Cambio climático

20 de Septiembre de 2021 08:06

El refulado, la millonaria obra que Mar del Plata reclama para no perder sus playas

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Foto ilustrativa: archivo 0223.

Se trata de un pedido con el que insisten empresarios de balnearios a la Provincia y la Nación. Los trabajos, que en la ciudad no se realizan hace 24 años, demandarían una inversión de más de 20 millones de dólares.

La arena que hoy conservan gran parte de las playas céntricas y más concurridas de Mar del Plata es la misma que se generó hace exactamente 24 años, gracias al refulado que llevó adelante el gobierno de Eduardo Duhalde. Desde entonces, en la ciudad no se han realizado más obras de conservación y con el proceso natural de erosión que provoca el mar, sumado a los condicionamientos que impone cada vez con más fuerza el cambio climático, se vuelve urgente la necesidad de avanzar con trabajos de estas características para evitar la extinción de balnearios y espacios públicos esenciales para fomentar el turismo y el desarrollo de la economía local.

No fue extraño que el reclamo se entrometiera entre los diferentes pedidos que le hicieron llegar empresarios turísticos al presidente Alberto Fernández y sus más altos funcionarios, como el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Wado De Pedro, en el marco de la última visita a Mar del Plata. “Es un pedido histórico que alguna vez se tiene que resolver. Ya estamos en una carrera contra el tiempo”, insistieron fuentes del sector consultadas por 0223.

En pocas palabras, el refulado es el proceso mediante el cual se extrae arena del mar, y se la deposita sobre las playas para poder maximizar o mantener sus dimensiones. Es una actividad que se realiza habitualmente en todas las ciudades turísticas que disponen de playas. Por esta fecha, por ejemplo, se están realizando tareas de este estilo en las playas cariocas de Camboriú, y también suelen verse con frecuencia en las playas del Caribe, en Miami o en destinos como Dubái.

Con la obra que se hizo en el ’97 en Mar del Plata, se extrajeron 2 millones de metros cúbicos de arena que fueron volcados, a través de un sistema de cañerías, a playa Grande, Varese, Cabo Corrientes, la Bristol, Torreón del Monje, y la Popular. “En ese momento las playas quedaron con grandes dimensiones y resultó muy beneficioso para la ciudad y para toda la costa bonaerense ya que esa arena vuelve a su deriva natural beneficiando posteriormente las playas de las localidades que están al norte”, destacaron en la Cámara de Empresarios de Balnearios y Afines (Cebra).

En aquel entonces, el refulado demandó un desembolso de más de 20 de millones de dólares, que fueron financiados a través de la Nación y la Provincia. Por las estimaciones que hacen los empresarios, ahora debería destinarse un presupuesto similar para conservar las playas de la ciudad. “El número quizás asusta en un principio pero hay que tener en cuenta que el beneficio de esta obra es inmediato y con una durabilidad de muchos años”, afirmaron en la entidad.

La necesidad es clara mientras avanza el mar y no se hacen obras. Los responsables de balnearios citan el ejemplo de Playa Grande, que a fines de los ’90 disponía de alrededor de 300 metros cúbicos de arena y hoy tiene “casi la mitad”. Sin embargo, advierten los problemas más evidentes en todas las playas que están al norte de Mar del Plata, por la “trampa artificial“ del Puerto que hace que al arena se estanque en su boca, incluyendo a las playas de Santa Clara, Mar Chiquita y Villa Gesell.

“A largo plazo, estaría bueno que haya políticas claras de prospección costera porque la arena es un recurso turístico fundamental para Mar del Plata. Este tipo de obras deberían tener una mantención cada 10 años, por lo menos, como para conservar el tamaño de las playas”, apuntan en el sector, después de los reclamos que se reiteraron en el tiempo a diferentes gobiernos sin mayor éxito.

En 2018 parecía que finalmente se iba a hacer un nuevo refulado con el trabajo de la draga española Omvac Diez que había sido contratada por el Consorcio Portuario Regional de Martín Merlini para llevar a cabo el dragado de mantenimiento del Puerto. El organismo, que depende de la Provincia, lo había garantizado en una primera instancia y anunció que se recuperarían 100 metros de playa pública, lo que generó fuerte expectativa dentro de la cámara de balnearios.

Sin embargo, cuando los empresarios estaban a punto de firmar el contrato, la gestión de Merlini anunció la suspensión del refulado porque ya habían transcurrido más de dos semanas de trabajo y en ese período se acusó una reducción del volumen de sedimentos de mejor calidad. A ello se añadía el condicionante de que la arena que se estaba removiendo era de grano fino, algo que haría difícil su permanencia en la costa marplatense.

Después de ese traspié, y con el cambio de gestión, en Cebra renuevan las ilusiones y se muestran esperanzados con concretar la obra de una buena vez. “El hecho de haber plasmado esta inquietud de manera personal al presidente ya es importante. Y lo que vimos en la reunión es que tanto él como sus funcionarios han anotado la problemática y tienen una preocupación real para que esto se pueda hacer de nuevo en Mar del Plata”, ponderaron, en diálogo con este medio.

 

Ejemplos al otro lado del mundo

En Surfrider destacaron la tecnología que se utiliza en Australia y que consiste en un "dragado fijo controlado" donde se "pasa la arena del lado de las escolleras portuarias que impiden la deriva de la arena". "A la arena la pasan por medio de bombas y tuberías hacia el otro lado logrando subsanar la obstrucción de la deriva litoral que ejercen las estructuras duras como las escolleras en sistemas dinámicos, en continuo movimiento y equilibrio de las zonas costeras", explicó Gustavo Huici, referente de la organización ambiental en Mar del Plata.

Foto: así cambió la situación en Australia. Créditos Surfrider.

Para el hombre de la entidad, el sistema de by-pass por bombeo es bueno porque "aparte de dragar se impide que el canal de acceso al Puerto se tape con la arena que viene del sur". Aunque advierte que para avanzar con un plan de este tenor habría que hacer, primero, un estudio para saber con precisión cuánta arena transportan las corrientes marinas que pasan por Mar del Plata. "Se estima que son entre 250 mil y 300 mil metros cúbicos por año", dijo.

"La arena es uno de los minerales mas utilizados en el mundo y su valor es de aproximadamente U$S30/m3. Lo que sí tenemos que considerar es que la arena del sistema litoral debe permanecer en el sistema litoral y no utilizarlo para otras aplicaciones como la construcción. La arena es un recurso estrátegico para ciudades de sol y playa como la nuestra", sostuvo Huici, ante la consulta de 0223.

Para el representante local de Surfrider. la arenera del Puerto local debería hacer un "rellenado mecánico", a través de camiones, para nutrir las playas del centro con el aporte de estos vehículos y no desviar la arena para otros destinos. "La mejor protección para la playa es una playa en equilibrio con arena", concluyó.