Judiciales

10 de Junio de 2021 11:32

Detuvieron al prófugo por el crimen de Nicolás Vieytes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Contreras fue detenido en inmediaciones de Valle Hermoso por personal de la DDI.

A Sergio Contreras lo atrapó personal de la DDI en inmediaciones de Valle Hermoso. Será trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán.

Horas después de que el fiscal Leandro Arévalo solicitara la elevación a juicio del único detenido en la causa por el crimen de Nicolás Vieytes personal de la DDI logró la detención del segundo imputado que permanecía prófugo desde el mes de febrero. Sergio Abel Contreras será trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán.

Las tareas investigativas que se realizaron tras el homicidio de Vieytes en octubre del año pasado permitieron establecer la responsabilidad de Hernán Cajal (30) y de Contreras (26) junto a otros dos menores de edad en el ataque mortal. Mientras que el primero fue detenido hace cuatro meses y el fiscal ya solicitó que sea juzgado, su cómplice logró escapar hasta este jueves.

Personal del Gabinete de Homicidio de esta DDI estableció que Contreras deambulaba por la zona rural en cercanías de Valle Hermoso y lograron detenerlo esta mañana. En el marco de una causa por homicidio agravado por el uso de arma de fuego quedará alojado en el complejo penitenciario de Batán.

De esta manera la causa tiene a los dos mayores imputados detenidos, los dos menores imputados en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil y el pedido de sobreseimiento de la adolescente que fue investigada al comienzo.

El plan criminal

El trágico desenlace de Vieytes se gestó a partir de que una joven, en su desesperación por conseguir droga para consumo personal, le dio su teléfono a una persona dedicada a la venta de estupefacientes en  el barrio. El teléfono terminó, luego, en poder de Cajal, el sujeto pergeñó el plan para cometer un robo, junto a dos cómplices.

Entre los tres sujetos le pidieron a la novia de uno de ellos que se hiciera pasar por la dueña original del teléfono y concertara una cita con alguna de las personas que tenía en la agenda del teléfono. Así fue que Vieytes, mediante engaños, llegó en la madrugada del 28 de octubre al barrio La Herradura.

En palabras del fiscal, “la convocatoria ocultaba la siniestra e inequívoca finalidad de robarle”. En su relato, Arévalo menciona que el plan funcionó hasta la concreción del encuentro. Pero cuando lo estaban despojando de sus pertenencias se produjo el desenlace fatal.

Compartir
Compartí esta nota