RADIO
EN VIVO
imagen

Brasil

1 de Noviembre de 2019 13:53

Eduardo Bolsonaro amenazó con imponer un decreto de la dictadura

Se trata del Al-5 que prohibía la garantía de hábeas corpus para crímenes políticos. Para el hijo del Presidente, sería la respuesta a una "radicalización de izquierda como la que vemos en Chile".

El diputado e hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro dijo en una entrevista televisiva que de haber una “radicalización de la izquierda semejante a lo que ocurre en Chile “la respuesta podría ser un nuevo AI-5”.

El AI-5 es un decreto que inauguró el período de mayor represión y censura que permitió que las fuerzas de seguridad persiguieran y reprimieran tanto a los grupo de izquierda armados como a la oposición en general.

Desde su cuenta de Twitter, el mayor de los Bolsonaro dijo: "¿Cuál fue el Al-5?  Dilma, Lula, Franklin Martins, Marighella, Lamarca y otros trajeron pánico y terror a Brasil a fines de la década de 1960 y principios de los 70. Hoy la estrategia se repite en Chile y la izquierda brasileña está ansiosa por llevarla a Brasil".

La medida contaba con diez artículos y prohibía la garantía de hábeas corpus para crímenes políticos, delegaba al presidente la facultad de cerrar el Congreso, las Asambleas Legislativas y las Cámaras de Concejales, decretar el Estado de sitio por tiempo indeterminado e intervenir en todos los Estados y municipios. Además contemplaba la suspensión de los derechos políticos de cualquier ciudadano por 10 años y la censura previa a los medios de comunicación, entre otras facultades.

Bolsonaro, que además fue repudiado por acusar al Foro de San Pablo de fomentar las protestas en Chile, sostuvo que “va a llegar un momento que la situación va a ser similar a la de Brasil de fines de los años sesenta”.

 El martes pasado, durante una sesión en el parlamento, advirtió que aquellos que se manifiesten como en Chile “se van a tener que ver con la policía” y que si las movilizaciones callejeras se radicalizan “la historia se va a repetir” aludiendo al pasado dictatorial del país.

El año pasado, ante una pregunta sobre la posibilidad que el Tribunal Supremo Federal impidiera la asunción de su padre, Eduardo respondió que “basta un soldado y un cabo para cerrar al tribunal”.