Mar chiquita

9 de Febrero de 2021 19:54

Afirman que el bombero que atropelló y mató en Mar Chiquita conducía a 128 km/h

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Así quedó el Citröen modelo C4 que conducía el bombero.

El trágico caso protagonizado por un bombero, que semanas atrás generó la muerte de un hombre de 41 años en el barrio parque de la laguna de Mar Chiquita, moviliza a la familia de la víctima y a los vecinos de la localidad.

La inesperada pero sobre todo violenta muerte de Santiago Gómez Dalponte en la localidad de Mar Chiquita conmociona a los residentes del balneario parque de la laguna, quienes volvieron a convocar a una concentración para colocar en el lugar del hecho, frente a la comisaría, una estrella amarilla en memoria del hombre de 41 años que perdió la vida hace un mes.

La madre de la víctima, María Lía, y los vecinos que conocían a Dalponte piden avances en la causa, que además de trágica y dolorosa está repleta de aristas y sigue la carátula de homicidio culposo agravado.

El hecho ocurrido el sábado 9 de enero pasado, sobre la hora 21, fue protagonizado por Mauro D'Onofrio, un bombero que pertenece a las fuerzas vivas de la zona costera del partido marchiquitense y que se dirigía a la lindante localidad de La Caleta en ocasión de acudir a un llamado de emergencia por un incendio.

La familia de Santiago denuncia que el socorrista circulaba por la avenida principal de la localidad a una velocidad de 128 kilómetros por hora, por una arteria de tránsito en la que hay lomas de burro para evitar el exceso de velocidad y sobre la que está estipulado circular a no más de 40 kilómetros por hora.

En ese momento, la víctima de 41, se hallaba en pleno ejercicio de una rutina diaria de trote y contaba con los elementos de seguridad necesarios para realizar dicha actividad en horario nocturno.

A un mes de la muerte de su hijo, la madre denuncia a D'Onofrio y convoca a la comunidad para este sábado 13 de febrero a las 19 horas frente a la estación policial local en donde ocurrió el hecho, para colocar allí una estrella amarilla con el nombre de Santiago.