Ddhh

19 de Febrero de 2021 20:45

Demarchi, el fiscal federal que garantizó la impunidad de la CNU

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El exfuncionario judicial condenado a prisión perpetua por haber liderado la organización paramilitar que actuó en Mar del Plata en los años previos a la dictadura tuvo vínculos con la CGT, la Universidad y hasta fue candidato a intendente.

 

En junio de 2015, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata fue escenario de un hecho inédito: por primera vez en el país, diez civiles y un militar retirado del brazo armado de la Triple A comenzaban a ser juzgados por el delito de asociación ilícita y los asesinatos de al menos ocho personas cometidos en la ciudad durante los primeros años de la década del ‘70, previo al Golpe de Estado. Y entre ellos, se encontraba, ni más ni menos, Gustavo Modesto Demarchi, el exfiscal federal de la ciudad, acusado de liderar la Concentración Nacional Universitaria, una organización ultraderechista que actuó como brazo armado de la Triple A entre los años ‘75 y ‘76.

Casi un año y medio más tarde, en un fallo histórico, el exfuncionario del Poder Judicial fue condenado a prisión perpetua por los delitos de asociación ilícita y homicidio calificado, luego de que se comprobara que había integrado la organización paramilitar.

En 1974 Demarchi se convirtió en el primer fiscal federal que tuvo Mar del Plata y tuvo un rol fundamental dentro de la CNU: contrataba la mano de obra para cometer los crímenes y luego pedía el sobreseimiento o archivo de las causas que involucraban a algún integrante de la agrupación ultraderechista. Bajo sus órdenes, operaban Ullúa, Durquet, Delgado, Fernández Rivero, el librero Asaro, Viglizzo, el fotógrafo Moleón, Piatti y González.

También fue asesor legal de la CGT, coordinador docente de la Universidad provincial y en 1983 se postuló como candidato a intendente de Mar del Plata por una lista del peronismo.

Luego de que varios testigos del Juicio por la Verdad advirtieran sobre la participación del abogado en delitos imprescriptibles, los jueces del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata formularon en 2008 la denuncia que dio inicio a la causa que derivó en su condena. En ese marco, el juez federal Rodolfo Pradas ordenó su detención, pero el exfiscal se fugó a Colombia, país al que ingresó en noviembre de 2010 en calidad de turista y pidió asilo político. Finalmente, fue extraditado a la Argentina el 21 de septiembre de 2012 y, hasta el inicio del debate oral, permaneció detenido en el penal de Marcos Paz.

Tras ser condenado a pasar el resto de su vida en la cárcel, el genocida fue trasladado nuevamente a Marcos Paz. Sin embargo, a fines del 2019 y a pesar de los cuestionamientos de los organismos de derechos humanos, la justicia le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria porque había sufrido un "esguince de tobillo". De esta manera, Demarchi, de 74 años, pasó el último tiempo en su departamento ubicado en la zona de Güemes de esta ciudad, hasta que contrajo Covid-19, enfermedad por la que fue trasladado a una clínica privada, en la que este viernes falleció.

Compartir
Compartí esta nota