El "Havanna" celebra 52 años de vida en Mar del Plata

El 4 de diciembre de 1969 se entregaron los primeros departamentos del rascacielos que todos conocen por la firma alfajorera pero que en realidad se llama Demetrio Elíades. Su historia y sus orígenes.

¿Alguien podría imaginar una noche en la costa sin divisar la estela roja del enorme cartel?

4 de Diciembre de 2021 08:51

Por Redacción 0223

PARA 0223

Con 125 metros de altura, 39 pisos, 273 departamentos y una estructura desafiante de nada menos que 60 toneladas de acero de alta resistencia, el “Havanna” es el edificio más alto de Mar del Plata, protagonista de una de las postales más seductoras que ofrece la costa de “La Feliz” en toda su extensión.

Muchos saben, en realidad, que se trata del edificio más alto de la ciudad (solo hay que levantar la vista al cielo para encontrar la evidencia) pero pocos conocen su verdadero nombre: Demetrio Elíades. Y no está demás recordarlo en este sábado, una fecha más que especial para este rascacielos de Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos y Olavarría porque hoy celebra sus 52 años de vida.

El edificio Demetrio Elíades comenzó a construirse en agosto de 1966 y culminó apenas tres años después. En una entrevista con 0223, el arquitecto marplatense Miguel Bartolucci había explicado que el uso de técnicas de vanguardia para la época permitió cumplir con tamaña travesía arquitectónica en tiempo casi récord.

 

La obra se llevó adelante bajo lógica del sistema de construcción francés “outinord” – donde se implementa un encofrado metálico para arrojar el hormigón – y así se le dio  forma a los cimientos monumentales de la edificación: se estima que la base de cada piso se construyó en poco más de una semana de trabajo.

El rascacielos marplatense es testigo del 'boom' que vivió la construcción en la ciudad a partir de fines de la década del ‘40.

La obra estuvo a cargo del prolífico arquitecto Juan Antonio Dompé, responsable también de entregar otras joyas de las que se apropió Mar del Plata como el Palacio Edén de 88 metros de altura que posa frente a la Plaza Colón o el Palacio Cosmos – que durante décadas, el repertorio popular lo identificó como “Pepsi” por la publicidad que brillaba en su cúspide – de 117 metros de altura, que se sitúa sobre la Avenida Colón entre Sarmiento y Alsina.

Popularmente, se lo conoce como “Havanna” por el enorme cartel que se luce en la cúspide del rascacielos. Ocupa una superficie de casi 180 metros cuadrados en la terraza y publicita de manera única a la firma alfajorera. Cada letra tiene un alto de 5,5 metros y, en proporción, el ancho total del letrero luminoso es de 32 metros. A eso hay que añadir la corona que se distingue en el logo de la marca: mide 6 metros de alto por 5 metros de ancho.

Homenaje por ausencia

El 4 de diciembre de 1969 fue cuando se decidió la entrega de los departamentos de “Havanna”, de allí nace esta fecha aniversario. La inmobiliaria Nannini-Barrera se encargó de vender cada uno de los espacios de la imponente edificación gracias a una intensa y efectiva estrategia de marketing.

Pero quien no pudo llegar al estreno de la “torre marplatense” fue el propio Demetrio Elíades porque falleció años antes. Por eso, a modo de homenaje, el edificio recibió su nombre: inicialmente, estaba previsto que la denominación fuera Palacio Beldevere, en sintonía con la lógica bajo la cual se había proclamado a las otras dos emblemáticas edificaciones de la Avenida Colón y de la Avenida Buenos Aires y Bolívar que también surgieron de las inversiones del empresario.

Después de medio siglo de vida, la obra es distintiva para Mar del Plata pero también representa un símbolo para el país: no sólo por cada uno de los turistas que no quiere irse sin su foto sobre la postal que muestra al imponente edificio de fondo, sino porque se ubica como una de las 50 construcciones de mayor envergadura de las que hay registro a lo largo y ancho del territorio argentino.

Quién era Demetrio Elíades

Nació a principios de siglo pasado en la isla de Creta, Grecia. La historia cuenta que en su llegada a la Argentina se enamoró de inmediato de Mar del Plata y que decidió probar suerte con distintos emprendimientos personales para quedarse a vivir: vendió corbatas, tuvo un bar, montó un restaurante y apostó por otros locales.

Su experiencia comercial le permitió profundizar conocimientos en bombonería. Los designios del destino lo llevaron a encontrarse y asociarse con Luis Sbaraglini y Benjamín Sisterna, quienes ya estaban al frente de una importante fábrica de alfajores en Capital conocida como “Gran Casino”. Entre las tres cabezas desarrollaron una innovadora fórmula de alfajores y así, el 6 de enero de 1948, “Havanna” abrió su fábrica y salón de ventas, con elaboración a la vista, superando ampliamente las primeras expectativas.

Dos obreros, un maestro y un ayudante constituían todo el personal que tenía la flamante apuesta alfajorera que, con el paso de los años, se transformó también para Elíades en la receta que le dio la riqueza para seguir ampliando sus horizontes e incursionar en otros rubros que le permitieron saciar su ambición.

En poco tiempo, el empresario griego se dejó seducir por la construcción y dio vida a Delco S.A. Con grandes inversiones y la prolija mano de Dompé, el principal arquitecto que tuvo la constructora, impulsó la creación de distintos “palacios” de gran altura y de otros edificios en la costa que imprimieron una huella imborrable para el perfil urbanístico de Mar del Plata.

Comentarios de usuarios de Facebook