Chascomús

15 de Junio de 2021 18:28

Detectan fraude eléctrico en un reconocido restaurante de Chascomús

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los controles de Edea en Chascomús seguirán durante todo el año.

Personal de la compañía Edea detectó al local ubicado en la avenida costanera España y avenida Juan Domingo Perón “enganchado” de la electricidad.

Un reconocido restaurante y una heladería ubicada en pleno centro de la ciudad de Chascomús fueron detectados con fraude eléctrico por personal del área de normalización de pérdidas de Edea, la compañía prestataria del servicio eléctrico en la región.

En el marco de las acciones que la distribuidora viene llevando a cabo en distintas zonas de ese distrito, el primero de los comercios infraccionados fue un reconocido restaurante y cafetería ubicada en la avenida costanera España y avenida Juan Domingo Perón donde, tras detectarse que los precintos de la carcasa del medidor estaban cortados, se pudo verificar que el equipo había sido adulterado para que registrase un consumo menor al existente.

Además de los cargos punitorios por el robo de energía, la empresa señaló que se iniciarán las acciones penales correspondientes contra sus propietarios.

En el caso de la heladería, situada en la céntrica esquina de Soler y Libres del Sur, se halló una conexión directa en las tres fases y el neutro desde el tablero de toma de energía primario hasta el interior del local que evitaba que la energía consumida fuese registrada por el medidor.

Desde Edea, empresa perteneciente al Grupo Desa, se informó que se sigue trabajando en la inspección generalizada de suministros, tanto en el centro como en diferentes barrios de Chascomús, donde se verifica el estado de las instalaciones eléctricas de las viviendas y comercios existentes.

El barrio con mayor porcentaje de irregularidades detectadas en los últimos meses fue San Cayetano donde se trabajó en diferentes oportunidades con el fin de evitar la reincidencia de los fraudes.

Cabe destacar que este tipo de conexiones clandestinas ponen en peligro la vida no sólo de aquellos que realizan el fraude sino también la de los ocasionales transeúntes.

Compartir
Compartí esta nota