Tragedia en la playa

10 de Enero de 2018 08:19

“Los pocos carteles de advertencia que hay los hemos hecho los propios guardavidas”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Luego de la fatalidad acontecida en la playa ubicada en cercanías del emisario submarino, desde la Unión de Guardavidas Agremiados advirtieron que el desmoronamiento en los acantilados en todo el frente costero es algo que ocurre con regularidad.

Una familia está de luto. Su futuro será, lamentablemente, un sinónimo del dolor eterno. La geografía de la costa atlántica bonaerense generó este lunes una tragedia difícil de sobrellevar, con la caída de una parte del acantilado que terminó con la vida de una criatura de poco menos de tres años.

Falleció la nena de 3 años que había sido aplastada tras el desmoronamiento de un barranco

24 horas después de lo acontecido, desde la Unión de Guardavidas Agremiados advirtieron lo que muchos residentes de Mar del Plata que visitan habitualmente las playas conocen: la erosión costera no da tregua, el mar no detiene su avance, el viento también deja su impacto a diario y las caídas de tosca o tierra sobre la arena son constantes.

Luciano Grimaldi, referente de UGA, dialogó con 0223 sobre el tema: “Los desmoronamientos son comunes, en esa zona y también en el sur. Es algo periódico. A veces caen pedazos más grandes y otras veces más pequeños, pero es un fenómeno constante”.

Al respecto de las políticas de prevención, el dirigente indicó: “Lo que nosotros vemos como la mejor medida posible es poner mallas protectoras, tal como ocurre en los edificios. Pero entendemos que eso sería una obra de gran magnitud”, reconoció Grimaldi enseguida.

Consultado por la alternativa que significa la colocación de cartelería disuasoria, el dirigente de UGA detalló: “Los pocos carteles de advertencia que hay los hemos hecho los propios guardavidas, los que se han colocado alguna vez por el municipio, son muy viejos. Carteles nuevos no hemos visto en largos años”, indicó.

Por último, Grimaldi también resaltó que la tragedia da cuenta de la existencia “de un problema de educación”. “La gente para cubrirse del sol se repara en el acantilado y los acantilados se caen por la erosión misma”.