Los nombres propios de Mar del Plata que sacudieron el tablero político | 0223

Los nombres propios de Mar del Plata que sacudieron el tablero político

La semana dejó movimientos de peso en la ciudad que no sólo repercuten en la política doméstica sino que prometen impactar en la política nacional. 

Raverta y Máximo Kirchner, en el PJ. Montenegro y Abad, en Juntos. Todos nombres de peso en la última semana política de Mar del Plata.

9 de Noviembre de 2022 21:06

¿Un gobernador? ¿Una vicegobernadora? ¿Un punto de quiebre en la relación entre el presidente y el líder de la principal agrupación política del gobierno? Mar del Plata suele estar en el centro de la escena política nacional. Lo fue, por caso, durante la realización del Coloquio de Idea que reunió a las principales figuras del empresariado y la política nacional. Sin embargo, en la última semana Mar del Plata promocionó nombres propios para la escena nacional.

La visita de Máximo Kirchner para encabezar el Congreso del PJ en Mar del Plata tuvo varios efectos. El más notorio fue otro golpe (¿el definitivo?) a la ya ajada relación entre el presidente del PJ provincial y el presidente Alberto Fernández. Los mensajes en el acto de cierre del congreso realizado en Once Unidos fueron directos y claros. Todos los medios reflejaron las críticas que el diputado nacional lanzó desde la tribuna marplatense.

También tuvo impacto en la política doméstica. El sábado por la mañana encabezó la reunión con referentes y dirigentes del Frente de Todos en Luz y Fuerza. Allí pudo ver en primera persona la amplitud del armado que lidera Fernanda Raverta en Mar del Plata. Algo que, luego, fue ratificado ante todos los congresales del PJ bonaerense.

El director del Correo Argentino, Rodolfo “Manino” Iriart, acudió a Once Unidos con la voluntad de evidenciar las diferencias que tiene con la conducción del peronismo local que lleva adelante la directora ejecutiva de Anses.

El exdiputado bonaerense pudo hablar luego de insistentes pedidos a las autoridades partidarias. Y cumplió con su objetivo: cuestionó los votos perdidos en los últimos años y la falta de apertura de la actual conductora, ante una cortina de silbidos de los presentes.

La respuesta llegó de Lucas Fiorini, exsenador provincial de Cambiemos durante la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia, hoy trabajando decididamente para que Raverta sea intendenta de Mar del Plata el año próximo.

“Muchos de nosotros veníamos de afuera y siempre es difícil convocar al que viene de afuera. Fernanda Raverta es uno de los mejores cuadros y tuvo la generosidad de convocar a muchos de nosotros que veníamos de afuera”, dijo Fiorini. Luego de destacar la posibilidad que tuvo de sumarse al espacio conducido por Raverta también mencionó que aquellos que se incorporan deben “respetar las conducciones”.

No fue casual la elección del dirigente elegido para responderle a Iriart: Fiorini acredita no sólo pasado en Cambiemos, sino también un trabajo intenso para que Guillermo Montenegro llegue a la Intendencia. “Es una muestra clara de que lo que buscamos es tener un armado amplio y plural. El problema no somos nosotros, es ‘Manino’. Y eso quedó en evidencia”, señalaron desde el entorno de Raverta.

La llegada del hijo de la expresidenta coincidió también con la mención en el diario Clarín de Raverta como posible vicegobernadora de Martín Insaurralde en un laboratorio de ideas que maneja el kirchnerismo de cara al año próximo. “No es una posibilidad en la que pensemos. Trabajamos alineados con Axel (Kicillof) y él ya dijo que va a ir en busca de la reelección”, dijo uno de los armadores de la directora de Anses. Como sea, que su nombre circule en esos borradores, es una señal de fuerte respaldo.

Hubo un tercer hecho político destacado durante la visita de Máximo Kirchner. Tal vez el más importante para Raverta, aunque el que menos trascendió. Durante su discurso, el presidente del PJ bonaerense deslizó que el viernes había estado con empresarios de Mar del Plata, aunque no profundizó. Los detalles no abundan porque la reunión en un discreto hotel de Punta Mogotes se llevó a cabo con el compromiso de no hacer fotos ni publicidad.

Acudieron poco más de 10 empresarios de los más importantes de Mar del Plata. Todos hablaron y trazaron un diagnóstico de la situación de cada uno, de acuerdo al sector en el que se desenvuelven. “Intercambió análisis con todos y entendemos que se llevaron una buena impresión. Más allá de que en algunos planteos pudieron no coincidir todos se sorprendieron de la solidez con la que habló, con muchos números en la cabeza”, contaron fuentes consultadas por 0223.

Uno de los argumentos que dio el diputado nacional lo repetiría al día siguiente durante el cierre del Congreso del PJ: les leyó a los empresarios los millones de dólares que la Argentina deberá pagar al Fondo Monetario Internacional (FMI) durante los próximos años y cuánto eso condiciona el futuro del país.

Raverta cerró así un fin de semana intenso, pero con la satisfacción de que la reunión del PJ salió tal cual se esperaba. No tuvo, sin embargo, mucho tiempo para relajarse: el lunes a las 9 de la mañana se la vio ingresar al Palacio Episcopal para reunirse con el presidente de la Pastoral Social Monseñor Lugones y los principales obispos de la Argentina, una relación sensible en tiempos sociales convulsionados.

Otro dirigente proyectado a la pelea grande es el radical Maximiliano Abad, presidente del Comité Provincia de la Unión Cívica Radical (UCR) y desde hace unas horas precandidato a gobernador bonaerense. Sin figuras de renombre en el territorio provincial, el diputado marplatense decidió no relegar más terreno y sumar a la lista de nombres el suyo.

El PRO puso primera hace rato y ya tiene varios nombres en la cancha. Diego Santilli con el respaldo de Horacio Rodríguez Larreta, Cristian Ritondo (para muchos el de mayores posibilidades), impulsado por María Eugenia Vidal y con algunos guiños de Patricia Bullrich y, con menos fuerza, también surgió el nombre de Joaquín de la Torre.

En el radicalismo los nombres que sonaron fueron más tímidos. Martín Tetaz y Gustavo Posse deslizaron su intención de competir, pero sin demasiada firmeza. Y para poder discutir de igual a igual con el PRO, tal como buscan hacerlo con las figuras de Gerardo Morales y Facundo Manes en el ámbito nacional, el radicalismo necesitaba mostrar voluntad de luchar por la Gobernación.

Abad carece de un alto nivel de conocimiento, pero en los últimos años escaló peldaños en la consideración de los principales referentes del partido. Fue el principal impulsor de la candidatura de Manes en las últimas legislativas y logró cerrar filas con todos los sectores para volver a conducir el radicalismo provincial.

“Tiene todo el respaldo y ahora va a empezar a caminar la provincia. Vamos a ir hasta el final”, avisaron desde el entorno del jefe de la bancada de diputados de Juntos por el Cambio en la Legislatura provincial.

Este domingo, sin embargo, el líder radical deberá enfrentar una prueba inesperada: cerró acuerdo para presentar una lista única en el Comité Provincia de la UCR, pero en Mar del Plata deberá medir fuerzas con el dirigente Christian Echeverría que promovió la candidatura de Walter Curado.

El triunfo de Daniel Núñez, todo indica, no corre peligro y será el nuevo presidente de la UCR local luego de dos mandatos de Ariel Martínez Bordaisco. Sin embargo, hay dos incógnitas: por qué diferencia será y si podrán ganar la juventud partidaria. Abad sabe de la importancia de cuidar el pago chico y por eso está destinando atención y recursos a la elección del domingo.

La presentación de una lista opositora de la UCR con terminales cercanas a Montenegro generaron cierta tensión entre el líder radical y el intendente. Sin embargo, el jefe comunal y sus principales alfiles mantuvieron varios encuentros en las últimas horas para ratificar la alianza con Abad. ¿Habrá consecuencias?

Montenegro, en tanto, parece mantenerse alejado de las especulaciones electorales, aunque en su entorno todos creen que irá en busca de la reelección el año próximo. La gestión, sin embargo, le depara varios desafíos de relieve antes de fin de año.

El intendente cerró la semana con un “triunfo”. Logró sostener su posición de no negociar con el predio ocupado, logró que se retiren sin violencia y ahora deberá terminar de desactivar un conflicto para el que el municipio no tiene una respuesta concreta: el problema habitacional. Las autoridades repiten que la comuna no dispone de terrenos para poder llevar adelante planes de viviendas. “Los que tenemos son plazas o no son aptos para construir”, marcaron.

En la mesa de diálogo de este jueves buscarán colaborar en conseguirles algún tipo de trabajo a los manifestantes, pero no habrá alternativas para el problema de fondo.

Sin mucho tiempo para celebrar, el jefe comunal escuchó en las últimas horas las críticas feroces de la multicampeona Florencia Borelli a la organización del Medio Maratón de Mar del Plata. A ella se le sumaron los cuestionamientos por la discriminación en los premios. No es una crítica más: el gobierno eligió hace varios meses apostar fuerte a los eventos deportivos para promocionar la ciudad.

Cuando las críticas llegaron de la política, como ocurrió en el Enduro Pale, en el equipo del intendente nadie se preocupó. Pero que Borelli, reconocida atleta de la ciudad, califique como una “vergüenza” la competencia, pega duro.

En el horizonte del gobierno local hay otros dos temas relevantes que dirán presente antes de que termine noviembre: el pliego del transporte público de pasajeros y el presupuesto 2023. El primero está listo hace rato, pero el municipio espera el mejor momento para presentarlo. Desde hace tiempo deslizan que “en unos días” lo elevan al Concejo. Pero hay un dato que hace suponer que ahora es verdad: funcionarios del Ejecutivo iniciaron la ronda de reuniones con los presidentes de los bloques oficialistas para trazar la estrategia legislativa.

El presupuesto, en tanto, depende de lo que avance el gobierno provincial. De todos modos, desde el gobierno local ya cuentan con los lineamientos principales del presupuesto de Kicillof, lo que les permite terminar de darle forma  al de General Pueyrredon.

“El aumento promedio de impuestos provinciales es del 71%, por debajo de la inflación. El de Mar del Plata todavía no está resuelto, pero también será por debajo de la inflación”, deslizó un funcionario de peso en el gabinete local. El “debajo de la inflación” cuando la suba de precios roza el 100% es un margen amplio. Y será ese dato parte central del debate que se viene.