Manzur monitoreó la puesta en marcha de la exploración petrolera en el mar argentino

El ministro coordinador supervisó el proyecto que permitirá registrar imágenes del subsuelo marino para determinar si existen hidrocarburos a 307 kilómetros de la costa de Mar del Plata. 

El Gobierno garantiza que las tareas "se llevarán a cabo en zonas muy alejadas de la costa".

5 de Enero de 2022 14:35

Por Redacción 0223

PARA 0223

El jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Juan Manzur, se reunió este miércoles en su despacho con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, y el secretario de Energía, Darío Martínez, con el objetivo de analizar la puesta en marcha de la exploración hidrocarburífera en la Cuenca Argentina Norte, una iniciativa del Estado nacional tendiente a fortalecer el desarrollo de esta actividad estratégica para responder a la creciente demanda energética.

El proyecto “Campaña de adquisición sísmica offshore Argentina, Cuenca Argentina Norte”, cuyas áreas serán operadas por la empresa noruega Equinor, en conjunto con la estatal YPF y Shell, permitirá la exploración hidrocarburífera a través del registro de imágenes del subsuelo marino y no contempla la perforación de pozos productores de petróleo o gas.

“Los hidrocarburos hoy representan la mitad del consumo mundial de energía. Estamos frente a un contexto de demanda energética en aumento: por ejemplo, en la última semana, hemos batido el récord de consumo histórico de la Argentina, por tanto es una actividad que hay que profundizar y continuar desarrollando”, indicó Manzur luego del encuentro. 

“Nuestro país cumple con todos los estándares de cuidado del medioambiente al efectuar estas prácticas, de la misma manera que se realiza en los países más desarrollados del mundo, como es el caso de Canadá, Holanda, Noruega y Brasil, que lleva adelante esta actividad en el mar desde hace más de 50 años”*, agregó.

“Se trata de una iniciativa que cuenta con el aval del Estado Nacional para desarrollar este recurso, con el fin de aumentar la producción de gas viable para las y los argentinos y también permite la posibilidad de convertir al país en proveedor de gas de toda la región”, explicó.

El titular de la Secretaría de Energía expresó a su turno que “el 17% del gas que se produce en el país sale del offshore, necesitamos gas argentino producido por trabajadores argentinos y Pymes argentinas que se vayan sumando a la cadena de valor; consideramos que es una muy buena decisión en función de un esquema nacional y de una economía que sigue creciendo”.

En el encuentro participaron Darío Martínez, Secretario de Energía de la Nación, y Juan Cabandié, el ministro de Medio Ambiente. Fotos: Casa Rosada.

Y agregó que “en el país desde 1970 se vienen desarrollando offshore, con más de 180 pozos y no se han registrado inconvenientes ambientales. Es fundamental seguir creciendo en un país donde se asegura la soberanía energética". "Hay que desarrollar todas las fuentes energéticas de la Argentina, necesitamos más gas y más petróleo para dejar de importar, como así también apostar a las energías renovables, a la nuclear y a la hidroeléctrica”, agregó el funcionario.

“Hay mucho para hacer en materia de generación, entendemos que podemos ser proveedores en materia de gas, que es el primer vehículo en la transición energética, y también hay que dejar de importar y para eso hacen falta obras de infraestructura importantes. Tenemos un plan de acción ambicioso que nos va a posicionar como los proveedores de gas de toda la región y la Argentina”, finalizó.

"Lejos de la costa"

Actualmente, en el país hay 36 pozos en producción, en las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego. La utilización de la técnica exploratoria sísmica en el Mar Argentino data de fines de los años 50. En las costas bonaerenses, se han registrado desde 1960 unos 50 mil kilómetros de sísmica y se han perforado 18 pozos; el último en 1997, según informaron desde Jefatura de Gabinete.

En la zona a explorar, ubicada a más de 300 kilómetros de la costa, el procedimiento implica la instalación de diez cables submarinos que tienen una extensión de entre 8.000 y 10.000 metros y se conectan a tres fuentes de energía desde la que se emiten sonidos. La refracción de esos sonidos es captada por micrófonos submarinos, conocidos como hidrófonos, que permiten la interpretación de esas refracciones en las imágenes 2, 3 y 4D. 

Con este proyecto será la primera vez que las operaciones se hagan en aguas profundas y ultraprofundas; es decir, se llevarán a cabo en zonas muy alejadas de la costa, en donde el mar puede alcanzar profundidades de hasta 4000 metros. El punto más cercano a Mar del Plata es 307 kilómetros.

Comentarios de usuarios de Facebook