Dólares bajo el colchón, una tradición argentina | 0223

Dólares bajo el colchón, una tradición argentina

La cantidad de monedas y depósitos en el exterior por parte de los residentes en Argentina viene registrando incrementos en los distintos trimestres del año.

La tenencia de dólares que se mantienen fuera del sistema financiero local aumenta de la mano de la desconfianza de los argentinos en el peso y en el atesoramiento de divisas en cuentas bancarias locales. Estos se reflejó en los últimos meses con un nuevo incremento de dólares "bajo el colchón" y depósitos en el exterior.

Por otra parte, según informó el Indec en su último informe publicado llamado "Balanza de Pagos, posición de inversión internacional y deuda externa", los argentinos, al cierre del tercer trimestre del 2022 tenían u$s261.490 millones "bajo el colchón". Para los expertos, esta última definición incluye todos los billetes que están por fuera del sistema bancario local, sin importar el destino final de los mismos. Este monto representa un aumento de u$s 3562 millones en comparación con el trimestre anterior.

Este nuevo monto implica un incremento del 3,7%, equivalente a unos u$s9.300 millones, frente a los u$s252.200 millones que se calcula que tenían por fuera del sistema un año atrás, pero lo más llamativo es que suman un 47% más que los u$s177.390 millones que atesoraban hace cinco años, al cierre del tercer trimestre de 2017.

De esta manera, se corrobora una vez más que se sigue profundizando la tendencia de ahorrar en dólares, que se profundizó notablemente con la crisis del 2001.

 

Dólares bajo el colchón ¿Ganando? 

En términos de tranquilidad sí, se gana. La pérdida de poder adquisitivo es diametralmente opuesta entre ambas monedas (peso y dólares) y permite ahorrar sobre todo cuando pensamos en alguna adquisición para el largo plazo. Sin embargo el dato de la inflación del país del norte no puede no considerarse o desconocerse. Sobre el cierre del año, la inflación de los EE.UU. arrojó una suba de precios del 6,5%. Con ello, quien mantiene sus dólares por fuera de cualquier inversión también está perdiendo una porción de su poder adquisitivo. Y si se tomara en cuenta periodos más extensos como tres o cinco años hacia atrás, el deterioro de lo guardado “bajo el colchón” asciende al 16/20%. 

El peso de la divisa en la economía es tan significativa que en la Argentina hay más dólares per cápita que en el propio país emisor, Estados Unidos. Según las estimaciones, fuera de Estados Unidos, Argentina es el segundo país en el mundo, donde circulan más dólares.