Crisis del coronavirus

10 de Abril de 2021 18:27

Piden al Municipio que restituya los alimentos a los CBE

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Tras los diversos reclamos de las ollas populares nucleadas en los Comités Barriales de Emergencia (CBE) sobre el recorte en la provisión de alimentos por parte del Municipio, concejales del Frente de Todos pidieron que se garantice el insumo para el acceso a la alimentación de los sectores más necesitados. 

Este jueves, el Honorable Concejo Deliberante aprobó el proyecto de los ediles del frente de todos por el cual se solicita que el Municipio articule los mecanismos que considere convenientes a fin de garantizar y regularizar la entrega semanal de la provisión alimentaria a los Comedores Barriales de Emergencia (CBE) para satisfacer la demanda alimentaria en los comedores y merenderos que funcionan en Mar del Plata.

 En los últimos meses del año 2020, los CBE recibían 20 toneladas de alimentos frescos (verduras y carnes) todas las semanas, pero a hacia finales de diciembre del año pasado, el gobierno municipal decidió interrumpir  la provisión.

En ese marco, los ediles Roberto "Tata" Gandolfi y Sol de la Torre, pidieron al Ejecutivo Local que “articule los mecanismos que considere convenientes a fin de garantizar y regularizar la entrega semanal de la provisión alimentaria a los CBE para satisfacer la demanda alimentaria en los comedores y merenderos que funcionan en nuestra ciudad”.

En el proyecto aprobado, se detalla la importancia de que el Estado sostenga la provisión de recursos para atender las emergencias que se profundizaron con la pandemia, y sostener la articulación democrática forjada en los Comités, donde confluyen la Universidad, las iglesias, las organizaciones barriales, y los comedores populares.

“Nadie va feliz a retirar la vianda del comedor, no es una situación deseada, pero sí es una necesidad urgente que requiere respuestas en este sentido. Con la pandemia, las dificultades económicas de muchas familias se agravaron, y más de 360 comedores se hicieron cargo de ayudar a quienes más lo necesitaban. Hoy las cocinas populares son sostenidas por  2912 voluntarios, de los cuales en su 70% son mujeres, que elaboran 41.285 viandas semanales. No podemos permitir que esto se corte".

En ese sentido, Gandolfi agregó que “es el Estado, (el trabajo y la matriz productiva presente) quien debe permitir llenar la cacerola familiar, pero no lo logramos en el marco de la pandemia. Sabemos que el inicio de la segunda ola requiere de políticas de cuidado que den respuestas a la gente, y que cuando crezcan los contagios y volvamos a entrar en una situación sanitaria crítica, la demanda de asistencia alimentaria volverá a crecer. Tenemos que estar preparados para que nadie esté con la panza vacía, porque con hambre que no se puede dormir ni soñar”.