Ezequiel guasone

15 de Septiembre de 2021 12:03

Apelaron la prisión preventiva del acusado de matar a Ezequiel Guasone

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El cuerpor de la vìctima fue hallado dentro del local.

La defensa de Ricardo Aguerrido insistió en el análisis de la prueba que lo ubicaría fuera del lugar del crimen. El hombre sigue alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.

A diez días del dictado de la prisión preventiva del único imputado por el homicidio del empresario Ezequiel Guasone, la defensa de Ricardo Aguerrido apeló la resolución de la Jueza de Garantías Rosa Frende e insistió con su pedido de que se analice la prueba presentada que lo ubicaría lejos del lugar de los hechos.

Los abogados César Sivo y Romina Merino solicitaron que se analice cuanto antes el celular del imputado ya que existe prueba –a través de mensajes y conversaciones- que lo ubican al hombre de 53 años en un lugar distinto al local ubicado en San Luis y San Lorenzo.

Con los datos recabados en la investigación y antes del vencimiento de la prórroga solicitada, la fiscal Romina Díaz solicitó que Aguerrido siga detenido en el complejo penitenciario de Batán mientras avanza la causa. Tras la realización de una audiencia entre las partes, la Justicia de Garantías avaló ese pedido e hizo efectiva la solicitud.

Aguerrido fue detenido seis días después del hallazgo del cuerpo de Guasone y al momento de declarar negó tener algo que ver con el homicidio, aceptó que le saquen sangre para periciar y ofreció testigos, documentación y audios para incorporar al expediente. Esos últimos son los elementos que están en el celular que aún no fue peritado.

Tras negar cualquier tipo de vinculación con el homicidio, el imputado explicó que Guasone le debía cerca de 20 mil dólares y que le firmó varios pagarés para afrontar los pagos de manera escalonada. Antes de ese compromiso, allegados de la víctima le habían comprado el fondo de comercio, por lo que Aguerrido sostuvo que estaba tranquilo porque había empezado a cobrar el dinero que le adeudaban.

Compartir
Compartí esta nota