Caso “Lele” Gatti: la defensa de Fernando Romito pidió su sobreseimiento | 0223

Caso “Lele” Gatti: la defensa de Fernando Romito pidió su sobreseimiento

Se opuso a la elevación a juicio que pidió la fiscalía, insistió con la realización de nuevas medidas y un cambio en la calificación.

Romito está alojado en la Unidad Penal 44 de Batán desde su detención.

18 de Agosto de 2022 08:00

Por Redacción 0223

PARA 0223

En cumplimiento de los plazos legales tras el pedido fiscal de elevar a juicio la causa por el homicidio de Leandro “Lele” Gatti que tiene a dos personas detenidas y dos prófugas, la defensa de Fernando Romito se opuso este miércoles a esa solicitud, pidió el sobreseimiento del jefe de seguridad de Mister Jones, volvió a denunciar nulidades y solicitó el cambio de calificación.

La abogada Paula Oviedo reeditó el pedido de nulidad oportunamente efectuado atento a nuevas circunstancias e incorporó una nueva petición basada en la “afectación al derecho de la defensa por la negativa de prueba correspondiente a la evacuación de citas del imputados”.

La profesional confirmó a 0223 que pidió la nulidad de la detención de Luis Ytzcovich y del requerimiento fiscal de elevación a juicio ante la ausencia de evacuación de citas del imputado. En tal sentido enumeró algunas de las pruebas cuya realización se negó, “pese a haber detallado esta defensa sobre la pertinencia de la prueba aportada, así como sobre qué aspectos declararían los testigos propuestos”.

“Consideramos que se encuentra acreditada la certeza negativa, o cuanto menos la duda insuperable sobre la participación de Romito, así como la nulidad que debería poner fin a la continuidad del proceso, porque el representante del ministerio público con su negación sobre la no pertinencia de otras medidas investigativas, puso un freno inmodificable a futuro; toda vez que no se podrán superar las deficiencias en la investigación proponiendo medidas de instrucción suplementarias que ya han sido propuestas por esta defensa para acreditar efectivamente el modo en que sucedieron los hechos, siendo decisión del ministerio público fiscal negarlas expresamente. En consecuencia, el error de la fiscalía no podría nunca ser suplido o corregido en el curso del debate”, sostuvo en su presentación.

Para Oviedo la fiscal no probó y nunca podrá probar lo que afirma “pues la evidencia demuestra que el plan común que pretende endilgar a mi defendido y que sostiene la coautoría era impracticable”.

“No salía la plata del local, menos podía transportarla Lelé, menos aún en compañía de Romito. Vemos así que la hipótesis fiscal es que Romito propuso un plan que no podía ejecutarse: el no-plan”, agregó.

Luego de hacer expresa reserva del caso federal, renunció expresamente a la posibilidad de un juicio con integración del tribunal por jurados, solicitó que se decrete la nulidad y el consecuente sobreseimiento y eventualmente se declare el cambio de calificación legal y/o participación del imputado Romito.

La hipótesis fiscal

A fines de julio y tras cerrar la investigación, la fiscal pidió a la Justicia de Garantías que se juzgue a Fernando Alberto Romito y Luis Alberto Ytzcovich por el homicidio en ocasión de robo al considerar que ambos -junto con los coimputados y prófugos Eduardo Maximiliano Urra Zapata y Maximiliano José Vergara- fueron coautores del delito.

A partir de la múltiple prueba recabada, para la fiscal no quedan dudas que cerca de las seis de la madrugada del domingo 26 de septiembre de 2021 Leandro Gatti se retiraba del establecimiento Mr. Jones tras sus labores y fue abordado por Luis Alberto Ytzcovich y José Maximiliano Vergara a bordo de una moto marca Benelli de color negro. Ambos contaban con el apoyo de Eduardo Maximiliano Urra Zapata –prófugo al igual que Vergara- que circulaba a bordo de un Renault Clío con el dominio JFH785.

Tras exigir la entrega de sus pertenencias, Vergara efectuó un disparo con un arma de fuego calibre .22 que impactó en el tórax de Gatti y provoco su fallecimiento horas después. Los delincuentes escaparon del lugar con el bolso de la víctima que tenía en su interior una computadora, auriculares, cables, fichas, herramientas y otras pertenencias de la víctima.

Para la fiscal, previo al suceso contaban con la información brindad por Fernando Romito, empleado de seguridad del local, quien les habría entregado datos sobre los moviimientos y horarios de los empleados al retirarse como las características de los bolsos en los que transportaban el dinero.