Patrimonio histórico

12 de Mayo de 2021 18:14

Apareció la Sirena: estaba enterrada en un campo de la autovía 2

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Apareció la Sirena luego de ser robada de la plaza San Martín.

La escultura robada de la Plaza San Martín fue recuperada por personal policial en un campo de la ciudad. 

Luego de que la justicia lograra detener al principal sospechoso de haberse robado la escultura de la Sirena, instalada en una fuente de la Plaza San Martín frente al municipio, efectivos de la DDI lograron recuperar la pieza que había sido enterrada en un campo ubicado en la autovía 2, en el kilómetro 392. 

Según pudo saber 0223, la escultura estaba envuelta por una frazada y había sido colocada en un tacho de plástico de 200 litros, por lo que pudo ser recuperada en buen estado. 

Los investigadores llegaron a ese campo a partir de la declaración de distintos testigos que informaron que el hombre que fue detenido por el robo de la escultura solía trabajar con un hombre oriundo de Tucumán que tenía un campo sobre la autovía 2. Esa misma pista también llegó a los investigadores por un llamado  anónimo. 

Con esos datos y con la certeza de que si el propietario del lugar tenía alguna participación iba a tratar de hacer desaparecer la evidencia ante la detención del sujeto, el fiscal Fernando Castro solicitó un allanamiento por razones de urgencia en el campo de 16 hectáreas. Una vez en el lugar, los efectivos de la DDI advirtieron que en uno de los potreros había tierra removida. Así iniciaron una excavación hasta que encontraron el tacho y finalmente la estatua robada.

La investigación avanzó a partir de un trabajo conjunto entre personal de la DDI y los operadores de la Secretaría de Seguridad tras analizar varias horas de imágenes de las cámaras del Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) que permitieron identificar a una camioneta Kangoo que habría tenido participación en el robo. Luego de reconstruir el trayecto pudieron ubicar al vehículo a partir de un identificador de patentes.

La camioneta estaba a nombre de una persona dedicada a la venta de antigüedades que fue detenido este miércoles, por la sospecha de que fue él quien robó la escultura de la Plaza San Martín. Sin embargo, los cinco allanamientos realizados durante la mañana de hoy arrojaron resultados negativos, por lo que persistía el misterio sobre el paradero de la escultura.

Finalmente, la Sirena reapareció y el fiscal Castro tiene tres imputados por este hecho: el presunto ladrón y al dueño del campo, junto a su hijo, que fueron acusados del delito de encubrimiento. 

 

Compartir
Compartí esta nota