Guillermo Montenegro: "Mar del Plata recibió muy poco para obras en estos dos años y medio"

El intendente de General Pueyrredon habla de la necesidad de que la ciudad salga del estancamiento, cuestiona a la oposición por no generar soluciones a los vecinos y admite que reconoce quitarle el techo al estadio José María Minella. 

En una entrevista con 0223, Guillermo Montenegro dijo que Mar del Plata debe salir del estancamiento.

19 de Mayo de 2022 07:54

"Salir del estancamiento", es la nueva idea sobre la que machacará Guillermo Montenegro. Lo planteó en el acto que encabezó en el Parque Industrial durante la firma del contrato para el desembarco de Lamb Weston y lo repite en una extensa entrevista con 0223, en la que refuerza que Mar del Plata necesita "salir del estancamiento" que arrastra de hace muchos años. 

El intendente de General Pueyrredon, que ya superó la mitad de su mandato, asegura que tratará de resolver problemas "estructurales" de la ciudad, sin abandonar la escucha a los temas que le plantean los vecinos en las reuniones que mantiene periódicamente. Asegura que una de esas demandas, es la de mayor seguridad y afirma que oponerse al sistema de reconocimiento facial "es un disparate". Y aprovecha para pegarle a la oposición en el Concejo Deliberante: "No están viendo los problemas de la gente y me enojo porque no genera soluciones para el vecino".

En la charla con este medio, Montenegro sostiene su postura respecto a la exploración en busca de petróleo e insiste en que aún hoy no hay información certera sobre los posibles perjuicios y tampoco sobre los anunciados beneficios. "Dicen que la exploración de petróleo va a generar miles de puestos de trabajo. Bueno, dónde, cuándo y por qué", marca.

Montenegro evita dar definiciones electorales sobre su futuro y las internas de su espacio. Sin embargo, sí aporta definiciones políticas y de su gestión. Una de ellas es que Mar del Plata recibió "muy poco" dinero para obras públicos durante su gestión, tanto de Nación como de provincia.

También habla de la falta de taxis y remarca que es un "servicio público". "No es un servicio que vos prestás cuando querés", dice. Otra definición es respecto al futuro del estadio José María Minella y allí reconoce que estudia la posibilidad de "sacar el techo".  

-¿En qué etapa de su gestión está?

-Ya van dos años y medio. Obviamente estuvimos atravesados por un montón de cuestiones. Pero estamos trabajando en todo lo que tiene que ver con problemas estructurales de Mar del Plata y cómo salir. Siempre hablamos de problemas estructurales.

La clave viene por ese lado. Salir del estancamiento que viene de muchos años. Y para salir del estancamiento, es fundamental el trabajo conjunto entre lo público y lo privado. El Estado debe acompañar a quienes quieren apostar por la ciudad y crecer con ella. Pero para que esto ocurra el Estado debe facilitar y simplificar los procesos, y eso es algo que estamos haciendo desde el día 1 de la gestión, sacando 145 impuestos, con las habilitaciones rápidas, con Mi Primer Comercio, con las exenciones impositivas para muchos sectores, con el distrito tecnológico, con la ordenanza para favorecer más la construcción, con la habilitación para destilerías de gin, con la que permite el tostado de café en cafeterías.

Esto muestra la necesidad de seguir en este camino donde el Estado no sea quien pone trabas, obstáculos, sino quien acompaña a quienes quieran avanzar.

-En las últimas semanas, hizo mucho hincapié en el tema seguridad. ¿Creció la problemática?

-No sé si aumentó la demanda, es uno de los temas que los vecinos plantean. Y cuando plantean un tema uno no puede hacerse el boludo. Los problemas están para enfrentarlos, no para eludirlos. Ya sea seguridad, el asfalto, empleo. Nosotros tomamos una decisión que es generar herramientas necesarias para dotar a la policía, a la justicia y a la patrulla municipal que colabora con la policía. Herramientas como el anillo digital para leer chapa patente, el soft de reconocimiento facial, pero también abordamos problemáticas específicas como la de la zona roja.

Lo mismo pasa con la seguridad vial. ¿Manejamos bien o mal los marplatenses? Manejamos mal. ¿Qué estamos haciendo para corregirlo? Cuando uno toma las medidas y ve las estadísticas se ha mejorado, pero no alcanza. Hay que seguir. ¿Qué necesitamos? Herramientas. Se necesita capacitación y cambio cultural, pero también herramientas tecnológicas que permitan detectar a personas que cometan infracciones de tránsito, como las fotomultas. Es importante llevar adelante eso porque salva vidas. Uno no pone la agenda, la agenda la ponen los vecinos. Si plantean que en su barrio hay un problema con la seguridad vial, hay que ocuparse.

Montenegro sostuvo que la oposición no ve los problemas de los vecinos.

 

-Para muchas de estas cuestiones, tiene que pasar por el Concejo Deliberante, donde está encontrando dificultades. ¿Qué opina?

-Que no están viendo los problemas de la gente. No tiene que ver con apoyar o no una gestión. Hay cuestiones en las que podemos trabajar en conjunto, como el Consejo Federal Pesquero o algo específico como el gas, para la finalización del gasoducto que permitiría en el Parque Industrial que el límite para la radicación de empresas sea solo territorial y pensar en cómo ampliarlo.

Son cuestiones que van más allá de la coyuntura. Muchas veces en la política local sólo se ve la coyuntura. Hay que buscar tres, cuatro, cinco temas que busquen solución al problema que tienen los vecinos.

-En cuanto al tema fotomultas, se planteó que era un proyecto a sobre cerrado y se cuestionó por qué no se avanza en una licitación pública en vez de en un convenio de esas características. ¿Lo analizó?

-Se analiza todo. Lo que yo no puedo es seguir retrasando cuestiones que claramente cuidan la vida de los vecinos, porque no es solamente las fotomultas, es todo lo que se vino haciendo y todo lo que se va trabajando en conjunto con la policía, el Ministerio de Seguridad de la Provincia; con la Agencia Nacional de Seguridad Vial y con otras intendencias que han llevado adelante este sistema -incluso, que no son del mismo color político- para saber cómo funcionaba, qué fallaba, a qué había que prestarle atención. No es una cuestión de recaudación, nada que ver. Uno tiene que tratar de que con este tipo de proyectos y medidas no haya infracciones de tránsito. Pero hasta llegar a eso debe haber control y multa y esto se utilizó hasta en los países que han logrado tener tasas prácticamente ínfimas de siniestralidad vial. En Nueva Zelanda, uno de los lugares emblemáticos en este tema, se logró con mucho control y sanción. Entonces, al oponerse porque sí, no se está midiendo el problema que tiene la ciudad.    

-Respecto del proyecto de reconocimiento facial hay cuestionamientos porque consideran que implica una invasión a la privacidad. Usted ha planteado que ha sido exitoso en todo el mundo, pero sectores de la oposición sostienen que en otros países se está dando marcha atrás.

-Es un disparate. Es como que no pueda existir en un patrullero policial la foto de una persona que esté siendo buscada. Lo único que genera este tipo de herramientas es una comparación con una base de datos con una persona que es identificada por el sistema porque así lo dispuso la justicia; porque está siendo buscada por la comisión de un delito. Al margen de que contiene otras herramientas que pueden servir, por ejemplo, para buscar a una persona que se perdió.

No utilizar herramientas tecnológicas en algo que está pidiendo la gente es no escuchar a los vecinos que están reclamando seguridad.

Montenegro dice que no permitir el reconocimiento facial es "un disparate".

 

-La suspensión de este tema en Ciudad de Buenos Aires, ¿lo enmarca en una disputa política?

-La suspensión fue un tema específico que planteó un juez Contencioso y que tendrá que ver con cómo es el sistema. Eso es una cosa, pero que me digan que no es una herramienta necesaria para detectar personas que pueden haber cometido un delito y que están en una base de datos porque las incorporó la Justicia, es no entender el funcionamiento del sistema judicial argentino. Yo no puedo hacerlo, lo hace la Justicia con una orden de captura emitida por un juez. La verdad, no conozco ningún país que haya dado marcha atrás con esto, al contrario, veo que cada vez se mejora el software que utilizan. Hace algunos años pensar en este tipo de cuestiones era sumamente complejo por la calidad de la imagen que tomaba la cámara, que no tiene que ver con la calidad de hoy. Y esto va a ir mejorando. Cuanto mejor sea la calidad de la imagen y más fidedigna la base de datos, vas a tener mejor respuesta. De ahí a no tener respuestas por decir que este sistema no tiene que ser usado porque en muchos países dejó de ser usado... Yo no conozco ninguno.

 

La oposición, el gobernador y las desigualdades

-¿Cómo califica a la oposición?

-El problema no es Montenegro, el gobierno, sino el marplatense. Cuando la oposición no genera medidas o soluciones para el vecino, ahí es donde yo me enojo. No me considero el dueño de la verdad ni mucho menos, pero generamos una serie de elementos que son importantes para la toma de decisiones. Puede haber mejores propuestas, superadoras. Ahora, el no porque no, no le afecta a un gobierno, sino al vecino y cuando eso ocurre, es responsabilidad de la oposición.

-Desde el Frente de Todos sostienen que ellos realizan ​propuestas, pero el gobierno no las escucha. ¿Usted no tiene la misma percepción?

-Yo nunca tuve una reunión en la que me planteen algo que tenga que ver con la producción, el empleo... De hecho, lo vimos durante la pandemia, cuando prácticamente yo era alguien que estaba jugando con la salud de los marplatenses porque entendía que había que generar más aperturas, con todos los cuidados necesarios. Hoy lo que veo es "no, no, no" y me parece que no tiene que ver con un gobierno, sino con la gente; con que no la están interpretando.

-¿Cómo está su vínculo con la Provincia?

-No es que tengo acuerdos o desacuerdos políticos, lo que voy a defender con mucha vehemencia son las cuestiones que puedan favorecer a los vecinos de mi ciudad y voy a estar muy en contra de las que puedan llegar a afectarlos. Esto no es una frase hecha, tengo una responsabilidad de gobernar esta ciudad por un tiempo para los que me hayan elegido o no y voy a ser muy exigente conmigo mismo de plantear qué es bueno para Mar del Plata, independientemente de quién lo diga. Cuando he tenido diferencias con (Horacio Rodríguez) Larreta, con mi espacio o con el Gobernador, las he planteado. Y si tengo alguna coincidencia, también lo digo, sin inconvenientes. Ahora, cuando veo que hay alguna afectación a los intereses de mi ciudad o que hay tratos dispares, lo digo.

-¿Hoy siente que hay algo de eso?

-Hoy siento que lo hay en cuanto a los subsidios del transporte. Hay un trato desigual no sólo para Mar del Plata, sino con otras ciudades del interior de la Argentina, porque el 85% de los subsidios se manejan en el Amba y el resto va para la otra parte del país. Por eso hay una disparidad de un boleto de 20 pesos en el Amba y casi quintuplicado en muchos lugares del interior, como Córdoba, Mendoza, Rosario, Bariloche, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría. Uno ve que las ciudades más afectadas en relación al boleto son de Juntos y eso es un dato objetivo de la realidad. No es algo de ahora, viene ocurriendo desde hace varios gobiernos. ¿Por qué un obrero o un empleado de Mar del Plata tiene que pagar el boleto más caro que un pasajero del Amba? Que me lo expliquen.

-¿Encontró alguna respuesta?

-No, ni yo ni ninguno de los intendentes que lo planteamos. No hay una explicación clara de por qué el subsidio se reparte de esa manera.

-¿Y en materia de obra pública?

-Hay deuda.

-¿Pero hay desigualdades?

-Yo no miro tanto qué es lo que les dan a los otros, sino qué le dan a mi ciudad y yo veo que necesito más, y voy a pedir más. Y aún si hay mucho, voy a seguir pidiendo más porque entiendo que hay una deuda estructural que tenemos en Mar del Plata, en la cual uno trata de generar la mayor actividad posible. Por ejemplo, para tomar una dimensión, arreglar todas las calles de la ciudad es como hacer una ruta de 2100 kilómetros y eso sale 65 mil millones de pesos. Es una deuda que existe con General Pueyrredon y en eso voy a ser muy insistente.

Montenegro afirmó que Mar del Plata recibió "poco" para obras por parte de Provincia y Nación.

-La comparación permite tener referencias.

-Absolutamente, es importante la comparación, pero Mar del Plata no es mejor ni peor, es distinta.

-¿Pero usted cree que hay discriminación en cuanto al reparto de fondos por el color político o por el motivo que sea?

-No puedo decir qué se les dio a los otros, pero sí que a Mar del Plata se le dio muy poco en estos dos años y medio. Además, muchas veces se toman decisiones desde el Amba; esto, reitero, en este gobierno y en los otros. Hay que tomar la opinión de los marplatenses para estas decisiones, para estas cuestiones y sin que importe el color político, porque los vecinos de la ciudad tienen que tener injerencia en las decisiones que tienen que ver con obras de infraestructura que les van a cambiar la vida o no. Es importante y se debería tener mucho más en cuenta. Cuando tenés un déficit de 2100 kilómetros de asfalto en Mar del Plata, no sé si conviene arrancar por otro lado.

-¿Por ejemplo?  

-La Casa de la Provincia, por ejemplo. No pondría plata en eso y lo pondría en asfalto y cordón cuneta para los barrios de mi ciudad. Yo arrancaría por otro lado y esto tiene que ver con las prioridades.

-¿Y hay margen o interlocutores para discutir estas cuestiones?

-No en los términos que me parece necesario. No yo como Guillermo Montenegro, sino como intendente de Mar del Plata.

 

Petróleo: "Esperamos la audiencia para tener mayor información"

-Un tema del que se habló mucho es la exploración de petróleo frente a Mar del Plata. ¿Recibió más información al respecto después del proceso judicial?

-No, y por eso estamos esperando a la audiencia para que se junte la mayor cantidad de información posible para estar tranquilos o no.

-En algún momento se leyó que su postura era muy en contra del proyecto. ¿Está en contra en contra o, en función de la información que reciba, puede dar un aval a la iniciativa?

-Es que no es lo que piensa Montenegro, no soy tan importante. Se trata de lo que piensan los vecinos de mi ciudad. Nosotros tenemos que tener la tranquilidad ante lo que se va a hacer en las costas de nuestra ciudad y saber cómo la puede afectar. Si eso les da tranquilidad a los vecinos, me va a dar tranquilidad a mí. Incluso, cuando yo hice el planteo, lo hice como vecino.

-Pero más allá de que cualquier vecino lo podía hacer, usted es el intendente.

-Sí, pero si yo llego a sufrir costas en ese proceso las pago yo, no las paga el municipio porque yo entendía que lo hacía como Guillermo Montenegro, sin involucrar la plata de la municipalidad. Una decisión que se toma el 30 de diciembre a las cinco de la tarde, sin la información que nosotros creíamos que era necesaria, es una decisión que nos genera, por lo menos, dudas de por qué se tomó.

-¿Pero hubo alguna información que le haya hecho cambiar la percepción?

-No porque no tiene que ver con mi percepción. Acá lo que tenemos que tener es la certeza en información. Se dice que se van a generar miles de puestos de trabajo. Bueno, dónde, cuándo y por qué. Esas son algunas de las respuestas que necesitamos y hasta ahora no las vi en ningún lado.

 

La falta de taxis y el techo del Minella

-¿Cambió su visión respecto a Uber a partir de la problemática que se generó con el servicio nocturno de taxis?

-No, lo que cambió es la problemática de los vecinos. Hoy te querés tomar un taxi a las cinco de la mañana y no hay. Esto genera una visión necesaria del gobierno en tener la información para tomar mejores decisiones. Y esa información la tenés con la instalación de GPS en los vehículos para saber si las 2150 licencias de taxis que tenemos en la ciudad están funcionando o no. A partir de ahí, ver si es necesario o no. Pero si no tengo esa información, no puedo tomar esa decisión y por eso exigimos que a partir de junio, cuando se renueven las licencias de taxis, se instalen los GPS. El taxi es un servicio público, el municipio le da a alguien una licencia para que le brinde un servicio a la gente. Entonces, que el Estado tenga la posibilidad de ver si el servicio se está prestando o no, es de mínima. Además, quedó claro que los servicios que tienen instalado el GPS y el botón antipánico, cuidan no solamente al taxista sino también al pasajero. Es ganar - ganar por todos lados.

Montenegro insistió en que los taxis son un servicio público.

 

-¿Cuántos autos tienen GPS?

-Más de la mitad. Pero no tengo en claro el horario y con el GPS vamos a poder saber no sólo el horario, sino también qué tipo de viaje hacen, etcétera. ¿Podemos determinar si es necesario dar más licencias? Puede ser. ¿Se pueden dar licencias nocturnas? Tal vez. ¿Alcanzará con eso? No lo sé. Y si no alcanza con eso, ¿puede ser que una aplicación pueda ingresar a un horario determinado? Puede ser. Lo que cambió no es mi visión; esto no es Uber vs taxis, sino que hoy los vecinos de la ciudad de Mar del Plata tenemos un problema y a ese problema no puedo escaparle. ¿Cómo lo enfrento? Primero, buscando información para tomar mejores decisiones. Es un servicio público, no un servicio que vos prestás cuando querés y eso tiene una serie de derechos y obligaciones. Es como si el dueño de un restaurante no quiere poner matafuegos porque está en contra. Es sencillo: no lo habilito. Esto es lo mismo.  

Ante este tipo de cuestiones de faltante de servicio nocturno taxis -que es un problema que está teniendo el mundo, no sólo Mar del Plata-, no puedo hacerme el distraído. La verdad es que lo fuimos hablando de muy buena manera con distintos taxistas y lo entendieron.

-Respecto del estadio José María Minella, ¿hay algún proyecto para remoderlarlo con fondos públicos o algún acuerdo de privados?

-Lo que nosotros hicimos ahí fue, primero, trabajar muy fuerte en todo lo que tiene que ver con escenarios deportivos en general. La pista de patín está arreglada, al natatorio se le cambió la caldera y el techo; se trabajó en todos los polideportivos... Hubo inversión en todos los escenarios, incluso el Minella, en donde se trabajó en el campo de juego, el ascensor, la iluminación...

Yo voy específicamente a estudiar la posibilidad de sacar el techo. Quiero tener el mejor estadio de Argentina, pero también tengo en claro que es el único estadio municipal del país y ahí aparecen las prioridades a la hora de gastar la plata. Eso no quiere decir que vaya a dejar de buscar y ver permanentemente cuáles son las mejores opciones para el Minella, y todos los escenarios deportivos de la ciudad. Voy a explorar todos los caminos posibles para tener el mejor estadio, pero sin dejar de ocuparme de todos los problemas que tiene mi ciudad.

 

"Hablar de un problema político - partidario es una falta de respeto"

-¿Cómo está viendo las internas dentro de su espacio?

-Mi preocupación no pasa por ahí. Estamos a más de un año de las elecciones y hablar de un problema político - partidario me parece hasta una falta de respeto. Creo que tomamos la decisión de trabajar y que no tiene que ver con lo electoral ni con lo partidario, sino con la responsabilidad de conducir una ciudad y no me puedo estar distrayendo con esas cuestiones. Mi foco son los problemas de gestión y no le escapo a eso. Obviamente entiendo que dentro de un año y medio hay elecciones y que es importante para nuestro espacio, pero yo hoy no le voy a dedicar el tiempo.

Montenegro dijo que las elecciones son importantes, pero hoy no le dedica tiempo.

 

-¿Va a ir en busca de la reelección?

-No lo pienso. No estoy pensando en hacer tal o cual cosa para ser reelecto. Yo trabajo, trabajo y trabajo. Le meto 14 horas por día a esto y el que no lo entiende así, que se vaya. A mí no me gusta ni tomarme vacaciones. Cuando uno toma la responsabilidad de tomar un cargo de estas características, no te podés ir. Entiendo que algunos funcionarios se van de viaje con la familia, pero a mí no me gusta porque yo no lo hago.

Si alguno hoy me viniera a plantear una cuestión política le diría que no está enfocado, porque el problema no es ese; es el bache, la luz, la plaza, la gente. Pero hacelo en esas horas que te quedan fuera de las 14 que tenés que meterle para la gente. Si no, te equivocaste de lugar. Esto no es un laburo y no verlo de esa manera es no entender la realidad. Esta es una función y la tenés que tener dedicada a solucionar los problemas de la gente. Si te empezás a ocupar de tus problemas o los de tu espacio político, le estás errando al vizcachazo.

Comentarios de usuarios de Facebook