficiada con la realización de construcción de viviendas para familias trabajadoras de la ciudad. Ese es el momento en que en el barrio Bernardino Rivadavia se levanta un complejo de viviendas financiado con fondos que provenían de ese programa de ayuda económica, política y social para América Latina. Ese grupo de casas se ubica en la parcela entre las calles actuales Teodoro Bronzini, Nicolás Rodríguez Peña, Tierra del Fuego y Matheu.

Para identificar la barriada se la comenzó a denominar “barrio Kennedy” en alusión al mandatario que impulsó la línea de créditos para la construcción de viviendas. En esa zona las manzanas tienen distintas dimensiones por lo que generó la apertura de nuevas arterias que aparecen intercaladas; una de ellas es la 287 bis, que corre en su extensión entre las calles 202, Los Andes (hoy Teodoro Bronzini) y la proyección de la calle 200 (Tierra del Fuego), con altura domiciliaria del 5701 al 5799.

Es esa la que lleva el nombre del 35° presidente de Estados Unidos y como testimonio del nombre que los propios vecinos habían impuesto a ese sector de la popular barriada que nunca se oficializó como nombre de barrio pero si su calle recién en 1995. #AntesDeSerCalle

Compartir
Compartí esta nota