RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

24 de Agosto de 2019 14:52

Condenan a ocho años de prisión a los “Rompe puertas” de la zona sur

Traslado de uno de los detenidos. (Foto: archivo 0223).

Dos de los tres sujetos fueron declarados reincidentes tras la validación de un acuerdo de juicio abreviado. Robaron dos casas a cinco cuadras de distancia en octubre de 2017.

La validación de un acuerdo de juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 4 permitió condenar a dos sujetos que hace casi dos años cometieron dos entraderas en pocos minutos en el barrio San Eduardo de Chapadmalal y a la persona que intentó ayudarlos a descartar parte del botín. Mientras que Diego Daniel Villalobos y Víctor Andrés Piris fueron declarados reincidentes y recibieron penas de ocho años de prisión, a  Leonardo Emanuel Coria se le impuso una pena de tres años de prisión de ejecución condicional.

El Juez Alfredo José Deleonardis no encontró mérito para desestimar las solicitudes del trámite abreviado para el juicio que fue ratificado en las audiencias que se realizaron con la presencia del Ministerio Público Fiscal, las defensas y los imputados.

Una noche, cinco cuadras, dos robos

La investigación fiscal logró probar que la noche del 29 de octubre Diego Daniel Villalobos, Victor Andrés Piris y una tercera persona que no fue identificada irrumpieron en una finca ubicada en la calle 841 al 800 del barrio San Eduardo Chapadmalal. Con robles y funciones divididas de antemano, rompieron la puerta lateral del inmueble y redujeron a los cinco integrantes de la familia que estaban en el lugar.

Los delincuentes trasladaron a las víctimas hacia el sector del comedor donde las redujeron, las obligaron a arrojarse al suelo donde las ataron de sus manos. Villalobos -quien dirigía el robo y mantenía una comunicación con alguien del exterior- colocó en reiteradas oportunidades el arma de fuego sobre la cabeza de dos de las víctimas, los golpeaba con la empuñadura y exigía la entrega de dinero y bienes.

Tras revisar las distintas dependencias de la finca, los individuos se apoderaron ilegítimamente de cinco mil pesos, cuatro celulares, una notebook, una tablet, un MP4, una cámara digital, parlantes de computadora, un perfume, prendas de vestir, mochilas y un reloj para escapar del lugar en una dirección que no fue advertida por las víctimas.

Minutos después de las diez de la noche Villalobos y Piris  irrumpieron en la vivienda ubicada en inmediaciones de las calles 831 y 22 –a cinco cuadras del hecho anterior- y tras romper otra vez a patadas la puerta de acceso. Una vez en el interior amenazaron a los tres moradores, los redujeron, tiraron al piso y les ataron las manos por detrás de la espalda.

Al igual que en el hecho anterior revisaron las distintas dependencias de la finca para robar 150 pesos, un reloj, una notebook, una cámara digital, tres celulares, una mochila, una campera, un par de zapatillas, una mochila azul y dos pares de lentes de sol.

Intento de descarte y detención

Apenas dos días después del doble robo, Leonardo Emanuel Coria acompañó a Villalobos y Piris -a bordo de dos motocicletas- a un camino vecinal para hacer desaparecer los rastros, pruebas e instrumentos producto de ambos hechos. Los tres fueron aprehendidos tras una persecución en el camino viejo a Miramar por personal policial que hacía el rastreo satelital de uno de los celulares sustraídos.

Para el magistrado la responsabilidad de los imputados por los robos estuvo plenamente certificada a partir de los reconocimientos que hicieron las propias  víctimas y la aprehensión mientras intentaban descartar parte de los objetos robados.  

Juez Alfredo Deleonardis. (Foto: archivo 0223).

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 se descartaron cuestiones eximentes de la responsabilidad penal, valoró como atenuantes la falta de antecedentes de Coria y sostuvo como agravantes la excesiva violencia desplegada, la presencia de personas menores y de la tercera edad y la nocturnidad en los casos de Villalobos y Piris.

El Juez condenó a Diego Daniel Villalobos y Víctor Andrés Piris como coautores de los delitos de robo cuádruplemente agravado por su comisión en lugar poblado y en banda, por efracción, por el uso de arma impropia y por el uso de arma de fuego de aptitud para el disparo no acreditada robo triplemente agravado  por su comisión en poblado y en banda, por efracción y por el uso de arma de fuego de aptitud para el disparo no acreditada, que concurren materialmente entre sí, a ocho años de prisión. Ambos fueron declarados reincidentes.

En el caso de Leonardo Emanuel Coria la pena impuesta fue de tres años de prisión de ejecución condicional como autor penalmente responsable del delito de encubrimiento agravado por el delito precedente. Para el mantenimiento de dicha condicionalidad deberá durante cuatro años fijar residencia en territorio bonaerense, someterse al control del Patronato de Liberados y abstenerse de relacionarse con los dos condenados.