Necochea

22 de Febrero de 2021 17:23

Caso Noa Suárez: juzgan a cuatro policías por torturas seguida de muerte

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Noa Suárez murió en la comisaría de Quequén a los 20 años.

La jueza Mariana Jiménez aceptó el pedido de ampliación en la calificación de la causa que se sigue contra cuatro uniformados acusados de asesinar al joven en la localidad de Quequén en diciembre de 2014.

Lunes de buenas noticias en el marco de un caso que lleva ya más de seis años de dolor, impunidad y reclamos de justicia. La jueza Mariana Jiménez resolvió hacer lugar al pedido del abogado Sebastián Barletta para que en la causa que se le sigue a cuatro policías del partido de Necochea por el crimen de Michel Noa Suárez se adicione una nueva calificación.

En contacto con 0223, desde el estudio jurídico del letrado confirmaron este lunes que el oficial Matías Germán Larrea y sus tres compañeros, protagonistas de la detención que derivó en la muerte de Noa en la comisaría de Quequén en diciembre de 2014, e imputados por homicidio culposo, serán juzgados ahora también por torturas seguida de muerte.

Suárez tenía 20 años cuando apareció muerto en una celda de la estación policial de esa localidad necochense luego de ser aprehendido, sin prueba alguna, acusado de romper uno de los vidrios del local partidario del movimiento Fe, del histórico dirigente Momo Venegas.

Entre las 23.30 del 5 de diciembre y la 1.30 de la madrugada del 6 de diciembre de ese año, el joven estuvo privado de su libertad en la citada comisaría. Apareció ahorcado y la policía quiso hacer pasar el hecho como un suicidio. 

Durante los primeros años, la causa estuvo a cargo del juez Ernesto Juliano, quien tiempo después se excusó de seguir con el caso tras aducir una enemistad con Barletta.

El abogado aclaró que lo que permitió la nueva magistrada ahora “es una acusación alternativa” y en ese sentido expresó: “El Ministerio Público Fiscal se mantiene en su escandalosa tesis del suicidio, como proteccionista de la corrupción judicial, lo que hace la jueza es abrirnos la posibilidad de tener un acusación autónoma por torturas seguida de muerte, que es en definitiva lo que pasó y lo que vamos a probar en el juicio”, aseveró el letrado.

En el marco de la investigación realizada por el abogado de la familia de Noa Suárez, se supo que el policía Matías Germán Larrea tenía una causa por privación ilegal de la libertad agravada, una incriminación sobre la cual, justamente el juez Juliano, decidió absolverlo tras donar una irrisoria suma de $500 a un comedor local.

Barletta consiguió pruebas sobre esa causa por violencia de género, de 2018, dónde la víctima no participó del proceso judicial, las autoridades judiciales hicieron una suspensión de juicio a prueba y en un año el efectivo quedó sobreseído.

Penas de prisión perpetua

La pena que cabe para la nueva figura de torturas seguida de muerte es la de prisión perpetua. Al respecto Barletta se mostró satisfecho parcialmente por la decisión de la magistrada, ya que pese a habilitar la nueva acusación no avaló el pedido de detención de los uniformados.

“Dada su corta edad, para cuando nosotros logremos la condena, van a pasar toda su vida en la cárcel. Eso para nosotros genera una interpretación de que existe peligrosidad procesal de fuga. Ellos no sé si van a esperar pacientemente un juicio y van a ver como se les aplica una condena que termine con su vida en prisión”, analizó el abogado en diálogo con FM De la Azotea.

“Lo rechazó de plano, no vislumbra fuga porque siempre los policías se han presentado cada vez que fueron requeridos y evadió el tema del entorpecimiento probatorio y otras circunastancias que denunciamos. Sí serán sometidos al control del Patronato Liberados”, agregó el letrado.

Durante los primeros años de la investigación, Barletta llegó a denunciar también que “la propia DDI de Necochea amedentró a los testigos dentro de la misma sede de los tribunales necochenses, para enmascarar la situación”.

Finamente, el abogado aseguró que el gobierno bonaerense “debe tener en cuenta que estos genocidas no estén más armados en la calle, además de girar el tema a los asuntos internos para que ya mismo se los desafecte de la fuerza”.

Luego de seis años de tristeza, período en el que además murieron el hermano de Noa y su mamá, comenzó el dilatado juicio en Necochea en donde Barletta es particular damnificado.

Compartir
Compartí esta nota