Crisis del coronavirus

12 de Marzo de 2021 17:10

Colectivos: frecuencias reducidas y un pedido de aumento de boleto en el horizonte

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El boleto actualmente cuesta $35,24, cuando para el concesionario tiene un costo final de $96,06. Foto: 0223.

Las empresas perciben actualmente como contraprestación una tarifa que representa el 36,68% del costo real y efectivo. Aseguran que no recibieron ningún subsidio diferente pese al impacto económico que provocó la pandemia.

El rechazo de los empresarios del transporte público de pasajeros de Mar del Plata de incrementar las frecuencias de colectivos ante el inicio de clases abre las puertas para solicitar un nuevo pedido de aumento del boleto frente al "quiebre de la ecuación económico financiera" que acusan.​​​​​​

Después de rechazar un aumento de frecuencias, desde la Cámara Marplatense de Empresas de Transportes Automotor Pasajeros (Cametap) remarcaron que el Ejecutivo no dio lugar a los "reiterados reclamos" que presentaron las empresas concesionarias para aumentar el valor del boleto de colectivo, lo que derivó a lo largo del 2020 en múltiples reclamos y paros del servicio frente a la incertidumbre y demoras de los trabajadores por el giro de subsidios del Estado nacional y provincial para el pago de sueldos.

La última vez que la tarifa sufrió modificaciones fue en agosto del 2020, cuando el Concejo Deliberante le cedió la facultad al intendente Guillermo Montenegro, quien fijó la suma, en base al informe de costos realizado por la Subsecretaría de Movilidad Urbana, en $35,24 ante al pedido de los empresarios que pretendían llevar el costo del boleto a $42,50.

Desde entonces, la cámara remarcó que en ese período "se produjeron incrementos en los costos involucrados en la prestación del servicio que son de público y notorio conocimiento en el proceso inflacionario que registra la República Argentina; a punto tal que el valor de la tarifa en la actualidad tendría que ascender a $96,06".

Esto quiere decir que las empresas concesionarias del servicio público de transporte urbano colectivo de pasajeros perciben actualmente como contraprestación una tarifa que representa el 36,68% del costo real y efectivo de la prestación del mismo por el cual no reciben, según manifestaron, compensación, subsidio o política de exención alguna que les permita soportar financieramente la diferencia del 63,32% de los costos prestacionales.

En este marco, desde Cametap remarcaron que pese a que el Concejo le había encomendado al Ejecutivo que gestionara una ampliación de subsidios para equilibrar las cuentas a fin de mes, las empresas concesionarias no recibieron ningún subsidio diferente a los que ya percibían para restablecer el equilibrio económico financiero del contrato de concesión.

"En definitiva, el quiebre de la ecuación económico financiera que existe actualmente ha sumido a las firmas concesionarias en la imposibilidad fáctica y jurídica de cumplir cualquier otra obligación diferente a las impuestas por el pliego de bases y condiciones aprobado por Ordenanza N° 16.789/05; a menos que se instrumenten los mecanismos económicos necesarios no sólo para restablecer el equilibrio entre las obligaciones y los derechos que poseen en la prestación del servicio, sino para prestar el mismo en las condiciones necesarias para evitar el contagio del coronavirus", indicaron.

Por la irrupción de la pandemia de coronavirus, el servicio de colectivos fue declarado una actividad esencial, circunscripta únicamente a aquellas personas que estaban autorizadas a desplazarse, lo que produjo una notoria caída en la cantidad de pasajeros transportados que en Mar del Plata afectó al 90% en el momento más estricto de cuarentena. A este condicionamiento se le suma que las unidades no pueden circular con más de diez pasajeros a pie.

"Dicho condicionamiento contribuyó a empeorar considerablemente la situación porque los concesionarios de la referida actividad, además de verse obligados a transportar únicamente a las personas que desarrollaban actividades esenciales, tuvieron que agregar colectivos para que todas y cada una de ellas fueran sentadas en un asiento, sin cobrar más que la tarifa que venían cobrando como contraprestación y al valor tarifario vigente con parámetros normales de uso", expusieron.

En medio de esta situación que acusan, desde el sector remarcaron que las empresas “tienen disponibilidad de vehículos, pero no de choferes habilitados para conducir la totalidad del parque automotor porque la planta de personal se encuentra reducida en aproximadamente un 20%, como consecuencia de tratarse de personas enfermas o que fueron relevadas del deber de asistir al lugar del trabajo”.

Por último, denunciaron que el Municipio recibió $30.896.206,52 en carácter del "Fondo Covid de Compensación al Transporte Público de pasajeros por automotor urbano y suburbano del interior del país", pero no realizó trámite alguno para que tales sumas sean transferidas efectivamente al efecto de restablecer, al menos parcialmente, "la alteración que existe en la ecuación económico financiera del contrato de concesión".

"Le solicitamos al Departamento Técnico de Transporte Urbano y al secretario de Gobierno que se abstengan de cursarnos requerimientos que exceden las obligaciones impuestas por la Ordenanza N° 16.789/05 y que son de imposible cumplimiento ante la omisión en la que viene incurriendo la mismísima administración comunal como concedente, para que, ya sea mediante aumento tarifario u otorgamientos de subsidio, podamos desarrollar nuestra actividad como concesionarios", concluyeron.

Compartir
Compartí esta nota