Después de 5 meses, Garbarino empieza a cancelar el 20% de las deudas con sus empleados

La toma de la sucursal céntrica cesó por parte de los trabajadores en Mar del Plata aunque el inmueble permanece cerrado. Las llaves están en manos del sindicato para evitar que los responsables de la empresa intenten retirar los electrodomésticos en depósito.  

El estado de incertidumbre no abandona al personal del emblemático comercio. Foto: archivo 0223.

18 de Agosto de 2021 08:03

Por Redacción 0223

PARA 0223

Después de tanta angustia e incertidumbre, los trabajadores de Garbarino son protagonistas por estas horas de una buena noticia - al menos, dentro del profundo contexto crisis que envuelve a la empresa - al haber recibido los primeros depósitos bancarios para cancelar las importantes deudas que arrastran por la falta de pago de sueldos, aguinaldos y aportes.

Fuentes ligadas a la firma que consultó 0223 confirmaron que este martes algunos de los 34 empleados que aún tienen relación de dependencia en Mar del Plata con la casa que supo ser líder en venta de electrodomésticos empezaron a recibir una pequeña parte del monto que se les adeuda.

"Se está pagando, más o menos, entre un 15 y un 20 por ciento de la deuda total a cada empleado", precisaron, en el marco de los atrasos que se extienden hace cinco meses y que representan, en promedio, un rojo de 300 mil pesos por trabajador.

Hasta la fecha, los empleados solo venían cobrando mes a mes los 22 mil pesos que contempla el Programa de Recuperación Productiva (Repro), a través del cual la administración de Alberto Fernández ha hecho un desembolso de 170 millones de pesos desde que se profundizó la crisis dentro de la empresa.

El dinero que hizo llegar Garbarino en las últimas horas se logró después de que el Gobierno porteño le devolviera a los responsables de la firma unos 220 millones de pesos que habían sido "mal retenidos" por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) en concepto de ingresos brutos.

La sucursal céntrica de Rivadavia al 3000 - la única que le quedaba a la empresa en la ciudad - continúa con la persiana baja aunque la toma que comenzaron en julio los empleados ya cesó. "El sindicato tiene la llave guardada para evitar que Garbarino se vaya con los electrodométicos y la mercadería que sigue guardada en depósito", explicaron. 

Mientras tanto, el Sindicato de Empleados de Comercio que conduce Guillermo Bianchi intenta avanzar con los trámites legales para poder embargarle los bienes a la firma y, de ese modo, asegurar un resguardo para el personal en caso de que se confirme el cierre definitivo. "Están todos los abogados trabajando en eso pero es un proceso larguísimo", reconocieron.

Ninguna certeza

En los trabajadores, no solo se agrega cansancio por la dramática situación sino incertidumbre ante el manejo que muestra Carlos Rosales, el dirigente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro que se hizo cargo de la casa de electrodomésticos en el 2020, ya con la pandemia del Covid-19 vigente.

"Ellos siguen como si nada porque emiten los recibos normalmente pero no depositan ni pagan", graficaron las fuentes consultadas, que añadieron: "Hoy, no hay vistas de nada. Esta gente no presenta quiebra ni va a concurso de acreedores. Literalmente, no hace nada".

En todo el país, la firma de Rosales incluye a 3800 trabajadores distribuidos en las seis unidades del grupo: Garbarino, Garbarino Viajes, la cadena Compumundo, la financiera Fiden y las plantas Tecnosur y Digital Fueguina, ubicadas en Tierra del Fuego. 

Garbarino posee una deuda estimada en 10.000 millones de pesos, distribuida entre sus empleados y proveedores. A ello se suman innumerables reclamos de clientes por entregas no realizadas de manera online.

 

 

 

 

Comentarios de usuarios de Facebook