Nicolás vieytes

8 de Junio de 2021 11:28

Cómo se planificó el robo que terminó con el crimen de Nicolás Vieytes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El fiscal Leandro Arévalo solicitó que Hernán Cajal vaya a juicio.

El fiscal Leandro Arévalo solicitó la elevación a juicio de la causa para el único imputado que se encuentra detenido: Hernán Cajal. La venta de un teléfono para conseguir droga, clave en el trágico desenlace.

El fiscal Leandro Arévalo solicitó la elevación a juicio por el asesinato de Nicolás Vieytes, el camionero asesinado el 28 de octubre del año pasado cuando estaba a bordo de su auto en el barrio La Herradura. La elevación a juicio es para Hernán Cajal, el único imputado que se encuentra detenido actualmente, y está imputado por ser el autor material del homicidio. En tanto, hay un hombre prófugo y dos jóvenes imputados en el fuero de responsabilidad penal juvenil.

Durante la requisitoria elevada a la Justicia de Garantías, el fiscal reconstruyó lo ocurrido durante esa madrugada en la que Vieytes fue asesinado durante el intento de robo que sufrió en Rivadavia al 11.600.

El trágico desenlace de Vieytes se gestó a partir de que una joven, en su desesperación por conseguir droga para consumo personal, le dio su teléfono a una persona dedicada a la venta de estupefacientes en  el barrio. El teléfono terminó, luego, en poder de Cajal, el sujeto pergeñó el plan para cometer un robo, junto a dos cómplices.

Entre los tres sujetos le pidieron a la novia de uno de ellos que se hiciera pasar por la dueña original del teléfono y concertara una cita con alguna de las personas que tenía en la agenda del teléfono. Así fue que Vieytes, mediante engaños, llegó en la madrugada del 28 de octubre al barrio La Herradura.

En palabras del fiscal, “la convocatoria ocultaba la siniestra e inequívoca finalidad de robarle”. En su relato, Arévalo menciona que el plan funcionó hasta la concreción del encuentro. Pero cuando lo estaban despojando de sus pertenencias se produjo el desenlace fatal.

A lo largo de la investigación hay distintos testimonios y pruebas colectadas. Algunos hablan de que Vieytes identificó a uno de sus agresores. Otros de “un movimiento raro” que hizo que los delincuentes se asustaran y dispararan. Como sea, el disparo efectuado por los ladrones hirió mortalmente al camionero de 31 años que intentó huir y chocó con su auto con una columna de alumbrado.

Con los elementos dispuestos en la elevación a juicio, el fiscal Arévalo planteó la posibilidad de arribar a un acuerdo de juicio abreviado por una pena no menor a los 15 años de prisión para Cajal, más la declaración de reincidente. No obstante, aclaró que esa opción deberá ser discutida con los familiares de la víctima que deberán avalar el posible acuerdo.

 

Compartir
Compartí esta nota