13 años de la tragedia vial que desató “La Hiena” Barrios: la memoria de un caso que conmovió al país | 0223

13 años de la tragedia vial que desató “La Hiena” Barrios: la memoria de un caso que conmovió al país

El boxeador desencadenó un choque múltiple en Mar del Plata que costó la vida de una joven embarazada. Pasó casi tres años en la cárcel, volvió a subir al ring cuatro veces, y hoy sigue preso. "Para la mamá de la chica, es como si no hubiera pasado un día desde aquel 24 de enero", reconocieron sus abogados, a 0223.

Se cumplen 13 años del día que La Hiena Barrios chocó y mató.

24 de Enero de 2023 10:33

Los libros de abogacía son claros: dicen que no hay que involucrarse, que hay que ser frío, trabajar solo sobre el expediente. Pero la dura práctica del ejercicio profesional desdice a la teoría. Fabián Rodríguez es uno de los tantos penalistas que alguna vez se salió del manual: no pudo ser indiferente al dolor de Graciela Morales, aquella mamá que presenció con sus propios ojos, en plena temporada marplatense, el choque que costaría las vidas de Yamila y Ludmila, la beba que su hija gestaba en la panza desde hace seis meses.

“Recuerdo que cuando a las dos las trasladaron al Hospital Interzonal, Yamila aún estaba con vida en el shock room, y Graciela tenía algunos daños físicos, una costilla rota o algo parecido, pero seguía consciente y preguntaba permanentemente por el estado de Yamila. Después los médicos dejaron que fuera a despedirla. Y la verdad que cuando uno conoce tan de primera mano cómo ocurren los hechos, es difícil no involucrarse, no tener sentimientos, y eso es lo que también te lleva a buscar Justicia para tratar de que cosas así no pasen nunca más”, confiesa.

El abogado revela a 0223 esta intimidad al cumplirse trece años de la tragedia vial que justificó la primera condena en la vida de Rodrigo “La Hiena” Barrios, el excampeón mundial de los superplumas. Las características singulares del siniestro y la controvertida figura del boxeador atrajeron a la prensa de todo el país, y así el caso consiguió una cobertura mediática constante, al punto tal que el juicio oral que se celebró en los tribunales de la ciudad fue transmitido en vivo y en directo por televisión, a través de un reconocido canal de cable.

 

El triple choque, la fuga, el segundo choque y la segunda fuga

En la tarde del 24 de enero del 2010, “La Hiena” conducía su camioneta BMW X5 por la zona de La Perla a alta velocidad y al llegar a la esquina de Independencia y Ayacucho embistió por detrás a un Fiat 147, que permanecía detenido frente a un semáforo en rojo. Por la inercia del violento impacto, el vehículo de Fiat salió despedido hacia el otro lado de la calle y, en la senda peatonal, arrastró a una familia completa de veraneantes: allí estaban Graciela, sus hijas Eliana y Yamila, y los novios de ambas jóvenes.

Así quedó el BMW que conducía "La Hiena" Barrios.

La secuencia no terminó ahí porque el 147 recién pudo detener su marcha al chocar contra un Mitsubishi, que estaba estacionado junto al cordón. El Mitsubishi, a su vez, golpeó a un Ford Orion, también estacionado, que se subió a la vereda y así otras dos mujeres terminaron atropelladas, aunque con lesiones menores.

Y mientras los autos se chocaban en cadena, Barrios escapó. Lo curioso es que cuando tomó, varios kilómetros más adelante, la ruta popularmente conocida como el “viejo camino a Miramar”, volvió a protagonizar un choque similar: se llevó por delante una Ford F100 que circulaba en su mismo sentido. Esta vez, el boxeador sí bajó, chequeó que no hubiese heridos, y siguió como pudo con la averiada BMW hasta perderse por completo.

Así quedó el Fiat 147 que embistió "La Hiena" Barrios.

 

La entrega, y la eterna sospecha

“La Hiena” Barrios decidió presentarse a la Justicia siete horas más tarde, de la mano de un abogado. Al ser indagado por la fiscal María Teresa Martínez Ruiz, dijo que se "obnubiló", que "nunca" se dio cuenta que "había gente atropellada” y justificó la fuga por las implicancias de su figura para el mundo del boxeo: "Me fui porque quise evitar el escándalo, mis rivales quieren ver al campeón muerto".

La familia de la víctima, en cambio, siempre sostuvo que el campeón tigrense usó esa ventana de tiempo para desintoxicarse de alcohol u otras drogas que pudieran complicar aún más su situación dentro del proceso judicial que debía enfrentar. En los peritajes de la instrucción, al menos, no se detectó la presencia de ninguna sustancia en las muestras de sangre y orina que le tomaron.

La Justicia nunca pudo probar que el boxeador conducía borracho al momento de desatar la tragedia vial.

"A mí no me va a quedar la duda; si bien las pericias no lograron demostrarlo, yo estoy segura de que él estaba borracho y con alguna otra sustancia encima. Lo pensé siempre y lo voy a seguir pensando", ratificó Graciela Morales.

 

Las condenas

Como el reconocido pugilista no chocó directamente con su camioneta a las víctimas, buscó deslindar responsabilidades pero la mamá de Yamila Vanesa González no dudó en señalarlo desde un primer momento como el único culpable de la muerte de su hija de veinte años, y de su nieta. Fabián Rodríguez y  Alejandra Orellana actuaron como representantes del particular damnificado e intervinieron hasta las últimas instancias para hacer cumplir el único pedido de Graciela: que Jorge Rodrigo Barrios pagara en la cárcel por el homicidio.

La tragedia que causó en Mar del Plata el excampeón de boxeo tuvo amplia cobertura nacional.

La primera condena contra el boxeador la dictó el 4 de abril de 2012 el Tribunal Oral en lo Criminal Nº3 de Mar del Plata y fue a cuatro años de prisión por "homicidio culposo y lesiones culposas", con ocho años de inhabilitación para conducir. Barrios, entonces, fue trasladado a la Unidad Penal Nº15 de Batán y, antes que se resolviera una posible derivación a Campana, pagó una fianza de 200 mil pesos con la que logró recuperar la libertad a los veintidós días de conocida la sentencia.

Morales, indignada con la repentina salida de la cárcel, no se quedó de brazos cruzados, apeló y llegó con el reclamo a La Plata. El 15 de octubre del 2014, la Sala I del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires redujo la pena a tres años y siete meses de prisión pero ratificó que debía ser de “efectivo cumplimiento”, de modo que “La Hiena” no tuvo más remedio que permanecer preso en los complejos penitenciarios de Lisandro Olmos (La Plata) y la Unidad Nº29 de Junín hasta el 9 de febrero de 2017, fecha en la cual el juez Juan Galarreta le concedió la “libertad asistida”.

 

Paradigmático

Al mirar en retrospectiva, Rodríguez se muestra conforme con los resultados alcanzados durante  la lucha judicial que se prolongó durante casi cinco años. No solo por haber cumplido con el pedido de la familia de la víctima, sino porque dice que a partir del fatídico hecho se subió la pena mínima de un homicidio culposo: pasó de dos a tres años de cárcel. Además, el veredicto de Casación contra el boxeador sentó el primer precedente de aplicación de una pena de efectivo cumplimiento para un caso de estas características.

El caso de Barrios marcó la primera pena de cumplimiento en la cárcel para un homicidio culposo.

“Era evidente que un caso así debía terminar con una condena efectiva de prisión pero hasta entonces no ocurría y por eso fue paradigmático. En realidad, ya había un precedente con otro caso parecido pero al final la sentencia terminó siendo revocada por Casación, así que se puede decir que esta es la primera condena de efectivo cumplimiento que se dictó en el país para el autor de un homicidio culposo. Creo que Barrios pasó un buen tiempo encerrado teniendo en cuenta que no era una persona habitué de las cárceles ni con antecedentes”, valora.

 

Una mamá destrozada

Una vez que dio por concluida su batalla contra la impunidad en los tribunales, Graciela Morales optó por volver al anonimato y se alejó de los medios y de todo tipo de exposición pública. Había algo mucho más importante por lo que ocuparse: rehacer su propia vida. La mujer de cincuenta y seis años, oriunda de Bella Vista, tenía un puesto de diarios antiguos dentro de una galería ubicada en el pasaje subterráneo que cruza la avenida 9 de Julio, a la altura del Obelisco.

Graciela Morales luchó hasta que consiguió enviar a Rodrigo Barrios a la cárcel y desapareció de los medios.

“Yamila muchas veces la ayudaba ahí. Como ella estudiaba inglés en Tucumán y Paraná, aprovechaba a ir varias veces al día para darle una mano con la venta de estos diarios. Pero con todo lo que sucedió después en Mar del Plata, Graciela no pudo sostener más el negocio y pasó a trabajar en otra actividad para sostener a la familia ya que ella es el principal sostén del hogar”, explica la abogada Orellana, en diálogo con este medio.

La letrada, que no ha perdido el contacto con la familia, reconoce que la tragedia en la ciudad marcó para siempre a la mamá. “Graciela no pudo retomar su vida. Esto fue un antes y un después. Para ella, lamentablemente, esta situación es como si no hubiera pasado un día desde aquel evento fatídico. La verdad que trata de rearmarse y salir adelante pero es muy difícil. Hoy se refugia mucho en sus otros dos hijos y nietos”, asegura.

 

¿Barrios reincidente?

Después de cumplir su condena, el hombre que en el esplendor de su carrera ostentó el récord de 51 triunfos (36 por nocaut), 4 caídas y un empate volvió a subirse al ring en 2018 y protagonizó cuatro peleas, sin mayor trascendencia, hasta que nuevamente cayó detenido. Fue el 4 febrero de 2022, en su ciudad de Tigre, a raíz de una denuncia de la expareja, María Soledad Muñoz, que lo acusó por haberla golpeado y amenazado de muerte con un arma de fuego.

Una causa por violencia de género mantiene a Barrios en la cárcel.

A mediados del año pasado, la misma mujer denunció que seguía siendo víctima de distintas amenazas. Lo cierto es que hoy “La Hiena” continúa sus días tras las rejas, en el penal de Campana. Al boxeador se le imputan los delitos por “lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género y amenazas agravadas por el uso de armas, en concurso real”.

En caso de llegar a ser condenado en esta causa por violencia de género, la situación procesal de Barrios se podría complicar por el antecedente de Mar del Plata. Es que si bien el excampeón logró salir de la cárcel a principios del 2017, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº3 que lo había condenado ya notificó a la fiscalía de Tigre que esa pena recién se agotaba, formalmente, en agosto del 2018. De ese modo, la Justicia estaría en condiciones de declararlo como “reincidente” ya que el nuevo conflicto penal que lo involucra ocurre al no haberse cumplido cinco años de finalizada la condena.