En Mar del Plata, la pobreza bajó al 32,6% y afecta a más de 213 mil habitantes | 0223

En Mar del Plata, la pobreza bajó al 32,6% y afecta a más de 213 mil habitantes

De acuerdo a los datos del Indec, en el último año más de 13 mil personas salieron de la pobreza y más de 53 mil rompieron el umbral de la indigencia.

En Mar del Plata la pobreza es del 32,6%. Foto: 0223.

28 de Septiembre de 2022 16:05

Por Redacción 0223

PARA 0223

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) reveló este miércoles por la tarde que la pobreza en General Pueyrredon es del 32,6% y alcanza a un universo de 213.346 marplatenses y batanenses que no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas con los ingresos que perciben.

Los datos que difundió el organismo que conduce Marco Lavagna corresponden al primer semestre del 2022 y dan cuenta que en el último año 13.430 personas salieron de la pobreza en la ciudad, si se comparan las cifras con el mismo período del 2021 en el que el índice era del 35%.

Asimismo, las mediciones oficiales revelaron que la indigencia cayó al 4,9% y afecta a 32.171 personas. En el mismo período del año pasado era del 13,2% y englobaba a 85.899 habitantes de General Pueyrredon.

A nivel nacional también se observó una desaceleración: en la primera parte del año la pobreza alcanzó en la Argentina al 36,5% de las personas y al 27,7% de los hogares; mientras que la indigencia fue del 8,8% y comprendía al 6,8% de las viviendas argentinas. Las fluctuaciones se explican, según el Indec, dado que en relación al semestre anterior, el ingreso total familiar aumentó un promedio del 29,1% mientras que las canastas regionales promedio aumentaron 33,8% (CBA) y 29,0% (CBT).

Las regiones con mayor incidencia de la pobreza en el primer semestre del año fueron Cuyo y Gran Buenos Aires con un 37%. En la región Pampeana, Mar del Plata es el segundo conglomerado con menos pobreza, detrás de Rosario (31,2%).

¿Qué se entiende por pobreza e indigencia?

La medición de la pobreza con el método de la línea de pobreza (LP) consiste en establecer, a partir de los ingresos de los hogares, si estos tienen capacidad de satisfacer –por medio de la compra de bienes y servicios– un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales.

Mientras tanto, el concepto de línea de indigencia (LI) procura establecer si los hogares cuentan con ingresos suficientes como para cubrir una canasta de alimentos capaz de satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas. De esta manera, los hogares que no superan ese umbral o línea son considerados indigentes.