Tito arriagada

5 de Julio de 2016 15:32

La fuerza del golpe y la demora en la atención: claves en el juicio por el crimen de “Tito” Arriagada

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Fiscalía y defensa confirmaron sus planteos durante la segunda audiencia. Según uno de los médicos “no fue un golpe común”. Este miércoles se escuchará a los últimos testigos.

En la misma línea que plantearon durante sus alegatos de apertura, los testimonios de los profesionales que atendieron a Francisco “Tito” Arriagada en su traslado e internación luego del golpe que le dio Martín Mansilla en la calle, fueron abordados de manera diferentes por la fiscalía y la defensa. Mientras que la fiscalía sostuvo que el resultado de la agresión hubiera sido el mismo si el tratamiento hubiera sido más rápido, la defensa del imputado hizo foco en la demora y deficiencia de la atención recibida.

Además del profesional que trasladó al herrero de 64 años en ambulancia y el coordinador de guardia del Hospital Interzonal General de Agudos (Higa), los jueces escucharon al médico que realizó la autopsia. Aunque admitió que lo ideal en este tipo de lesiones es la atención inmediata –que no se brindó por falencias misma de la institución y tuvo una demora de entre cuatro y cinco horas- la tasa de mortalidad de esas lesiones es alta.

En el informe de autopsia se confirmó que Arriagada sufrió la fractura de maxilar producto de la piña que Mansilla le dio en el medio de la avenida Tejedor y cayó al piso consciente o semi inconsciente. Para el abogado César Sivo esa declaración dejó claro que “lo que ocasionó la lesión en la base del cráneo fue el impacto contra el cantero”.

Para el defensor de Mansilla la demora en la atención en el Higa fue determinante para el deceso de Arriagada. “Cada minuto que pasó perjudicó el cuadro y él estuvo casi cinco horas sin ser atendido correctamente. Estuvo tirado en el fondo de la guardia hasta que escucharon los reclamos de sus familiares”, sostuvo.

Por el contrario, para el fiscal Alejandro Pelegrinelli la demora registrada en la atención médica no actúa como concausa. “Hubo un error de diagnóstico del primer médico que llevó a errores en otras prácticas, pero el destino del golpe hubiera sido el mismo”, le dijo a 0223.

Luego de escuchar a la viuda y a dos de los hijos de Arriagada que detallaron lo vivido durante la espera en el Higa, los jueces Alexis Simaz, Roberto Falcone y Néstor Conti pasaron a un cuarto intermedio hasta el miércoles. El Tribunal escuchará los últimos tres testimonios antes de los alegatos de las partes previstos para el jueves. Según lo que adelantaron en la apertura del juicio, la fiscalía sostendrá que se trató de un homicidio simple -que prevé una pena de entre 8 y 25 años- mientras que la defensa sostiene que se trató de un homicidio preterintencional cuya pena en expectativa va de 3 a 6 años.

Compartir
Compartí esta nota